¿Qué es el sangrado por implantación?

Corina González · 22 julio, 2018
Debemos estar atentas a los cambios que se producen en nuestro cuerpo durante el embarazo para poder informarle al médico si se ha producido alguna irregularidad. 

El sangrado por implantación no es un motivo de alarma durante los dos primeros trimestres del embarazo. Se trata de una pérdida de sangre, apenas perceptible e inusual. Ahora bien, ¿por qué ocurre y cómo se distingue de una menstruación o una hemorragia? No te preocupes, a continuación te contamos las respuestas.

El sangrado por implantación viene a ocurrir debido a que el óvulo, que ha sido fecundado, anida en el útero. En consecuencia, esto provoca que se rompan algunas venas y arterias de las paredes del mismo y, de allí, la pérdida de sangre.

Ahora bien, ¿cuándo se produce un sangrado por implantación? Por lo general, tiene lugar entre 5 a 10 días después de la fecundación del óvulo. En cuanto a su duración, esta es bastante breve: entre 1 y 3 días. Y dado que la cantidad de sangre que se pierde es mínima, no hay que preocuparse demasiado. El sangrado desaparece por sí solo.

¿Cómo y por qué ocurre?

El proceso inicia con la unión del óvulo en las siguientes 12 horas con el espermatozoide. Inmediatamente después de la fecundación, mientras el cigoto desciende hacia el útero, los núcleos del espermatozoide y del óvulo se fusionan y se produce una rápida división celular que origina al embrión.

El sangrado por implantación se produce tras la fecundación.

Una vez formado el embrión, este inicia su desarrollo en el útero, labrando en el endometrio (capa mucosa que recubre el mismo), una especie de nidación o implantación, donde continuará su desarrollo. Mientras ocurre todo ese proceso es posible que se presente un sangrado por implantación.

En ocasiones, el sangrado por implantación es tan escaso que apenas llega a notarse. Ocurre solo en 1 de cada 5 mujeres, en algunas es más leve que otras. Dicho sangrado es considerado uno de los tantos síntomas de embarazo que pueden presentarse. Sin embargo, hay que recordar que cada mujer es diferente.

Síntomas de gestación que acompañan al sangrado por implantación

  • Inflamación.
  • Vómitos o náuseas.
  • Retención de líquidos.
  • Aversiones alimentarias o antojos.
  • Hipersensibilidad en diversas áreas del cuerpo, como las mamas.
  • Antojos: las preferencias por algunos alimentos revelan a menudo una necesidad fisiológica. Las ansias de comer dulce, por ejemplo, puede deberse a que se está eliminando mayor cantidad de azúcar a través de la orina.

Características del sangrado por implantación

En cuanto al color, este varía entre rosa y marrón claro. Nunca se compara con el tinte característico que posee la menstruación. No se trata de una hemorragia sino más bien de una mancha pequeña que aparece en la ropa interior. Ahora bien, en cuanto a la intensidad del dolor, esta es leve.

Algunas mujeres experimentan molestias más notorias cuando se presenta el sangrado por implantación. Pueden llegar a manifestarse ciertos calambres en la zona pélvica, mas esto no supondrá más que una ligera incomodidad. En los casos más evidentes, la molestia viene a ser algo similar al dolor pélvico que se presenta al comienzo de la menstruación.

Toda mujer que sea activa sexualmente, esté embarazada o no, debe estar atenta a los cambios en su cuerpo, y sobre todo, a los sangrados.

Por supuesto, será necesario acudir al ginecólogo cuando los dolores pélvicos son muy fuertes, ya que podría tratarse de la aparición de ciertos quistes o endometriosis.

Entre otras características físicas del sangrado por implantación, cabe mencionar que su olor, para la gran mayoría de las mujeres, es imperceptible, aunque hay otras que expresan que simplemente huele a sangre ‘vieja’.

Tal y como se mencionó anteriormente, en cuanto a la duración del sangrado se refiere, esta es bastante breve y no suele pasar de los 2- 3 días. En caso de que el tiempo se prolongue un poco más de lo normal, es recomendable visitar al especialista para descartar alguna anomalía ginecológica; tal es el caso de un aborto espontáneo o un embarazo ectópico.

El té de manzanilla puede aliviar la molestia del sangrado por implantación.

Recomendaciones

Si presentas sangrado por implantación, trata de no alterarte ni preocuparte demasiado por ello. Confía en los consejos de tu especialista y procura hacer tu vida normal durante los 2-3 días de sangrado. Si te preocupas demasiado, el estrés puede jugarte malas pasadas y provocar que tu organismo somatice las preocupaciones.

En cuanto a los hábitos de vida, estos no deben modificarse ya que no es necesario tomar ninguna medida en particular (a menos que el médico así lo indique). Una buena alimentación, hidratación, ejercicio regular y la realización de todas las actividades que se realizan de forma regular ayudarán a despejar la mente y a gozar de bienestar.

En muy pocos casos, el médico puede recomendar que se tome algún tipo de analgésico (en dosis bajas) para aliviar las molestias pélvicas. Y recuerda, no se debe recurrir a la automedicación bajo ninguna circunstancia.