Qué hay que saber sobre el embarazo de trillizos

Inés Gómez · 26 octubre, 2017

El embarazo es un proceso muy emocionante. Miles de sentimientos afloran a la superficie, entre ellos la ilusión y el miedo. Este último se acrecienta cuando descubrimos que no solo esperamos un niño, sino dos o más. Sin embargo, somos conscientes de que un embarazo de trillizos o mellizos no está exento de riesgos.

Un proceso de gestación caracterizado por la presencia de varios embriones no tiene por qué resultar alarmante. Es cierto que al principio puede resultar chocante, pero superado el shock inicial, la alegría de tener varios bebés correteando por la casa es indescriptible.

Lamentablemente, el riesgo de que haya complicaciones durante la gestación y el parto aumenta, sobre todo si son más de dos. Es importante acudir al médico con regularidad, ya que un embarazo de trillizos puede ocasionar algunos problemas.

¿Qué riesgos existen en el embarazo de trillizos?

Es muy probable que se produzca un parto prematuro. Las náuseas y la incomodidad son más fuertes que en un embarazo normal y además existe un gran riesgo de aborto. Es posible que haya que realizar cesárea, y que el proceso sea más doloroso de lo habitual.

Un embarazo de trillizos implica mayores riesgos.

A su vez, existe un mayor riesgo en la gestante de sufrir diabetes gestacional o pregestacional. Es común la anemia y es bastante normal que se recomiende total reposo durante el tercer trimestre. En el embarazo de trillizos el médico suele recetar corticoides para acelerar el desarrollo de los pulmones de los bebés, además de otros medicamentos asociados.

El proceso dura un promedio de 34 semanas, y los controles médicos suelen ser más habituales de lo normal. La salud de la madre debe mantenerse intacta.  El embarazo de trillizos es considerado de alto riesgo, por eso tanto la madre como los bebés pueden verse afectados negativamente.

“Cuando se es madre, nunca estás realmente sola en tus pensamientos. Una madre siempre tiene que pensar dos veces, una vez por sí misma y otra por sus hijos”

-Sophia Loren-

¿Existe algún factor que predisponga a un embarazo de trillizos?

La genética aquí juega un papel importante. Si en la familia del padre o de la madre se han dado casos parecidos, es probable que pueda volver a ocurrir. La parte positiva es que se puede recurrir a los consejos de personas que ya hayan pasado por ello. No es muy común vivir un embarazo múltiple, así que las madres que hayan tenido uno te entenderán mejor que las que hayan pasado por uno normal.

De todas formas, se han realizado algunos estudios que relacionan el embarazo de trillizos con factores no genéticos. Algunos son internos, como la edad, pero otros son de carácter externo, como el uso de ciertos anticonceptivos.

Uso de la píldora anticonceptiva

Existen numerosos casos de mujeres que afirman haber experimentado un embarazo de trillizos o mellizos tras dejar de tomar la píldora. No se sabe exactamente por qué ocurre esto, ya que no hay suficientes estudios. Lo que si es cierto es que cualquier tratamiento hormonal puede alterar de forma inimaginables nuestro propio cuerpo.

El embarazo de trillizos no siempre responde a cuestiones genéticas.

Tratamientos de fertilidad

Las mujeres que se han sometido a tratamientos de fertilidad sufren un mayor riesgo de embarazo múltiple. La fecundación in vitro o la inseminación artificial son alternativas que muchas veces sorprenden por su (demasiado) buen funcionamiento.

Edad de la madre

Si el embarazo se produce después de los 35, la probabilidad de una doble ovulación es mayor. También aumenta el riesgo de sufrir problemas en la gestación, sobre todo si se decide ser madre después de los 40 años.

Varios embarazos anteriores

Si la mujer ha sido madre varias veces antes, la posibilidad de tener un embarazo de trillizos aumenta. No tiene por qué darse en todos los casos, por supuesto, pero es un factor a tener en cuenta.

La raza

Existen más probabilidades de tener un embarazo de trillizos según la raza a la que pertenezcamos. En primer lugar, se encuentran las mujeres de raza negra, seguidas de las de raza blanca. Las siguen las hispanas y, finalmente, las asiáticas, cuyo porcentaje de tener un embarazo de trillizos es ínfimo en comparación con las primeras.

Sea como sea, traer un niño al mundo es una bendición. Aunque estemos asustadas, es muy importante que mantengamos la calma y tratemos de relajarnos. En esta clase de gestaciones debemos cuidarnos más que nunca.