10 preguntas sobre los cólicos del bebé

¿Tienes un bebé pequeño que llora durante varias horas al día? Seguramente, hayas oído hablar sobre los cólicos del lactante y tengas muchas dudas al respecto.
10 preguntas sobre los cólicos del bebé
Marcela Alejandra Caffulli

Escrito y verificado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli el 16 septiembre, 2021.

Última actualización: 16 septiembre, 2021

Cuando nuestro pequeño bebé comienza a llorar, todo el mundo saca de la manga la carta de los cólicos. Y a continuación, se ofrecen una serie de consejos de todo tipo y color, que no siempre son tan mágicos como dicen.

Es importante saber que no todo llanto es sinónimo de cólicos y que por más angustia que nos genere, no siempre lograremos detenerlo. No obstante, esto no necesariamente es algo peligroso o perjudicial para nuestro pequeño.

A continuación, responderemos las 10 preguntas más frecuentes de los padres acerca de los cólicos del bebé.

1. ¿Qué son los cólicos del bebé?

Los cólicos del lactante son crisis de llanto e irritabilidad esperables, que resuelven de manera espontánea cerca de los 3 meses de vida.

Para algunos autores, estos episodios pueden entenderse como una exacerbación de un comportamiento normal del bebé pequeño, causada por una combinación de estímulos físicos y psicosociales.

Es muy frecuente y puede afectar hasta el 40 % de los niños sanos. No obstante, no todo llanto es un cólico y para definirlo se utilizan diferentes criterios clínicos.

Criterios de Wessel

Durante mucho tiempo fue el criterio más utilizado. Según Wessel, el cólico se define cuando el llanto del niño cumple con las siguientes características:

  • Inicia alrededor de la segunda semana de vida.
  • Dura más de 3 horas al día.
  • Ocurre más de 3 veces por semana.
  • Mejora espontáneamente alrededor del tercer mes de vida.
Madre con su hijo en brazos porque no sabe por qué los bebés se despiertan llorando de repente.

PURPLE Crying

En la literatura inglesa, muchas veces se ha utilizado el acrónimo P.U.R.P.L.E. para definir las principales características de este tipo de llanto:

  • P (peak of crying): pico de aparición, desde la primera semana de vida hasta los 3 o 5 meses.
  • U (unexpected): impredecible.
  • R (resist soothing): resistente o de difícil resolución.
  • P (pain-like face): el niño tiene gesto de dolor en el rostro.
  • L (long lasting): el llanto puede prolongarse hasta más de 5 horas al día.
  • E (evening): suele ocurrir durante la tarde o noche.

Criterio Roma IV

En 2017, los cólicos entraron en la categoría de trastornos gastrointestinales funcionales, según los criterios de Roma IV. Para definirlos, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • Bebés menores de 5 meses.
  • Llanto e irritabilidad prolongada que comienzan sin causa aparente y que se repite.
  • Ausencia de enfermedad orgánica o trastorno del desarrollo.
  • El cuidador refiere llanto durante más de 3 horas al día y más de 3 días a la semana.

2. ¿Por qué ocurren?

Si bien este fenómeno ha sido ampliamente estudiado, aún se desconoce su causa. Como mencionamos antes, el niño debe ser sano para definir a esta condición como tal, por eso es fundamental descartar otras condiciones de salud que se manifiestan a través del llanto.



3. ¿Cuándo desaparecen los cólicos del lactante?

En general, los cólicos del lactante hacen un pico a las 6 semanas de vida y desaparecen alrededor del tercer mes. De todos modos, un porcentaje menor de los lactantes puede manifestar algún episodio hasta el quinto mes, inclusive.

4. ¿Qué debo controlar durante una crisis de cólicos?

Los cólicos son episodios de llanto que ocurren por cuestiones vinculadas a la maduración del bebé. Por este motivo, es importante remarcar que no deben acompañarse de ningún síntoma o signo de enfermedad.

Algunas señales de alarma o banderas rojas de los episodios de llanto en un bebé pequeño son las siguientes:

  • Fiebre (más de 38 grados Celsius).
  • Distensión abdominal marcada (en general, acompañada de retención de materia fecal).
  • Cambios en el estado general, con tendencia a un estado de respuesta disminuido (pobre actitud para alimentarse, tendencia al sueño permanente, escasos movimientos de sus extremidades).
  • Cambios notorios en el aspecto de las cacas, como aquellas de color rojo.

Ante la aparición de alguno de estos síntomas, es necesario contactar al pediatra para realizar una evaluación minuciosa del niño.

5. ¿Los cólicos y los gases son la misma cosa?

No necesariamente y esta falsa asociación es uno de los principales puntos de conflicto de esta condición.

Muchas veces, el llanto del bebé puede estar provocado por la retención de gases o materia fecal en el intestino. Otras veces, el llanto prolongado favorece la ingesta de una excesiva cantidad de aire (aerofagia) y los gases son la consecuencia del cólico.

Por otra parte, patologías como la intolerancia a la lactosa, la alergia a la proteína de leche de vaca o el reflujo gastro esofágico pueden provocar el llanto con síntomas digestivos. Pero este llanto no es por los cólicos del lactante.

6. ¿Debo modificar la alimentación del bebé si sufre de cólicos?

Los cólicos y los gases no son la misma cosa y además, las enfermedades gastrointestinales que provocan distensión del abdomen, vómitos e irritabilidad descartan el diagnóstico de cólicos.

Por este motivo, ni las fórmulas hidrolizadas ni las leches vegetales ni los cambios en la dieta han demostrado ser capaces de modificar el curso de la evolución.

7. El llanto prolongado del bebé ¿puede provocarle un daño?

El llanto del bebé es un medio de comunicación y su intensidad o características varían según el contexto. En sí mismo, el hecho de llorar durante varias horas no provoca ningún daño para la salud del bebé.

8. Probióticos, analgésicos y proquinéticos, ¿funcionan?

Los cólicos del lactante provocan angustia y desesperación en los cuidadores. Muchos padres intentan cuanta estrategia prometedora se les presenta, a fin de terminar con el padecimiento familiar lo antes posible.

Sin embargo, ninguno de estos medicamentos han probado ser eficaces y por el contrario, muchos pueden provocar efectos adversos indeseados.

Probióticos

Algunos autores han propuesto teorías sobre el origen de los cólicos que involucran a la microbiota intestinal. Por este motivo, en los últimos años se han realizado múltiples estudios para demostrar la efectividad de los probióticos en el manejo de los cólicos.

No obstante, al momento la evidencia a favor del uso de estos medicamentos es insuficiente.  

9. ¿Sirven los masajes abdominales?

tipos de masajes para bebes

Los masajes abdominales o aquellas técnicas relajantes no han demostrado ser 100 % eficaces en el manejo de los cólicos del lactante. No obstante, constituyen una práctica capaz de brindar confort y bienestar tanto al que ofrece como al que recibe el masaje.

La clave para el manejo de los cólicos en el hogar es la educación y el asesoramiento de los padres para reducir los estímulos que recibe el bebé, así como favorecer la relajación. Algunas de las técnicas sugeridas para este fin son los masajes para bebés.



10. Salgo a dar un paseo y el bebé deja de llorar, ¿es esto una casualidad?

No, es algo sumamente común. En línea con lo anterior, cualquier situación que favorezca la relajación del niño y de sus cuidadores, puede favorecer la resolución del cólico. Pero esto no implica que no vuelva a aparecer.

Una clave para sobrevivir a los cólicos del lactante: pedir ayuda

Intenta buscar ayuda en tu entorno cercano, para poder descansar, alimentarte y recobrar energías. Esto no es algo menor y constituye un pilar fundamental para acompañar mejor a tu bebé en esta etapa crítica.

Recuerda que se trata de una etapa del desarrollo madurativo esperable y fisiológica. A pesar de ser molesta, nos indica que el niño está creciendo de la manera que esperamos.

Te podría interesar...
Cuando un bebé llora para liberar estrés es bueno para él
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Cuando un bebé llora para liberar estrés es bueno para él

Si tu bebé llora mucho, quizá lo que le ocurre es que está liberando el estrés que tiene acumulado en su pequeño cuerpo. ¡Te contamos más!