Beneficios de los pasatiempos infantiles para el desarrollo

11 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Los pasatiempos son actividades muy estimulantes que todos los niños deberían hacer. ¿Por qué? A continuación, te explicamos las razones.

¿Quién no ha tenido, cuando era pequeño, el típico libro o revista para hacer pasatiempos? Sin embargo, de un tiempo a esta parte, este tipo de juegos mentales en papel se han quedado algo obsoletos y ya no es tan común ver a los niños entretenerse haciendo este tipo actividades. Pues bien, ¡esto hay que cambiarlo!

Hay que acostumbrar a las nuevas generaciones a dejar a un lado la televisión, los videojuegos o el móvil, aunque sea por un momento, y animarlos a hacer pasatiempos, puesto que estos aportan múltiples beneficios para el desarrollo, tanto a nivel cognitivo, como físico y emocional.

Así pues, ¿quieres saber cuáles son dichos beneficios? En las próximas líneas te mostramos una lista con algunos de los más significativos.

Niño entretenido con un libro de pasatiempos infantiles.

Los pasatiempos infantiles

Como su propio nombre indica, los pasatiempos son desafíos mentales que permiten pasar el tiempo de una forma divertida, a la vez que didáctica. En este sentido, Algunos de los pasatiempos más conocidos son

  • Los crucigramas.
  • Las sopas de letras.
  • Las adivinanzas.
  • Los ejercicios de buscar las diferencias entre dos imágenes similares.
  • Los laberintos.
  • Los sudokus.
  • Los rompecabezas o puzles.
  • Los jeroglíficos.

Todos ellos son beneficios para el desarrollo infantil.

Beneficios de los pasatiempos infantiles para el desarrollo

Madre e hija pasando tiempo juntas haciendo pasatiempos.

1. Los pasatiempos favorecen la atención y la concentración

Uno de los grandes beneficios de los pasatiempos infantiles es que ayudan a los niños a mejorar y potenciar la capacidad atencional. Este tipo de ejercicios suele suponer un reto que solo se puede solucionar con esfuerzo, perseverancia y mucha concentración.

2. Permiten trabajar la psicomotricidad fina

Muchos pasatiempos, para ser completados con éxito, requieren el dominio de la psicomotricidad fina. Es el caso, por ejemplo, de los laberintos, los juegos de unir puntos, etc. Estos se suelen recomendar, en especial, en edades infantiles, cuando los pequeños aún están en proceso de desarrollar las habilidades motrices.

3. Ayudan a desarrollar la competencia lingüística

Según el filólogo Manuel José Aguilar Ruiz, los pasatiempos pueden ser utilizados como un recurso lúdico muy útil para el aprendizaje y el desarrollo de la competencia lingüística. Estos sirven tanto para ampliar el vocabulario, como para repasar el léxico ya adquirido, mejorar la ortografía, entre otros.

4. Favorecen la resolución de problemas

Otro de los beneficios de realizar pasatiempos en la infancia es que permiten practicar la resolución de problemas, de manera que los pequeños, sin darse cuenta, aprenden a utilizar el pensamiento lógico, a ser creativos y a tomar decisiones para buscar y encontrar las soluciones adecuadas ante los desafíos que se les puedan plantear.

5. Facilitan la relajación y mejoran el estado de ánimo

Con la realización de este tipo de actividades, los niños pueden pasar largos periodos de tiempo tranquilos, sentados en un sitio y pensando únicamente en cómo resolver los pasatiempos. Lo cual, es idóneo para lograr relajarse y desconectar. Además, los pequeños se sentirán muy satisfechos consigo mismos al conseguir encontrar la respuesta correcta de los ejercicios a los que se enfrentan.

Niño haciendo un crucigrama.

Aprender de forma divertida gracias a los pasatiempos

Como has podido comprobar, los pasatiempos son actividades ideales para que los más pequeños aprendan y desarrollen muchas de sus capacidades y habilidades, a la vez que juegan y se divierten. Por tanto, como padres o docentes, conviene proporcionar a los niños oportunidades para la realización de este tipo de desafíos mentales.

Por suerte, hoy en día ya no es necesario gastarse el dinero en libros, revistas o periódicos que contengan estas actividades, puesto que hay multitud de blogs y páginas webs que ofrecen, de forma totalmente gratuita, innumerables modelos de pasatiempos que se pueden imprimir o hacer online. Incluso, hay programas que permiten personalizar y adaptar los ejercicios a los niveles y necesidades educativas de los menores.

Asimismo, recuerda que hacer pasatiempos significa jugar y, tal y como diría la poeta estadounidense Diane Ackerman:

“Jugar es la forma favorita de nuestro cerebro para aprender”.

-Diane Ackerman- 

Y tú, ahora que conoces los diferentes beneficios de estas actividades, ¿a qué estás esperando para descubrirle a tu hijo el mundo de los pasatiempos? ¡Seguro que permanecerá entretenido durante muchas horas mientras refuerza y afianza sus aprendizajes!