Patatas: contraindicadas durante el embarazo

Las patatas son uno de los alimentos contraindicados durante el embarazo dada su relación con la diabetes en las mujeres gestantes. En otras palabras, los riesgos de desarrollar una diabetes son más altos durante el embarazo si se consumen estos tubérculos. 

De acuerdo a un estudio reciente publicado en la British Medical Journal, se revelo que existe una relación directa entre el consumo de patatas y el aumento de padecer diabetes gestacional durante el embarazo.

Según los resultados de este estudio las mujeres que consumen patatas de manera regular corren un mayor riesgo de sufrir diabetes durante el embarazo, según publica la revista British Medical Journal.

El estudio se llevó a cabo evaluando la dieta de 21.000 embarazadas durante una década. De las 21.000 mujeres estudiadas, 854 desarrollaron diabetes durante la gestación por el consumo de patatas.

Este estudio fue realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, concluyeron que consumir patatas -bien sea en forma de puré, asadas, hervidas, al horno o fritas-, antes y durante el embarazo aumenta significativamente las posibilidades de padecer de diabetes.

Reducir la cantidad no es suficiente

Aquellas mujeres, que consumen tan una patata a la semana –hervida o al horno– o 237 mililitros de puré de patatas o bien 113 gramos de patatas fritas, tienen un 20% más de posibilidades de sufrir diabetesY en el caso de las que consumen más de cinco de esas raciones a la semana corren un riesgo 50% veces mayor.

Las patatas contienen una gran cantidad de almidón

Se puede notar que las cantidades no necesariamente deben ser muy elevadas en cuanto a cantidad, peso y consumo para establecer límites seguros de ingesta ya que se habla de intervalos semanales.

Según los investigadores, la razón por la que las patatas puedan generar procesos de diabetes en las mujeres que se encuentran en gestación es debido a que este alimento –que contiene una gran cantidad de almidón– es absorbido por el cuerpo casi inmediatamente después de consumirse.

Una vez que es absorbida la patata, se liberan grandes cantidades de insulina en el organismo para procesarlo, aumentando así las probabilidades de padecer diabetes.

A pesar de que las patatas son ricas en vitamina C, potasio, fibra alimentaria y algunos fitoquímicos, tiene efectos negativos en el metabolismo de la glucosa, al contrario que otros vegetales, señala el estudio.

Sustituye las patatas por otros alimentos

Este estudio fue bastante importante, pues se llevó a cabo con más de 21 mil mujeres que salieron embarazadas y de las cuales 854 padecieron de diabetes mellitus.

Al evaluar su alimentación, así como otras condiciones de riesgo o antecedentes familiares, baja actividad física o grasa en el cuerpo, se pudo establecer que las mujeres que más consumieron patatas en cualquier tipo de presentación aumentaron su riesgo de diabetes.

Sustituye las patatas por otras verduras

Al observar estos resultados los expertos recomiendan sustituir las patatas por otros vegetales, legumbres o granos integrales antes del embarazo para minimizar el riesgo de sufrir diabetes.

Por su parte, el Servicio de Salud del Reino Unido informó que el 18% de las británicas embarazadas desarrollan diabetes durante la gestación, una condición que suele manifestarse tras las 28 semanas de embarazo y desaparece tras el parto.

Sin embargo, estas mujeres definitivamente tienen un mayor riesgo de volver a desarrollar diabetes en el futuro.

Aquellas que consumieron regularmente una sola ración de patatas a la semana tuvieron un 21% de riesgo de padecer diabetes mellitus, mientras que aquellas que comieron patatas entre dos o cuatro veces a la semana obtuvieron un 34% de probabilidad de riesgo de padecerla.

Por su parte, la mujeres que ingirieron más de 5 platos acompañados con patatas durante solo una semana se ubican con un riesgo mayor, al alcanzar un 62% probabilidades de padecer diabetes.

Basados en esta investigación, si ya estás embarazada o tienes planes para ello, la recomendación es disminuir el consumo de patatas y sustituirlos por un mayor consumo de otros vegetales que pueden ser mucho más beneficiosos para tu salud como la de tu futuro bebé. Como siempre, una dieta balanceada es la clave.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar