Papiroflexia para niños: todo lo que necesitas saber

Francisco María García · 30 septiembre, 2017

La papiroflexia es la técnica que se usa para hacer figuras a través del plegado de papel. La papiroflexia para niños es una actividad que entraña múltiples beneficios para su desarrollo emocional y cognitivo.

Se puede confundir la papiroflexia con el origami. En una definición más cuidadosa, no toda papiroflexia es origami. El origami no admite aplicar cortes ni el uso de pegamento, cintas pegantes u otros elementos que ayuden a fijar el papel.

Historia de la papiroflexia

Como todos sabemos, fueron los chinos quienes inventaron el papel. No obstante, contrariamente a lo que se cree, el origami se origina en China en el siglo II y de ahí, posteriormente, pasa a Japón en el siglo VI. Después de varios siglos, en sus fascinantes viajes Marco Polo llevó el origami a Occidente; sin embargo, el papel no tuvo buena acogida, pues se prefería el pergamino. Finalmente, tiempo más tarde, el uso del papel acabó por imponerse.

Un dato curioso sobre el origami es que fue el escritor español Miguel de Unamuno quien introdujo el origami en España. Y ello gracias al interés que le generaba hacer “pajaritas de papel”. De ahí pasó después a América del Sur.

A principios del siglo XX ya la papiroflexia para niños se incluía en los programas de educación inicial. Poco a poco, fue convirtiéndose una práctica sumamente popular.

La papiroflexia para niños tiene múltiples beneficios

El arte de doblar papel no tiene edad. Actualmente hay artistas que se dedican a construir estructuras complejas dignas de exhibición. En el caso de los niños, esta actividad tiene múltiples beneficios:

  • Estimula la imaginación. Los niños pueden crear todo un mundo de papel. Pueden crear figuras nuevas, inventar dobleces y experimentar obteniendo siempre distintos resultados.
La papiroflexia para niños es una forma de estimular su creatividad.

  • Desarrolla habilidades espaciales. Al intentar colocar el papel en la disposición correcta para realizar la figura, los niños comprenden mejor las nociones de tamaño (pequeño y grande) y la ubicación de los objetos (arriba, abajo o a un lado).
  • Desarrolla la motricidad. Los movimientos que se realizan en la papiroflexia estimulan la motricidad fina, ayudando después al niño a escribir.

Se potencia la destreza y las habilidades

  • Mejora la destreza para las manualidades. La práctica constante de la papiroflexia contribuye a desarrollar las habilidades artísticas.
  • Aumenta la atención. Realizar una figura de papel fomenta la concentración y atención, habilidades importantes que el niño podrá aprovechar en el futuro.
  • Cultiva la paciencia. Llegar al resultado ideal puede llevar varios intentos, lo cual ayuda al niño a desarrollar la tolerancia a la frustración. Así, pondrá en práctica la perseverancia, pues para lograr su meta deberá insistir.
  • Fortalece la memoria. Recordar cada uno de los pasos para hacer una figura o las dobleces que se van realizando durante el proceso es un excelente ejercicio mental.
  • Disminuye el estrés. Los niños se distraen durante el lapso de tiempo que están realizando la actividad, olvidan cualquier pensamiento angustioso y pueden llegar a relajarse.
  • Proporciona satisfacciones emocionales. Cada figura terminada se convierte en un logro para el niño que aumenta su autoestima.

Otras actividades que se pueden realizar a partir de la papiroflexia

La papiroflexia para niños puede derivar en otras actividades educativas y divertidas para disfrutar tanto soledad como en familia:

  1. Un pasatiempo para toda la vida. Algunos niños pueden apasionarse por el arte de doblar papel hasta convertirse en artistas o maestros.
  2. Actividades grupales. Aunque se trata de una actividad individual, se puede hacer en grupos guiados por un orientador. Esto genera experiencias para compartir y proporciona a los niños un tema en común para hablar y relacionarse.
  3. Obras de teatro. Después de realizar las figuras, los padres, maestros u orientadores pueden estimular a los niños a realizar obras de teatro con las figuras que ellos mismos han creado.
  4. Cuentos. Al igual que en el caso de las obras de teatro, los niños pueden crear historias con sus personajes de papel, improvisándolas o, incluso, escribiéndolas.
La papiroflexia para niños fomenta su desarrollo cognitivo.

¿Cuál es la edad ideal para comenzar?

La papiroflexia es una actividad para cualquier edad, pero es necesario adaptar la dificultad a la edad del niño. Los más pequeños necesitarán ayuda de los padres y harán figuras más simples mientras que a partir de los 5 años podrán comenzar a realizar figuras con cierta complejidad ellos solos.

Entre los diseños más comunes y sencillos se encuentran el barco y el gorro de marinero, dos buenas opciones para comenzar. Eso sí, ten en cuenta que si se intentan formas demasiado complicadas al principio, el niño podría llegar a frustrarse. Lo recomendable es adaptarse a sus capacidades de manera que puedan realizar la actividad y divertirse al mismo tiempo. 

La papiroflexia es una actividad tan versátil que puede practicarse en casa como entretenimiento para toda la familia. También es ideal para las aulas de clase e incluso como actividad recreativa en fiestas infantiles.