Momentos inolvidables que vivirás con tus hijos en cada etapa de su crianza

El tiempo pasa volando y nuestra única opción es aprovechar cada minuto al lado de nuestros hijos.
Momentos inolvidables que vivirás con tus hijos en cada etapa de su crianza

Escrito por Génesis Romero, 16 septiembre, 2021

Última actualización: 16 septiembre, 2021

Un día nos despertamos y nos damos cuenta de que nuestros hijos crecieron muy rápido. La nostalgia nos visita con frecuencia y cada vez más se suman hermosos recuerdos de los momentos especiales de nuestros pequeños.

Esto muchas veces nos hace pensar en lo auténtica que es cada etapa del niño, además de la importancia que tiene cada proceso en su desarrollo y en nuestro aprendizaje de madres. Cada fase de sus vidas tiene algo muy importante para enseñarnos, a cambio de nuestro afecto, nuestra guía y los valores que les inculcamos.

Sin lugar a dudas, no hay nada que nos dé tantas lecciones como la crianza de un hijo. Y es que desde que recibimos la noticia de que estamos embarazadas, el momento del parto, hasta cada pregunta que nos hacen a medida que crecen, son instantes que quedan en nuestra memoria para siempre.

¿Cuáles son tus etapas favoritas hasta ahora? Veamos algunas de las fases más importantes, que las madres vivimos junto a nuestros hijos.

Bebé querido: primeros meses

Cuando nacen los vemos tan chiquitos, sensibles y tiernos que resulta imposible sacar esa imagen de nuestra memoria. Su olor, sus llantos y sus sonrisas nos conmueven el alma. Cada hora de comida se puede convertir en la más esperada para verlos despertar y a medida que pasa el tiempo, complementar la leche con otros alimentos también es una etapa emocionante.

Todo esto, sin entrar en detalles sobre ese momento en el que los dejamos recostarse en nuestro pecho en posición de rana. ¡Puro amor!

Un bebé grande: de 1 a 3 años

Descubrir el mundo es un proceso progresivo. Ir detrás de sus pasos se convierte en nuestra especialidad y escuchar un poco de silencio en casa cuando el bebé está despierto, puede ser una señal de que algo está inventando.

Sí, las madres conocemos el mundo a través de sus ojos y nunca nos faltarán motivos para reírnos de sus ocurrencias e ingenuidad.

Ya no es un bebé: de 3 a 6 años

A partir de los 3 años solemos despedirnos de muchas etapas y le damos la bienvenida a nuevos procesos. Durante este periodo, nuestros pequeños suelen dejar el pañal y comienzan a ir al baño.

Poco a poco nos introducimos en el mundo del colegio, las tareas, los aprendizajes constantes y comenzamos a escuchar historias sobre sus nuevos amiguitos. ¡Toda una aventura! No desaproveches ni un segundo. 

La niñez entre los 6 y 10 años

En esta etapa surgen un sinfín de preguntas, que a veces nos toman por sorpresa y no siempre las sabemos responder. El aprendizaje sobre cómo criar a un hijo nunca termina, por lo que tanto nosotras como los niños no dejamos de crecer. A esto se suman las asignaciones escolares, las tardes de hacer tareas, de leer, escribir y comenzar a descubrir cuáles son sus puntos fuertes a nivel académico.

Bienvenida, adolescencia

La preadolescencia de nuestros hijos nos introduce en una nueva etapa que, por su fama de ser complicada, nos puede hacer sentir dudosas. Sin embargo, ser su principal guía y fuente de afecto desde que llegan al mundo, nos brinda la oportunidad de mantenernos a su lado. Así los podremos acompañar frente a los cambios que ocurren en su cuerpo y en su vida en la adolescencia.

Crear un vínculo sano y respetuoso, en un espacio en el que se sientan seguros desde pequeños es la mejor manera de hacer un acompañamiento emocional adecuado. Nuestros hijos necesitan lazos firmes de confianza y aunque no existen manuales para ser las “madres perfectas”, el amor será nuestra mejor herramienta para ser su mano derecha en cualquier momento.

Te podría interesar...
¿Por qué algunos adolescentes discuten con sus padres?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Por qué algunos adolescentes discuten con sus padres?

Los adolescentes discuten con sus padres como una forma de buscar reafirmar su identidad y su autonomía. Entérate más.



  • Berger, K. S. (2007). Psicología del Desarrollo. Infancia y adolescencia. Ed. Médica Panamericana.
  • Vallet, M. (2006). Cómo educar a nuestros adolescentes: un esfuerzo que merece la pena. WK Educación.