9 razones para no darle cafeína a tu niño

La cafeína es una sustancia presente en múltiples alimentos como el café, los tés y las gaseosas. Por desgracia, su consumo excesivo puede traer graves consecuencias en los más pequeños.
9 razones para no darle cafeína a tu niño
Nelton Ramos

Revisado y aprobado por el médico Nelton Ramos.

Última actualización: 27 julio, 2022

A la mayoría de los padres jamás se les ocurriría, algunos otros no le dan importancia. Lo cierto es que sobran las razones para no darle cafeína a tu niño. Sin embargo, la gran mayoría olvida que muchos alimentos y refrescos contienen esta sustancia de origen vegetal.

Los especialistas indican que es conveniente reducir al máximo posible el consumo de cafeína en el caso de los niños. En Canadá se recomienda a los menores en edad preescolar no ingerir más de 45 miligramos de cafeína al día, lo cual equivale a la cantidad contenida en una lata de 355 mililitros de bebida cola.

Qué es la cafeína y qué efectos tiene en el organismo

La cafeína es una sustancia estimulante natural presente en el café, el té, el chocolate. De forma artificial se puede añadir a otros alimentos y bebidas.

Se considera una droga ya que tras su ingesta tiene la capacidad de estimular el sistema nervioso central. En dosis reducidas es capaz de aumentar la alerta y la energía pero en dosis excesivas puede traer efectos perjudiciales:

  • Inquietud y nerviosismo.
  • Falta de concentración y pérdida de atención.
  • Dificultad a la hora de conciliar el sueño.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Incremento de la presión arterial.
  • Gastritis y malestar estomacal.
  • Dolor de cabeza.

Si bien en los últimos años se habla de las bondades del café y la cafeína como antioxidante y tónico cerebral esto solo puede considerarse para los adultos.

La cafeína en los niños

Como acabamos de ver, la cafeína es un compuesto natural que puede generar efectos positivos y adversos en el organismo. Todo depende de la sensibilidad de cada persona y de la dosis ingerida.

En los niños, las cantidades necesarias para que puedan aparecer estos efectos negativos son mucho más bajas ya que su cerebro está todavía en desarrollo, tienen una menor masa corporal y son mucho más susceptibles a esta sustancia.

Asimismo, hoy en día la cafeína está presente en muchos productos más allá del café y el té con lo que su acceso es mucho más amplio. La oferta se diversifica e incluye bebidas deportivas, refrescos, batidos lácteos, tés helados, caramelos o barritas energéticas.

Por lo tanto muchas veces es difícil saber si se está consumiendo o controlar las cantidades. Además muchos de estos productos son opciones poco nutritivas, con grandes cantidades de azúcar añadido y pueden contener otras sustancias estimulantes.

En resumen, son muchas las razones para no darle cafeína a tu niño. Algunos expertos delimitan dosis máximas por kilo de peso. Sin embargo otros (como la Academia Americana de Pediatría) recomiendan limitarla por completo en los niños menores de 12 años.

 

picBGnmmg

9 razones para no darle cafeína a tu niño

Los efectos secundarios negativos para los pequeños derivan no solo del consumo de este compuesto, sino también de los productos en los cuáles la ingieren. Ampliamos a continuación cuáles son los principales motivos por los que debería controlarse la cafeína en los niños.

1. Aumenta el riesgo de obesidad

Una de las formas más habituales de tomar cafeína en los niños es a través de los refrescos. Los datos muestran que aquellos que beben uno o más de estos productos al día tienen un 60 % más de probabilidades de padecer obesidad.

Por su parte, un estudio reciente demostró que el consumo de alimentos con cafeína en los niños aumenta la ingesta de azúcares y calorías. A su vez, disminuye la ingesta de nutrientes claves como las proteínas y la fibra. De esta manera, la cafeína es un marcador importante a considerar en la obesidad infantil.

2. Produce deficiencias nutricionales

Las bebidas con cafeína suelen contener calorías vacías. Es decir, no proporcionan los nutrientes necesarios para un adecuado desarrollo. Mientras que los chicos requieren de una dieta balanceada que incluya proteínas, cereales integrales, frutas y verduras.

Por lo tanto el consumo de gaseosas, refrescos, etc desplaza el consumo de alimentos positivos y llena el estómago sin aportar nutrientes. De este modo se incrementa la probabilidad de sufrir deficiencias nutricionales. Al mismo tiempo, pueden no recibir el calcio que requieren para desarrollar huesos y dientes sanos y fuertes.

 

f5cb2d4085addd5717fa40bb31ff4d28

3. Acrecienta la posibilidad de tener caries

Si tu hijo toma demasiadas bebidas con cafeína y azúcar, estará más expuesto a sufrir caries, debido a un debilitamiento dental que trae aparejado una mayor erosión del esmalte dental provocada por su acidez.

Una publicación de la revista BMC Obesity demostró el efecto negativo que tienen las bebidas azucaradas en la salud de los niños. Dentro de las principales consecuencias de su consumo destacan el desarrollo de caries dentales y obesidad, así como la probabilidad de presentar resistencia a la insulina.

4. Deshidratación

Otro de los motivos por los que no darle cafeína a tu hijo es que se trata de una sustancia con actividad diurética. Tal efecto aparece al unirse a los receptores de adenosina de la arteriola aferente renal y aumentando el filtrado glomerular según algunos estudios. De esta manera, en ocasiones puede contribuir a la deshidratación.

De esta manera, los pediatras desaconsejan el consumo excesivo de cafeína como bebida para hidratarse en días calurosos, pues en realidad podría aparecer el efecto contrario.

5. Pérdida de masa ósea

Por su acción como diurético, la cafeína conduce a la pérdida de calcio en el cuerpo a través de la orina según algunas investigaciones. Esto se traduce en una pérdida de masa ósea, ya que también esta sustancia tiende a filtrar el calcio del cuerpo.

Los médicos estiman que por cada 100 miligramos de cafeína, se pueden perder unos 6 miligramos de calcio. No hay que olvidar que este es esencial para el crecimiento óseo en la edad de crecimiento. De hecho, un estudio reciente demostró que el consumo de productos que contienen cafeína también está asociado a una reducción en la absorción intestinal de calcio.

6. Adicción y abstinencia

Otra razón por la cual es mejor no dar cafeína a tu hijo es porque la misma crea dependencia en quienes la ingieren de forma regular.  Algunos estudios indican que podría suceder incluso si se toma con moderación. Esta dependencia tiene síntomas semejantes en grandes y chicos: letargo, irritabilidad y dificultad para pensar con claridad.

Consecuentemente, si detienes súbitamente la ingesta de cafeína de tu pequeño, posiblemente notarás que se desencadenan síntomas de abstinencia tales como dolores de cabeza, molestias musculares, depresión de carácter temporal e irritabilidad. Esto sucede especialmente y se ve acentuado en aquellos menores acostumbrados a consumir grandes cantidades de esta sustancia.

7. Insomnio

Los niños entre 5 y 12 años requieren de, al menos, 11 horas de sueño por día. Sin embargo, la cafeína tiende a aumentar sus niveles de energía durante el día, lo que contribuye a disminuir las horas de sueño necesarias, puesto que esta sustancia dura por lo menos 8 horas en el cuerpo del menor.

8. Hiperactividad y problemas de conducta

Otro motivo para no darle cafeína a los chicos es que podría provocar hiperactividad y problemas de conducta, además de acarrear cierta inquietud e incapacidad para concentrarse. Asimismo, podrían aparecer efectos negativos en las relaciones con los compañeros, en el estudio y en las calificaciones.

En cuanto al comportamiento del menor, es posible percibir la aparición de nervios y ansiedad. De hecho, un estudio publicado en el año 2020 demostró que la ingesta crónica de café o té conduce a un mayor estado de alerta o ansiedad. 

9. Riesgo de sobredosis

Esta es una de las consecuencias más extremas de la ingesta de cafeína. Sin embargo, según señalan desde la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, cada años se tratan algunos casos incluso de menores de edad.

Los principales síntomas pueden incluir vómitos, presión arterial elevada, palpitaciones o problemas del ritmo cardíaco. También podrían aparecer, en menor medida, alucinaciones y desorientación.

Cómo reducir el consumo de cafeína en los niños

La mejor forma de evitar todas las consecuencias negativas de la cafeína en la salud de los más pequeños es intentar retardar al máximo la edad en la que se empiezan a ofrecer todo este tipo de bebidas. Además es imprescindible hacer un uso moderado y no convertirlas en productos de consumo habitual.

Las mejores bebidas para su sustitución son el agua (ya sea normal o aromatizada con frutas y hierbas aromáticas), la leche y los jugos de zumos naturales (también con moderación).

Los refrescos y los tés sin cafeína se pueden ofrecer de forma esporádica. Es importante tener presente que la cafeína puede encontrarse añadida a muchos tipos de productos así que es básico revisar las etiquetas y el listado de ingredientes.

Si tu hijo adolescente tiene ya un hábito de consumo adquirido lo mejor es reducirlo despacio. De lo contrario podrían aparecer dolor de cabeza, depresión, malestar o molestias corporales. Es imprescindible hablar de forma abierta con los adolescentes de los riesgos y beneficios de su consumo.

No darle cafeína a tu niño es lo mejor

Como puedes ver, el consumo de cafeína trae múltiples consecuencias negativas para los pequeños, por lo que lo mejor es no darle esta sustancia a un niño. Es necesario tener en cuenta que, además del café y del té, las gaseosas también contienen grandes cantidades de cafeína, por lo que se debe limitar su consumo.

Te podría interesar...
Cuáles son los mejores alimentos para los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cuáles son los mejores alimentos para los niños

Para asegurar el correcto crecimiento y desarrollo de los niños es importante incluir los mejores alimentos en su dieta. Te contamos cuáles.



  • Alasmari F. Caffeine induces neurobehavioral effects through modulating neurotransmitters. Saudi Pharm J. 2020 Apr;28(4):445-451.
  • American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. Caffein and Children. Julio 2020.
  • Benton J. M. Cafeína. Nemours Kids Health. Febrero 2017.
  • Bleich SN, Vercammen KA. The negative impact of sugar-sweetened beverages on children's health: an update of the literature. BMC Obes. 2018 Feb 20;5:6.
  • Faros. Los efectos de la cafeína en los niños. Hospital Sant Joan de Déu. Octubre 2016.
  • Heaney RP. Effects of caffeine on bone and the calcium economy. Food Chem Toxicol. 2002 Sep;40(9):1263-70.
  • Jain S, Srivastava AS, Verma RP, Maggu G. Caffeine addiction: Need for awareness and research and regulatory measures. Asian J Psychiatr. 2019 Mar;41:73-75.
  • Massey LK, Whiting SJ. Caffeine, urinary calcium, calcium metabolism and bone. J Nutr. 1993 Sep;123(9):1611-4.
  • Marx B, Scuvée É, Scuvée-Moreau J, Seutin V et al. Mechanisms of caffeine-induced diuresis. Med Sci (Paris). 2016 May;32(5):485-90.
  • McCormick DP, Reyna L, Reifsnider E. Calories, Caffeine and the Onset of Obesity in Young Children. Acad Pediatr. 2020 Aug;20(6):801-808.
  • Torres Ugalde Y, Romero Palencia A, et al. Caffeina consumption in children: innocuous or deleterious? A systematic review. International Journal of Environmental Research and Public Health. Abril 2020. 17 (7): 2489.