¿Qué es la resolución de problemas en niños pequeños?

23 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Es muy importante que, desde una edad temprana, se ayude a los niños a mejorar sus habilidades de resolución de conflictos.

Durante los primeros años de la vida de un niño, se desarrolla un importante conjunto de habilidades cognitivas conocidas como habilidades para resolver problemas o resolución de conflictos.Estas habilidades se utilizan durante la infancia y hasta la edad adulta.

En este sentido, como padres, es importante inculcarles a los niños pequeños la resolución de problemas para que, cuando crezcan, sean habilidades que tengan interiorizadas.

¿Qué es la resolución de problemas?

Entonces, ¿qué es exactamente la resolución de problemas? En pocas palabras, se refiere al proceso de encontrar una solución a un problema. Una persona usa su propio conocimiento y experiencia, así como la información disponible para tratar de llegar a una solución.

Por lo tanto, la resolución de problemas se trata de los procesos de pensamiento involucrados en la búsqueda de una solución. Esto podría ser tan complejo como resolver cómo salir de una crisis financiera o tan simple como un niño intentando resolver cómo encajan dos bloques.

Padre hablando con su hija sobre la resolución de conflictos.

¿Qué son las habilidades para resolver problemas?

Las habilidades para resolver problemas se refieren a las habilidades de pensamiento específicas que una persona usa cuando se enfrenta a un desafío. Algunos problemas requieren el uso de muchas habilidades y otros son simples y pueden requerir solo una o dos habilidades. Estas son algunas habilidades para resolver problemas:

  • Pensamiento lateral.
  • Creatividad.
  • Pensamiento analítico.
  • Habilidades para la toma de decisiones.
  • Iniciativa.
  • Razonamiento lógico.
  • Persistencia.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades de negociación.

¿Por qué es importante la resolución de problemas en niños pequeños?

La resolución de problemas es una habilidad que no puede desarrollarse repentinamente en un adulto. Todavía puede seguir creciendo lentamente en un adulto, sin embargo, la mayor parte del aprendizaje ocurre durante los primeros años.

La etapa preescolar es el mejor momento para que un niño aprenda a resolver problemas de una manera divertida. Los beneficios de aprender temprano durarán toda la vida, así como la belleza de aprender cualquier cosa a una edad temprana.

Es como aprender a tocar un instrumento o aprender un nuevo idioma: es mucho más fácil y más natural a una edad temprana. No hay muchas situaciones en la vida, en el trabajo o en la escuela que no requieran algún nivel de resolución de problemas. El juego infantil en sí está lleno de oportunidades para resolver todo tipo de situaciones difíciles y encontrar soluciones a los desafíos.

Los niños pequeños y la resolución de problemas

Durante los primeros años de vida, los niños, constantemente, resuelven problemas mientras juegan. Aquí hay algunos ejemplos de situaciones cotidianas que podrían requerir cierto nivel de resolución de problemas:

  • Resolver una pelea por el mismo juguete.
  • Alcanzar una pelota que está atrapada en el árbol.
  • Formar un círculo con un grupo de amigos.
  • Hacer un puente para conectar dos torres de bloques.
  • Atar o desatar un zapato.
  • Inventar reglas para un nuevo juego.

Mientras más oportunidades creativas de juego y desafíos se les den a los niños, más podrán ejercitar los músculos de su mente para resolver problemas. Durante el juego libre, hay experiencias sin parar para esto, y los padres y los maestros también pueden alentar habilidades específicas de resolución de problemas a través de actividades guiadas.

Profesora en clase con sus alumnos aplicando estrategias para fomentar la resiliencia en el aula.

Educación formal

En la educación formal, los pequeños experimentan problemas de muchas formas, algunas de las cuales pueden estar relacionadas con su bienestar académico, social y emocional en la escuela. Los problemas pueden venir en forma de tratar con problemas de la vida, como:

  • Problemas con las amistades.
  • Luchar por entender algo durante una lección.
  • Aprender a equilibrar las demandas del deporte y la tarea.
  • Encontrar la mejor manera de estudiar para un examen.
  • Pedir ayuda a un maestro cuando sea necesario.

Los problemas también formarán una gran parte de la vida académica, ya que los maestros desarrollarán activamente esta habilidad a través de diversas actividades. por ejemplo:

  • Resolver un enigma o comprender una obra literaria.
  • Trabajar en proyectos con un amigo.
  • Encontrar soluciones durante los experimentos científicos.
  • Resolver problemas matemáticos.
  • Resolver problemas hipotéticos durante las lecciones.
  • Responder preguntas y completar exámenes.

La importancia de la resolución de problemas en la infancia

Los niños que han practicado durante la infancia serán mucho más capaces de enfrentar estos desafíos a medida que se los vayan encontrando. Por eso, tanto desde casa como desde la escuela es fundamental potenciar la resolución de problemas. ¡Es necesario para la vida! De esta manera, en la adolescencia, sentirán más confianza en sí mismos cuando tengan que resolver cualquier situación incómoda.

Los niños y adolescentes crecerán teniendo confianza en sí mismos, una mayor autoestima y menos inseguridades. Se sentirán capaces a través de su propia creatividad para resolver los problemas cotidianos, pero también problemas más complejos.

Por todo esto, es fundamental que los padres ayuden a sus hijos desde la infancia a resolver pequeños problemas. ¡Los niños estarán satisfechos por sus logros y se sentirán muy bien!