¿Me puedo hacer el láser estando embarazada?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 24 diciembre, 2018
Lorena González · 24 diciembre, 2018
A continuación, te despejaremos las dudas sobre el láser y el embarazo. ¿Son compatibles? 

Para muchas mujeres, el embarazo no debe ser un impedimento para lucir bien. Por ello, si bien toman las precauciones pertinentes en cuanto a tintes de cabello, con otros tratamientos de belleza tienen varias dudas. Entonces se preguntan si se pueden realizar un tratamiento láser estando embarazadas. ¿Te lo has preguntado alguna vez tú también?

Ante la duda, muchas mujeres dejan de lado la realización de algunos tratamientos de belleza, como es el caso de la eliminación de los vellos corporales, por temor a que pueda resultar perjudicial. Especialmente para la salud del bebé. Ahora bien, ¿la abstención es la única postura que se puede tomar al respecto?

¿En qué consiste la depilación láser?

El tratamiento láser es un método para debilitar el folículo piloso y provocar la caída de los vellos corporales en ciertas áreas, tales como: piernas, ingles, axilas, antebrazos, pecho, cuello y rostro.

Hasta la fecha, no se ha comprobado que cause daño alguno sobre la formación y posterior desarrollo del feto. Se considera que, al actuar sobre la superficie de la piel de la mujer y no interferir más allá, no tiene por qué resultar perjudicial. Sin embargo, la prudencia no estará de más.

depilacion-durante-el-embarazo

¿Qué dicen los expertos?

De todas formas, los expertos no recomiendan que las mujeres se sometan a un tratamiento de láser estando embarazadas. Durante este periodo, no es recomendable que se expongan a ningún tipo de luz, radiaciones o descargas de electricidad. En este caso, se toman en cuenta todos los cambios hormonales presentes en el organismo. Por eso, podría producirse un rechazo contra el láser por parte de la piel, causando diversas reacciones a nivel cutáneo.

En el periodo de embarazo, el tratamiento de depilación con láser favorece la formación de varices; ya que causa el rompimiento de capilares e irritaciones en la piel. De igual forma, al estar muy sensible la piel de las embarazadas, tienden a producirse quemaduras que luego se convierten en cicatrices. Estas, sumadas a la alteración hormonal, hacen que se pueda presentar un aumento de la pigmentación, ocasionando manchas oscuras en la piel.

Así como no se recomienda la depilación con láser durante el embarazo, tampoco se recomienda utilizar cera o cremas para depilar. La razón de esto es la cantidad de químicos presentes en su formulación pueden causar reacciones adversas en la piel sensible de las gestantes, al igual que quemaduras y cicatrices difíciles de eliminar posteriormente.

¿Qué método utilizar durante el embarazo?

Por estas razones, el método que más se aconseja es el rasurado tradicional. Es el menos invasivo para el cuerpo durante la etapa de gestación en la mujer. Esto es así porque no requiere más que un simple gesto de acción externa sobre la piel.

¿Cuándo puedo realizarme el láser?

Después de finalizar el periodo de lactancia, podrás volver a realizarte la depilación láser con tranquilidad. En caso de que desees recurrir a ella tras el alumbramiento, porque no puedes esperar más, debes tener en cuenta que no se recomienda la aplicación de láser en la zona superior del cuerpo; es decir, pecho, axilas, abdomen.

me-puedo-hacer-el-laser-estando-embarazada

En caso que tu bebé se alimente exclusivamente con leche de fórmula, puedes realizarte la depilación con láser después que haya pasado un periodo de 2 a 6 meses, después del parto. Así evitarás reacciones adversas en la piel y le darás a tu cuerpo el tiempo suficiente para que se estabilice a nivel hormonal.

Si bien la cantidad de vellos suele aumentar durante el embarazo, debido a la actividad hormonal, ten en cuenta que tras el nacimiento del bebé, el número de vellos vuelve a reducirse. 

Ahora que ya sabes por qué es conveniente que evites los tratamientos láser durante el embarazo y la lactancia, puedes tomar las medidas adecuadas para organizar tu rutina de belleza de una forma segura, tanto para ti como para tu bebé.