¿Por qué él puede y yo no? Aprende a ser justa

Amanda · 11 noviembre, 2015

Ser justo no es tan fácil como debería serlo, cometemos más injusticias de lo que imaginamos, sobre todo con nuestra propia familia. Sin darnos cuenta, las madres podemos favorecer el desenvolvimiento de un hijo más que del otro, lo cual ocasiona ciertos reproches que pueden llegar a desarrollar rivalidades entre hermanos.

Uno de los aspectos más difíciles de soslayar para los padres es el de la empatía, lo cual es muy natural, porque aunque seamos padres, somos personas y esto es algo característico en el ser humano. Sentir empatía con algunas personas más que con otras es normal, por eso es posible que ocurra también dentro del núcleo familiar.

En tal sentido, cuando comienza a haber mayor empatía con alguien en particular, podemos incurrir en injusticias poco saludables para las familias, en especial si se trata de niños. La tendencia a favorecer a uno de nuestros niños no es justo para el otro, y créanlo, que esto lo nota con mayor claridad el afectado.

¿Por qué él puede y yo no?

6297604521_1be8a967f2_n

 

Consentir una acción a un hijo y negarle la misma acción al otro, no siempre es una injusticia. Existen muchas razones por la cual permitimos ciertas cosas; tal vez la edad, el entrenamiento o la capacidad, para hacerlo; por ejemplo, si aceptamos que solo uno de nuestros niños se meta a la piscina, es porque este saber nadar y tiene la madurez suficiente para desenvolverse en el agua.

Solo sería una injusticia, si ambos hijos estuvieran en la misma situación y uno fuera favorecido sin causa alguna, entonces dejamos de ser justas ante los ojos de nuestro pequeño. Para evitar comenzar a despertar sentimientos encontrados en nuestros hijos, debemos acudir a la verdad y explicar nuestras acciones sin utilizar expresiones autoritarias como: “él puede porque yo lo digo”.

¿Por qué él puede y yo no?, pues porque él sabe nadar y tú no; o porque tú has estado mal de salud y no debes meterte al agua. Pero recuerda que la clave siempre está en la verdad; nunca debemos dar explicaciones que solo intenten justificar nuestra actitud injusta con cosas que a simple vista sean una mentira.

El primer motivo que nos lleva a ser injustos, es el desconocimiento, actuamos en favor de algo o alguien sin darnos cuenta de que se nos ha hecho un hábito. Es muy común que las madres tengan un hijo favorito, aun cuando digan que no así; este hijo se ha ganado el favor de su madre por razones diversas, pero siempre lleva ventaja con respecto a los otros.

Sin embargo, no darnos cuenta de que somos injustas con uno de nuestros hijos, sea siempre el mismo o no, es garantía de descontento en las familias. Como madres debemos intentar tener una explicación coherente a las quejas que por falta de justicia recibimos.

La madre necesita aprender a ser justa

 

402040117_375c40b77f_n

Siempre nos afecta ser tratados injustamente, es causa de dolor y puede ser traumático dependiendo de la gravedad de la injusticia; pero cuando es nuestra madre quien lo hace, es aún más doloroso. Los hijos ven a su madre como una heroína, alguien quien los protege y en quien pueden confiar, por eso resulta un poco más duro que nos desprecie en relación a nuestro hermano.

A juzgar por la edad del niño, este podría entender mejor las razones que les da su madre para impartir justicia, por eso es preciso que sepamos lidiar con esta situación en cualquier etapa de desarrollo. No siempre ser justa nos va a causar placer, incluso nos puede hacer sentir mal y poco orgullosa de nuestros actos, pero siempre es lo correcto.

Por otro lado, la severidad no es sinónimo de justicia, pues debe existir un equilibrio donde la humanidad prevalezca. Para que sea efectiva nuestra ecuanimidad, no debemos ser tan duros con la aplicación de normas; además nuestras razones deben ser explicadas y comprendidas lo mejor posible.

La necesidad de ser justa es motivada por el bienestar de nuestros hijos; es tan perjudicial ser injustas, que podemos afectar a todos nuestros hijos con el mismo acto. Si estamos favoreciendo una conducta sin aplicar la justicia, también perjudicamos a la persona que estamos beneficiando, porque no era su mérito y porque la estamos poniendo en el ojo del huracán.

¿Cómo ser justa?

Para aprender este difícil acto, es preciso considerar los siguientes aspectos:

Ser justos es lo correcto aún cuando sea doloroso para nuestros hijos; aplicar justicia con menos severidad, siempre ayuda a aliviar las penas.
La verdad debe ir por encima de todas las cosas, para que haya justicia, debe ser cierta nuestra motivación. No se recomienda engañar a los niños para justificar que le hemos negado un favor.
El rol de la madre debe ser equitativo, pues con todos los hijos se debe ser igual. Aun cuando la empatía nos lleve a favorecer a un hijo más que al otro, debemos revisarnos para promover el equilibrio y evitar rivalidades no deseadas.
Reflexionar sobre nuestra conducta diaria y tratar de ser compasivos con nuestros hijos, obligatoriamente nos va a llevar a ejecutar acciones más justas. Negar concesiones a nuestros hijos solo por gusto, o “porque soy tu madre y punto”, nunca va a ser bueno para la relación familiar.