¿Cómo mantener el equilibrio entre familia y vida social?

Muchas veces los quehaceres en la casa y las obligaciones que tener hijos implica nos apartan demasiado de nuestros amigos y pasatiempos. Sin embargo, es fundamental mantener un equilibrio entre familia y vida social.

Cuando la dinámica de pareja cambia y llegan los hijos es difícil conservar las relaciones de amistad y la vida social. Entre el trabajo y las grandes responsabilidades que implica ser madre puedes empezar a olvidarte de ti misma, lo que es un gran error. Veamos cómo mantener el equilibrio entre familia y vida social con las siguientes recomendaciones.

La clave es disfrutar al máximo de la experiencia de la maternidad y asumir todos los retos que trae aparejada, pero sin aislarse. Destina al menos una hora de tu agenda para compartir con tus amistades o hacer alguno de tus pasatiempos.

Cómo mantener el equilibrio entre familia y vida social: las 8 claves que necesitas

1.- Evita los pensamientos de culpabilidad

Esto aplica especialmente para las madres solteras. Ten presente que querer un tiempo a solas o con tus amigos no te hace una mala madre. Por mucho que disfrutes del tiempo al lado de tus hijos es saludable para ti y para ellos que puedas compartir con otras personas.

2.- Responde a los mensajes que recibes

Por más cansada que te encuentres, reserva 5 o 10 minutos al día para responder o enviar mensajes a tus amigos. Todas las relaciones interpersonales deben nutrirse con el contacto y la sensación de cercanía. Con solo unas palabras amables puedes lograr que los vínculos sociales se fortalezcan.

“Por años, los científicos desacreditaron el efecto que las relaciones sociales tienen nuestra vida. Se ha confirmado la importancia de las conexiones sociales sanas para prolongar la vida, reducir el estrés y fortalecer el sistema inmunológico”
-Michael Roizen-

3.- Planea con anticipación

Piensa en pasatiempos y actividades que puedas compartir con familia y amigos. Ya sea un pícnic, una noche de películas, una caminata o una cena, todas ellas serán ideales para suspender la rutina. Establece una fecha o celebración al menos una vez al mes para dedicar tiempo a las personas cercanas a ti.

Cómo mantener el equilibrio entre familia y vida social es un verdadero desafío para muchos padres.

4.- Trata de tomarte un tiempo fuera

Para conseguir el equilibrio entre familia y vida social, pide a alguna persona de tu confianza que cuide a tus hijos durante unas horas para tomarte un descanso. Ser madre es una labor hermosa, pero también una de las más agotadoras. Aprovecha ese espacio libre para compartir una cita amorosa con tu pareja o para salir a comer con tus amigos.

5.- Varía los temas de conversación

Es bastante común que en las reuniones de amigos que tienen hijos sean precisamente los niños el tema de conversación. Aunque es completamente normal, cuando esto sucede ignoras intereses comunes con personas que tienen otro estilo de vida. Cuando estés a solas con tu pareja conduce la conversación hacia otros temas o asuntos.

“Querer un tiempo a solas o con tus amigos no te hace una mala madre”

6.- Haz llamadas

Si tienes amigos a los que no has visto o con los que no has hablado desde hace mucho tiempo, regálales una llamada. Son solo 5 minutos que pueden no representar mucho tiempo pero que fortalecen las relaciones de amistad. Mantente al día de lo que sucede en la vida de las personas que te importan y cuéntales también lo que ocurre en la tuya.

7.- Conoce a otros padres

Nadie entenderá mejor lo que te sucede día a día en casa con el cuidado de tus hijos que otros padres. Además de poder desahogarte y compartir experiencias, puedes recibir consejos y puntos de vista nuevos. Para ello puedes inscribirte en un club o ir a clases para padres y madres. Sin duda esto te ayudará a encontrar el equilibrio entre familia y vida social que necesitas.

Pasar tiempo con las amigas puede ser sumamente reconfortante para una madre.

8.- Dedica tiempo a tu relación de pareja

Cuando los hijos llegan al hogar es indispensable continuar fortaleciendo la relación de pareja. La falta de tiempo y el exceso de ocupaciones pueden deteriorar la convivencia; esto debe evitarse al máximo. Tu pareja debe ser el cómplice y el apoyo para asumir adecuadamente el rol de familia. Cultiva el entendimiento y la comunicación buscando actividades en común y espacios a solas que os recuerden por qué os enamorasteis.

Los vínculos sociales son fundamentales a la hora de establecer un grupo de apoyo para tu vida. Pase lo que pase, aunque el cansancio te tiente a quedarte siempre en casa, sal al mundo y date un respiro. Compartir con amigos y con tu pareja te ayudará a relajarte, a resolver situaciones de estrés y ansiedad, a ser más feliz y a estar más activa.

Categorías: Disfruta de la maternidad Etiquetas:
Te puede gustar