Nomofobia en niños: lo que debes saber

Si no se regula el uso que los niños hacen del teléfono móvil pueden terminar por desarrollar una dependencia al mismo. Descubre qué es la nomofobia y cómo prevenir su aparición.
Nomofobia en niños: lo que debes saber
Elena Sanz Martín

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Escrito por Elena Sanz Martín

Última actualización: 18 diciembre, 2021

Cada vez es más común ver a los menores interactuar con tabletas, teléfonos móviles y otros dispositivos digitales. Ellos los disfrutan, se divierten y los manejan con una soltura sorprendente. Sin embargo, esa atracción y fascinación que sienten hacia la tecnología puede jugar en su contra si alcanza cotas demasiado elevadas. Por ello, queremos hablarte de la nomofobia y de cómo puede afectar a tus hijos.

Se estima que al menos el 60 % de los niños entre 10 y 15 años tienen un móvil propio. Y, quienes aún no lo poseen, suelen tomarlo prestado de sus padres con frecuencia para conectarse con sus amigos, revisar las redes sociales o jugar a juegos en línea.

Esta tendencia ha generado que muchos de estos menores desarrollen una dependencia hacia el dispositivo, que primen la vida virtual sobre la real y que padezcan diversas consecuencias. Si quieres conocer más acerca de este fenómeno, te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué es la nomofobia en niños?

Nomofobia es una palabra que deriva del término anglosajón ‘no mobile phone phobia’. Es decir, que designa al miedo a estar sin el teléfono móvil. Esto puede suceder cuando la persona se encuentra en un lugar sin cobertura, cuando no dispone de acceso a internet o cuando, directamente, no tiene el teléfono móvil cerca.

Muchos adultos se sienten identificados con esa sensación de ansiedad e inquietud que genera el no poder acceder a la tecnología durante un tiempo. Pero, desafortunadamente, también a los niños les sucede y cada vez con más frecuencia. En definitiva, se trata de una suerte de adicción al móvil.

Si sospechas que tu hijo puede padecerla, revisa los principales síntomas que te presentamos a continuación.

Principales síntomas de la nomofobia

  • El niño dedica una gran parte del tiempo a utilizar el teléfono móvil. Podría considerarse que cuando el uso excede las cinco horas diarias nos encontramos ante un problema, aunque es necesario tener en cuenta otros factores.
  • Se muestra irritable, inquieto, agresivo o ansioso cuando no puede utilizar el móvil o conectarse a internet. Generalmente, esto sucede porque el menor teme perderse lo que ocurre o de no enterarse lo que hablan sus amigos o lo que sucede en las redes sociales.
  • Existe una tendencia al aislamiento y al retraimiento. Si tu hijo prefiere estar con su tableta o teléfono en lugar de salir a socializar con sus amigos, compañeros o familiares, has de mantenerte alerta.
  • Esta dependencia hacia el teléfono móvil impacta negativamente su rendimiento académico o en el cumplimiento de otras obligaciones. El niño no rinde porque dedica una excesiva atención al mundo virtual.
  • Poder acceder a la tecnología y utilizarla se ha convertido en una prioridad. Es decir, que el menor se niega a acudir a lugares sin cobertura o a los que no pueda llevar su teléfono e incluso, ha abandonado hobbies o aficiones en pro de pasar más tiempo en internet.
  • El sueño se ve afectado, ya sea por la aparición de insomnio o de insuficientes horas de descanso por el uso nocturno del dispositivo.
Niña viendo pornografía en un móvil.

¿Cómo prevenir o combatir la nomofobia?

A la vista de las posibles consecuencias y del deterioro que la nomofobia genera en la vida de los menores, es importante prevenir su aparición y tratarla lo antes posible, si llegase a aparecer. Estas son algunas de las medidas que los progenitores pueden tomar al respecto.

Escoge el momento correcto para entregar un teléfono móvil a tu hijo

El debate respecto a la edad adecuada para entregar un teléfono móvil a los niños no tiene una respuesta universalmente válida. La decisión depende de cada familia. Sin embargo, es cierto que los niños más pequeños no poseen aún la madurez cognitiva y los mecanismos de autocontrol suficientes como para gestionar el uso de estos dispositivos.

Así, antes de regalarle a tu hijo su primer teléfono o tableta, asegúrate de que sea el momento adecuado y no te dejes llevar por lo que hagan otros padres del entorno. Como dato, ten en cuenta que algunas personalidades tan relevantes como Bill Gates o Steve Jobs no dieron este paso hasta que sus hijos cumplieron 14 años.

Regula el uso que hace de los dispositivos

Tanto si tu hijo ya tiene su propio teléfono como si aún utiliza el tuyo, asegúrate de controlar y de regular las horas de consumo de pantallas y las acciones que realiza con ellas. Para saber cuánto tiempo le dedica el niño a esta tarea puedes consultarlo en los ajustes del propio teléfono. Te recomendamos establecer un límite diario y cuidar de no sobrepasarlo. Esto también aplica para los adultos.

Establece ciertas restricciones

Determinados momentos del día, como la hora de la comida, el descanso nocturno o el tiempo de estudio han de estar libres de dispositivos tecnológicos.

Esto evita las repercusiones en el descanso de tus hijos, en su rendimiento escolar y en las relaciones familiares. Del mismo modo, acostumbra a los niños a no utilizar el teléfono cuando están en compañía de otras personas, como los familiares y los amigos. Pero asegúrate de dar correcto ejemplo al respecto.

Propón actividades alternativas

En muchas ocasiones los menores recurren al teléfono para entretenerse ante la falta de opciones alternativas. Por ello, una excelente medida es planificar salidas o actividades en familia que nutran a los hijos y les permitan comprobar que es posible divertirse y disfrutar la vida en el plano real. Las actividades extraescolares también pueden ser un incentivo adecuado.

Busca ayuda profesional

Si la nomofobia ya se ha instalado en la vida de tu hijo es posible que te resulte complicado lidiar con sus consecuencias y erradicarla. Por ello, en este punto, no dudes en buscar ayuda profesional.

Las discusiones y regaños constantes o las prohibiciones tajantes pueden agravar el problema. En contraparte, un psicólogo infantojuvenil puede proporcionarte las pautas adecuadas a seguir y acompañar a tu hijo en el proceso de liberarse de esta dependencia.

Niños sin hablar debido a que están mirando cada uno su teléfono móvil.

La nomofobia en niños no debe pasarse por alto

Quizá ya hayas detectado algunos de los síntomas de la nomofobia en tu hijo y hayas pensado que se trataba de algo que va con la edad y de poca importancia. Sin embargo, si no actúas a tiempo, esta dependencia puede afectar al menor en su esfera emocional y psicológica, así como repercutir negativamente en múltiples áreas de su vida. No lo pases por alto y toma medidas cuanto antes.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Barrios-Borjas, D. A., Bejar-Ramos, V. A., & Cauchos-Mora, V. S. (2017). Uso excesivo de Smartphones/teléfonos celulares: Phubbing y Nomofobia. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 55(3), 205-206.
  • Instituto Nacional de Estadística (2019) Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares. Recuperado de: https://www.ine.es/prensa/tich_2019.pdf

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.