¿Qué es la adenosis vaginal?

21 julio, 2018
La adenosis vaginal es una patología que, aunque es poco frecuente, debe tratarse para evitar consecuencias a largo plazo.

La incidencia de la adenosis vaginal es de 0.3 por cada 100.000 mujeres. En dichos casos, las pacientes presentan un tejido glandular que cubre las membranas de las mucosas en el área de la vagina. Dicho tejido se denomina ‘epitelio’ y, tiene forma cilíndrica en la vagina.

Para entender por qué la existencia de un epitelio en las mucosas de la vagina supone un afección, debemos recordar algunos detalles. En primer lugar, recordemos que la vagina es un órgano único músculo-membranoso, tiene forma cilíndrica y mide unos nueve centímetros de longitud.

La vagina está situada entre el intestino recto y la vejiga urinaria que se extiende desde el útero hasta la vulva. Sus paredes están formadas por diversas capas, que varían en función del estado hormonal, y tienen una extraordinaria elasticidad. La parte interna de la vagina está constituida por una mucosa áspera y rugosa que presenta unas arrugas transversales características.

En este sentido, el epitelio o tejido que se forma en las paredes de la vagina suelen ser superficiales o profundas y extenderse incluso hasta la vulva cuando no se trata a tiempo. Entonces, la adenosis vaginal es una patología de carácter benigno que, si no es tratada a tiempo, puede evolucionar a un tipo de carcinoma.

La adenosis vaginal produce dolor intenso.

Tipos de adenosis vaginal

Existen dos tipos de esta patología, la que puede aparecer de forma natural y otra que podría ser provocada por algún tratamiento hormonal:

  1. Espontánea o natural. Suele presentarse con poca frecuencia en mujeres adultas que toman ciertos anticonceptivos orales. De acuerdo a las investigaciones, el dietiestilbestrol, utilizado específicamente entre 1940 y 1978, para contrarrestar el riesgo de aborto en embarazadas era una causa de adenosis vaginal.
  2. Inducida o provocada. En estos casos, se debe prestar atención a la relación con el adenocarcinoma de células claras. Según la evidencia, este tipo de adenosis vaginal puede darse en mujeres que han contraído algún tipo de Virus de Papiloma Humano (VPH) y tienen que someterse a intervenciones quirúrgicas para eliminar las verrugas que forma dicho virus.

Algunos síntomas de la adenosis vaginal

1. Dolor en la vagina

Se presenta como una molestia muy similar al dolor de vientre cuando se acercan de los días del período menstrual, con mucha presión en las paredes de la vagina. Este es, sin duda alguna, el síntoma más molesto en el día a día de la paciente.

2. Mucorrea

Producción de abundante moco o flujo vaginal. Este moco tiene la consistencia gelatinosa, de un color claro. A pesar de que no es pruriginoso ni mal oliente, resulta muy incómodo. Se puede confundir con el flujo vaginal producido en los casos de candidiasis.

3. Dolencia durante el coito

Cuando una mujer con adenosis vaginal tiene relaciones sexuales, el coito les puede resultar sumamente doloroso. Es preciso no forzar el contacto sexual mientras exista este padecimiento. Cabe destacar que no se trata de una enfermedad contagiosa.

4. Sangrado intermenstrual

Suele aparecer entre un período menstrual y otro. La presencia de sangre fuera de los lapsos establecidos no es normal, por lo que es indicativo de que algo no anda bien.

La adenosis vaginal tiene tratamiento.

Tratamiento

Se suele recomendar el uso del ácido tricloroacético al 50% Este tipo de tratamiento es menos doloroso que la congelación o la intervención quirúrgica, pero no se puede aplicar en lesiones internas o profundas en la vagina.

Otro tratamiento al que se suele recurrir es la escisión con un asa diatérmica. En este procedimiento se utiliza un alambre muy delgado, en forma de asa, conectado a un generador de corriente eléctrica de alta frecuencia. Dicho instrumento permite eliminar con gran precisión el área afectada en la vagina.

La escinsión es uno de los procedimientos menos dolorosos que permite remover de forma eficaz el tejido o epitelio anormal para que luego pueda ser examinado cuidadosamente por el especialista.

También se puede recurrir a la eliminación del tejido con un láser dióxido de carbono. Se utiliza porque trabaja en una longitud de onda muy bien absorbida por el agua y, por lo tanto, por los tejidos vivos.

La adenosis vaginal debe atenderse a tiempo, aún cuando se trate de una afección benigna, ya que así se podrán evitar molestias mayores a largo plazo. En cuanto a la prevención, es importante no descuidar los controles ginecológicos y conversar con el médico acerca de cuáles pueden ser los mejores anticonceptivos orales para ti, en caso de que necesites tomarlos.

Te puede gustar