Poesía para niños: una forma de despertar su creatividad

Diego · 19 noviembre, 2017
“La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debía suceder” –Aristóteles (384 AC-322 AC).

La poesía se relaciona con la belleza a la hora de comunicarse por medio de la palabra. Esto manifiesta la importancia de fomentar la poesía para niños. ¿Cómo se puede hacer esto y qué beneficios obtienen los niños al aprender poesía?

¿Que es la poesía?

La poesía en sí, significa una composición literaria que se concibe con el objeto de expresar de manera artística la belleza por medio de la palabra. Por ende, está sujeta a la cadencia y medida del verso. Dicho de otro modo, la poesía se puede definir de la siguiente manera.

En más de una ocasión, muchas personas se han deleitado al escuchar una poesía, ya que estimula su imaginación y las hace disfrutar de la rima que la caracteriza. En el caso de los niños ocurre lo mismo, aparte de que obtienen otros beneficios. Pero antes de mencionarlos, se explicarán maneras eficaces de enseñar poesía para niños.

Cómo enseñar poesía a los niños 

Al momento de presentar o leer poesía a los niños es importante tomar en cuenta que el objetivo principal debe ser aumentar el gusto por la misma, y no simplemente enseñarle a analizar un texto poético.

Es importante presentar poesía a los niños en un ambiente relajado. Esto se da en vista de que los niños tienen derecho a disfrutar de la belleza y el humor que suscita una poesía. Por ello, resulta oportuno enseñar a los niños en el momento adecuado y no cuando están cansados.

En el caso de los padres, deben tomar en cuenta que no necesitan aprender de memoria muchas poesías. Es preferible seleccionar algunas poesías que le gusten a los niños, las cuales se adapten a su edad y madurez, y que las sepan compartir con sus hijos.

Permitir que los niños también elijan

Los padres no solo pueden elegir la poesía, sino que deben permitir que los niños elijan. Esto les permitirá a los progenitores conocer más las preferencias y gustos de los hijos.

Al momento de elegir, los progenitores deben escoger la calidad antes que la cantidad. Esto se traduce en elegir las poesías más adecuadas, y no solo las más largas o las más famosas. Tomar en cuenta las pausas, para no afectar el sentido y, por ende, la comprensión de la poesía.

Leer la poesía con expresividad

La poesía para niños requiere, en ciertos momentos, de expresividad con el objeto de que cobre vida. Por ello, es necesario leer al niño con voz natural, sin utilizar voz de discurso ni ademanes teatrales.

Las poesías deben leerse más lentamente que un texto en prosa. Por ello, después de realizar una primera lectura de manera pausada, es recomendable realizar una segunda lectura en voz alta, con el objeto de que el niño aclare algún aspecto de la poesía o saboree una expresión en particular.

Poesía para niños.

¡Importante! Nunca imponer memorización  

No se debe imponer a los niños la memorización de las poesías. Tampoco se puede pretender que los niños aprendan las mismas poesías. Los gustos de cada niño varían, por lo que cada uno debe elegir la poesía que desee memorizar. Se debe dar a los niños el tiempo necesario para que puedan aprender y disfrutar de la poesía escuchada. Cada palabra de una poesía tiene mucho significado. Sólo así pueden memorizar ciertas frases.

Observar las expresiones o reacciones de los niños a la hora de leer una poesía

Para comprobar qué poesías le encantan a determinado niño, basta con observar sus reacciones corporales (sonrisa, boca entreabierta, ojos brillantes) al escuchar una poesía. Así se podrá dar más orientación al mismo en el caso de que haya una duda.

En ciertos casos, no se debe explicar la poesía. ¿Por qué razón? Tal como sucede con la música, en ciertos momentos es preferible dejar que obre solaLa interpretación de la poesía es personal. Por ello, no se debe insistir en que los niños acepten lo que a usted le fascina.

Al tomar en cuenta las anteriores sugerencias, la poesía para niños no será ningún problema para los padres al momento de enseñarla. Ahora bien, ¿qué beneficios obtienen los niños al aprender poesía?

Poesía para niños.

Beneficios de la poesía para niños 

La poesía para niños constituye una herramienta ideal para los mismos al momento de transmitirles conocimiento de forma divertida, además de que los acerca al mundo de las letras. Y estos son solo algunos beneficios. He aquí otros beneficios:

  1. Se estimula la imaginación: Esto se da en vista de que se sienten atraídos al ritmo de la poesía, lo que influye en la estimulación de la imaginación.
  2. Estimula el hábito por la lectura.
  3. Enriquece el vocabulario: Esto se da debido a que facilita el aprendizaje con relación a los conceptos que se quiere que queden grabados en la mente de los niños, además de que los relacionan con el entorno que los rodea.

Se ejercita la memoria y activa la creatividad

Estimula la memoria: En vista de la musicalidad característica de la poesía, los más pequeños de la casa son capaces de memorizar ciertas frases y lo hacen con gusto. Les permiten profundizar en lo que significa las emociones, adquiriendo así sensibilidad, también desarrollan las facultades y capacidades creativas.

Al leer poesía para niños, se transmiten valores y se trabaja con la psicomotricidad de los mismos 

En vista de que interviene el aprendizaje social, es posible transmitir valores a los niños a través de la poesía, ya que en la misma está presente en numerosas ocasiones tanto la tolerancia como la solidaridad. Dado de que la poesía se puede teatralizar, se puede trabajar la psicomotricidad de los niños. Gracias a esto, es posible realizar ejercicios de equilibrio y coordinación.

Por todo lo anterior, resulta indispensable enseñar a los más pequeños de la casa diversas poesías cuanto antes. Solo así quedarán grabados en sus memorias diversos conceptos que, en muchas ocasiones, los padres quieren que aprendan sus hijos, utilizando una herramienta eficaz en la enseñanza como lo es la poesía para niños.