Mioclonias del sueño en el bebé

Durante los tres primeros meses de vida, los recién nacidos suelen moverse mucho mientras duermen: agitan las piernas, estiran los brazos con rapidez o suben la cabeza. Estos espasmos breves, que se conocen como mioclonias del sueño del bebé, son naturales en ellos y no duran más de 20 segundos. En otras palabras: papás, no hay nada de qué preocuparse.
Los especialistas aún no han reconocido la causa exacta de estos movimientos agitados, pero sí aseguran que son generados desde el sistema nervioso central, durante la etapa REM (Rapid Eye Movement, en inglés) del sueño, que es una de las más profundas de su descanso.

Algunos expertos creen que las vibraciones que sienten en los paseos o al mecerlos fortalece la aparición de movimientos involuntarios. Por consecuencia, si es posible evitarlos, mucho mejor.

Las mioclonias son generadas desde el sistema nervioso central y aparecen durante la etapa REM del sueño

Es importante tener en cuenta que este comportamiento ocurre en la mayoría de los bebecitos y desaparece en la medida en que van madurando. Si te angustias mucho cuando se inquieten, puedes cargarlo, arrullarlo despacio hasta que lo veas más tranquilo…

Las mamis sabemos que una dosis de amor nunca está de más.

¿Tiene efectos secundarios?

mioclonias 2

La respuesta es no. Aunque las mioclonias del sueño del bebé son un trastorno del sueño, son benignas. Poco a poco, el pequeñito las va a superar sin ningún tipo de daños en su salud o en su desarrollo psicomotor.

Por lo general, estos movimientos agitados suelen confundirse con otras patologías, como la epilepsia (que aparece a partir de los seis meses), el síndrome de movimientos rítmicos del sueño o el de movimientos periódicos de las piernas. Por esta razón, es recomendable grabar a nuestro hermoso nene durante sus siestas y luego mostrárselo a la pediatra para que nos oriente.

Un error que puede cometerse en estos casos es que, al plantear la situación al médico, le indique un tratamiento al niño que no es necesario. De esta manera, es importante observar con tranquilidad la conducta del pequeño y luego describir con exactitud lo que realmente está ocurriendo.

Existe otro trastorno muy parecido, que se llama mioclonias del lactante que ocurren luego de los tres primeros meses de vida y duran hasta los dos años. A diferencia de la otra, los movimientos se dan cuando el niño está despierto y solo afecta a los miembros superiores de su cuerpecito.

Un error que puede cometerse en estos casos es que, al plantear la situación al médico, le indique un tratamiento al niño que no es necesario.

Claves para que nuestro chiquitín tenga lindos sueños: adiós mioclonias

mioclonias 3

Hacer que sueñen con los angelitos es una tarea sencilla, solo es necesario crear ciertas condiciones para ellos. Esto será beneficioso porque durante su descanso es cuando los niños logran crecer más sanos y fuertes.

Los recién nacidos deben dormir al menos 16 horas; luego, el período de descanso disminuye a 15 horas, cuando cumplen tres meses; y al tener un año, pueden dormir hasta 14 horas. Alcanzar esta meta les protegerá de sufrir cualquier enfermedad como la depresión infantil, la obesidad o el sobrepeso.

Para lograr un buen descanso, hay que crear hábitos que están relacionados a la higiene del sueño. Estos son algunos tips:

1.- La cuna es el espacio ideal para los más pequeños de la casa: muchos padres optan por dormir con ellos y practicar el colecho  para sentirse más seguros, pero lo recomendable es la cuna.

2.- Mantener un ambiente relajado antes de la hora de ir a dormir.

3.- Evitar cualquier elemento que sirva de distracción para el bebé como dejar la luz encendida, colocar música a alto volumen o hablar en tonos altos.

4.- Establecer horarios para las siestas diarias.

5.-Cambiar oportunamente el pañal, ya que puede incomodarle o es posible que haya fugas.

6.- Ayudar al bebé a cambiar de posición, mientras no sepa rolar por cuenta propia. Los expertos no recomiendan colocarlo boca abajo porque es uno de los factores de riesgo de muerte súbita por la posible inhalación del dióxido de carbono que exhalamos.

Es natural que los chiquitos de la casa muevan sus extremidades con rapidez en todo momento, pues ellos estuvieron un largo tiempo acurrucaditos en el vientre de su mami. En este nuevo ambiente, estarán descubriéndose a ellos mismos y conociendo el mundo que les rodea. Poco a poco, entenderán cada una de las cosas que suceden, y asumirán con tranquilidad que están en su nuevo hogar.

Categorías: Mi bebé no se duerme Etiquetas:
Te puede gustar