Los mejores tipos de rompecabezas para niños pequeños

25 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Descubre, a continuación, cuáles son los tipos de rompecabezas más adecuados para tus hijos. ¡No pierdas detalle!

A los niños pequeños les suelen gustar los rompecabezas (también conocidos como puzzles), ya que la satisfacción de hacerlo bien y llegar al final es grande. Pero ¿con qué frecuencia te animas a sentarte con tu hijo y le motivas para que haga este tipo de actividad?

Los padres tienden a ofrecer rompecabezas y actividades similares como una forma de mantener a los pequeños ocupados y entretenidos sin darse cuenta de la importancia que tienen los rompecabezas para el desarrollo infantil. En este sentido, los puzzles o rompecabezas son ideales para potenciar el aprendizaje de los niños desde una edad temprana.

Niña haciendo rompecabezas con letras.

¿Pueden los niños pequeños hacer rompecabezas?

¡Por supuesto! Es posible que todavía no puedan hacer un rompecabezas de 50 piezas, pero lo lograrán si comienzan con rompecabezas básicos para niños. ¡Les encantará poder hacerlo! Tienes que pensar en aquellos que sean apropiados para la edad y la capacidad de tu pequeño.

Durante los años preescolares, los niños deben hacerlos con regularidad y tienen que poder completar rompecabezas más difíciles con piezas más pequeñas a medida que crecen. De esta manera, estarán trabajando su mente, la coordinación ojo-mano y la motivación y perseverancia de hacer las cosas bien.

¿Cuándo pueden empezar los niños pequeños a hacer rompecabezas?

A partir de los 18 meses, los pequeños pueden comenzar con juegos básicos tipo rompecabezas, como empujar bloques en un clasificador de formas. Aunque si notas que tu pequeño es menor de 18 meses y tiene interés por los puzzles, no hace falta que esperes a que pase más tiempo. Solo tienes que encontrar aquellos que se adapten bien a sus intereses.

¿Cómo se enseña a los niños pequeños a hacer rompecabezas?

La belleza del juego es que los niños aprenden habilidades por sí solos mediante prueba y error. Si los pequeños están expuestos a todo tipo de rompecabezas desde el principio, de manera natural, aprenderán a resolverlos.

Puedes mostrarle a tu hijo cómo encaja una pieza o hacer que se interese jugando, pero ten la seguridad de que descubrirá algo si tiene suficiente exposición a ese estímulo.

Empezar a hacer este tipo de actividad desde que son bien pequeños es la mejor base para construir puzzles de más piezas a medida que van creciendo y teniendo más capacidad de retención y aprendizaje.

Los mejores tipos de rompecabezas para el desarrollo de un niño pequeño

Hay varios tipos diferentes de rompecabezas a los que puedes exponer a tu pequeño. Estos son solo algunos de ellos. Tienen distintos grados de dificultad, por lo que hay que empezar siempre por los que son más simples para que, de esta manera, se pueda ir aumentando la dificultad a medida que el niño va creciendo.

Clasificador de formas

Los clasificadores de formas suelen estar hechos de plástico o madera. Son excelentes para aprender a reconocer y unir formas que los niños tienen que aprender para poder completar rompecabezas.

Grandes y tridimensionales

Los niños pequeños necesitan experimentar cosas en un nivel concreto para poder aprender. Las formas grandes y tridimensionales son más apropiadas para el desarrollo que las piezas pequeñas y planas de un rompecabezas. Las formas son más planas y encajan en sus huecos coincidentes en el tablero.

Alfombrillas de espuma

Las alfombrillas de espuma de gran tamaño que muchos niños pequeños tienen en el suelo de sus dormitorios son rompecabezas grandes con los que se divertirán encajando y desencajando las piezas.

Por lo general, tienen letras o números dentro de los cuadrados que se pueden quitar y volver a colocar en su lugar y son lo suficientemente grandes como para proporcionar una buena experiencia de aprendizaje táctil para los niños pequeños.

Piezas planas y bidimensionales

En este sentido, en lugar de usar formas estándar, la forma de la pieza de madera es el contorno de la imagen. Cada pieza tiene una perilla para que se pueda coger y manipular fácilmente con los dedos pequeños. Los niños pequeños tienen una mejor percepción visual y están aprendiendo a combinar formas abstractas.

Además, estas piezas todavía encajan dentro de la placa base. Esto es importante porque los niños pequeños pueden aprender a encajar las piezas utilizando tanto su sentido de la vista como el tacto, mirando la forma y la imagen y sintiendo si encaja perfectamente en su lugar. Cuantos más sentidos utiliza un niño, mejor aprende algo.

Niño en una alfombra con rompecabezas.

Base de madera y piezas grandes

Por si fuese poco, este tipo de rompecabezas es más avanzado. Todavía hay una base de madera en la que encaja el rompecabezas, pero cada pieza no tiene su propio borde. La imagen completa, compuesta de varias piezas, encaja en el contorno.

Para completar este rompecabezas, los niños pequeños deben confiar más en la comprensión de las partes visuales de la imagen. Por ejemplo, han de saber que la cabeza de un pato estará en la parte superior.

En este sentido, las piezas todavía encajan cómodamente una al lado de la otra, pero como cada una no tiene su propio borde, hay más espacio para moverlas, hasta que todas las piezas encajen. Esto, a menudo, se hace inicialmente mediante prueba y error hasta que el pequeño aprende a detectar las piezas con más confianza a simple vista y unirlas con mayor precisión.

Piezas

Un rompecabezas puede tener entre 2 y varios miles de piezas (para adultos son los de más piezas). Los rompecabezas con 2 o solo unas pocas piezas pueden ser más fáciles de construir que el tipo anterior, por lo que no necesariamente pasan de uno a otro, sino que construyen diferentes tipos y eligen en función de lo que son capaces de completar con éxito.

En definitiva, a medida que tu hijo crezca, aprenderá a construir rompecabezas más intrincados con piezas más pequeñas y detalladas. Por eso, para llegar a la etapa de construir rompecabezas de varias piezas, los niños necesitan mucha exposición a ellos.

Además, no desarrollarán esta habilidad haciendo solo un rompecabezas de manera ocasional. Intenta convertir esta actividad en algo habitual en tu hogar.