Popularidad y adolescencia

Francisco María García · 30 noviembre, 2018
A lo largo de la adolescencia, se producen muchos cambios en los jóvenes. Una de sus preocupaciones principales puede ser la de convertirse en alguien ‘popular’; es decir, sentirse querido y valorado por sus amigos y compañeros, por su entorno.

Durante la adolescencia, los jóvenes deben enfrentarse a muchos cambios físicos y emocionales. Es una etapa que no siempre es sencilla; la opinión de los demás se vuelve algo muy importante para ellos. Por ende, popularidad y adolescencia son dos conceptos estrechamente ligados.

Todos los jóvenes buscan la aprobación de su grupo de amigos y quieren agradar a cualquier precio. La popularidad se vuelve el centro de las preocupaciones. Para alcanzarla, utilizan varias estrategias que van desde cuidar la apariencia física y desarrollar sus habilidades sociales hasta tener la mejor tecnología.

Sin embargo, en algunos casos, esta obsesión por ser populares puede llegar a ser peligrosa. El deseo extremo de tener muchos amigos o de contar con más likes en las redes sociales puede llevar a los adolescentes a adoptar comportamientos y conductas riesgosas.

Qué significa para los adolescentes la popularidad

Para los adolescentes de hoy, ser popular significa principalmente tener muchos amigos y sentirse queridos. No obstante, el concepto de “muchos amigos” es muy distinto al de hace algunos años. Hace un tiempo, tener un grupo de seis o siete buenos amigos era suficiente; actualmente, los amigos se cuentan por miles en las redes sociales.

La popularidad en la adolescencia se alcanza de diferentes maneras. Algunos chicos son populares porque tienen grandes habilidades sociales, buen humor y valores destacables. Otros, en cambio, porque son seguros de sí mismos, buenos estudiantes o deportistas o tienen un físico que les agrada a los demás.

Los adolescentes que son populares tienen mucho poder sobre el resto del grupo. Lo que hacen o no hacen, cómo se visten y quiénes son sus amigos influye mucho en el comportamiento de los demás. La consecuencia de todo esto es que un comentario negativo en las redes sociales sobre alguien que es menos popular puede ejercer mucha presión.

Popularidad y adolescencia están directamente relacionados a los amigos y los contactos en redes sociales.

“Siempre que la popularidad esté basada en sus capacidades intelectuales, sociales o deportivas, será una motivación positiva para los jóvenes”

¿Por qué son tan importantes popularidad y adolescencia?

Durante la adolescencia, la opinión de los demás se vuelve muy importante. Los jóvenes necesitan sentirse parte de un grupo; para ello, tienen que recibir la aprobación de los demás.

La mayoría de los adolescentes busca la popularidad para sentirse más seguros de sí mismos. En efecto, en esa etapa de crecimiento muchas veces surge en los jóvenes un sentimiento de inseguridad, tanto físico como de personalidad.

Para contrarrestar ese sentimiento que genera tantas dudas, buscan ser aceptados. Por lo tanto, necesitan tener muchos amigos y una buena imagen física.

Los jóvenes quieren vestirse a la moda y lucir igual que los otros chicos, o incluso marcar tendencia. Su meta será que los demás los vean como un modelo, alguien que es popular y se ha vuelto influyente en el grupo.

Los peligros de la obsesión por la popularidad

Siempre que la popularidad esté basada en sus capacidades intelectuales, sociales o deportivas, será una motivación positiva para los jóvenes. Tener muchos amigos y aprender a relacionarse puede ser muy útil para ellos en su vida futura.

Sin embargo, si la popularidad se basa principalmente en aspectos físicos y superficiales, como la ropa que llevan puesta o el teléfono que tienen, pueden surgir varios problemas. El primero es que las relaciones que se generen sean muy superficiales y pasajeras.

Otro inconveniente es que los adolescentes pueden querer ser alguien que no son para buscar la aceptación. Algunos llegan incluso a reprimir sus emociones si sienten que estas no son agradables para los demás.

En casos más extremos, estos chicos pueden llegar a adoptar comportamientos inadecuados y poner en peligro incluso su bienestar físico y emocional. Este es el caso, por ejemplo, de los comportamientos exhibicionistas en redes sociales o de burlarse de los más débiles solo para que los demás lo encuentren gracioso.

Los tipos de acoso escolar son varios y sus consecuencias, sumamente negativas para los niños.

El rol de los padres

Los padres pueden ayudar a sus hijos adolescentes a canalizar mejor sus inseguridades para evitar que el afán de popularidad se salga de control. Para ello, es importante reforzar su autoestima y ayudarlos a fomentar relaciones de amistad sanas.

Algunas aficiones, como los equipos deportivos o los grupos de música, son ideales para crear relaciones directas, basadas en vínculos más profundos. También se debe hablar con los jóvenes sobre la importancia de cuidar las relaciones con los amigos verdaderos, los de toda la vida.

Como conclusión, se puede decir que los conceptos popularidad y adolescencia pueden complementarse y ser positivos. No obstante, también hay algunos riesgos para el desarrollo del joven que es preciso considerar.