Mamá llamando a mamá

Cuando se es mamá por primera vez es muy importante recibir apoyo emocional. Sin embargo, una madre siempre va a necesitar una amiga que la escuche y sobre todo que la comprenda en cualquier etapa de la maternidad. Una vez que nos convertimos en madres, nunca dejamos de serlo, por lo tanto podemos necesitar apoyo muchas veces.

De acuerdo con lo explicado por la doctora Sara Jort, quien es psicóloga perinatal, el apoyo de una madre con experiencia, genera confianza en las nuevas madres. También es conveniente que se compartan experiencias entre madres, para ayudar a superar conflictos.

Nadie está exento de necesitar apoyo de otras personas. No obstante, en el caso de las madres recientes, es mucho más importante. De alguna manera, todas vamos a pasar por altibajos emocionales de distintos orígenes. No solo se trata de cuadros de depresión, a veces son problemas relacionados a la crianza, la pareja o las fianzas.

¿Cómo lo superó mi amiga? ¿Qué haría mamá en mi lugar? ¿Habrá alguien más pasando por esto? Todas estas interrogantes se resuelven de una manera: llamando a mamá. Si es tu mamá, mucho mejor, pero basta con que sea madre para que te sientas aliviada, en confianza y un tanto más optimista.

No tengas miedo de pedir ayuda

b29a1c33463c46e61e2220621d2eab12

La mayoría de los especialistas recomiendan que liberemos un poco de estrés, pidiendo ayuda cuando la necesitemos. Si tenemos problemas que sentimos que nos superan, la mejor manera de combatirlos es con apoyo externo. Ya sea para cuidar al bebé mientras nos damos tiempo, o simplemente para conversar con alguien. A veces lo único que necesitamos es que nos escuchen.

Es común que las madres recientes se agoten solo de recibir visitas. En estos momentos es lo que menos queremos, pero es difícil de evitar. Luego está, todo el cansancio físico y mental, que puede hacer sucumbir a la más fuerte. No siempre este tipo de visitas aporta algo a nuestro bienestar. Sin embargo, en algunos casos, nos urge la presencia y las palabras de la experiencia materna.

Nosotras no queremos que nos pregunten cómo fue todo o que nos quiten tiempo y energías atendiendo visitas. No obstante, sí nos apremia la compañía de una mujer que sea madre con experiencia. Cuando tenemos cerca a esa persona que sabe de esto, no solo nos sube la moral, también nos genera un gran alivio.

¡Qué bien lo estás haciendo!

Primerizas o experimentadas, todas las madres tenemos miedo de cómo nos va a ir con la crianza de los hijos. Por lo tanto, resulta muy reconfortante y motivador que nos digan que todo va bien. Algunas personas solo vienen a criticar, por eso a veces preferimos no buscar ayuda.

Es muy importante que nos animen con palabras de aliento. Saber que las mujeres que tienen experiencia, aprueban nuestro trabajo, es  muy satisfactorio. Además, aunque no lo admitamos, tenemos miedo de que el bebé no esté bien cuidado.

Vale mucho que una madre experimentada nos diga que el niño se ve bien. Además, nos tranquiliza sobre la manera en que nos vamos a recuperar. Nunca está de más escuchar anécdotas satisfactorias de la recuperación posparto de otras mujeres. Es duro pensar que el proceso es lento y doloroso, pero la mayoría de las madres saben que se supera.

¿Por qué mamá llama a mamá?

d2159a91649e531d23e8b653ff325a9b

Los psicólogos explican que después del parto la necesidad de apoyo psicológico es inminente. Sin embargo, las madres no recurren al asesoramiento científico, incluso, quizá no acudan a ningún tipo de apoyo. En este caso, buscar a otras madres significa que necesitamos la versión de mujeres que han pasado por lo mismo.

 “Una de mis pacientes me dijo: Me sentí una con todas las mujeres que han parido alguna vez. Me sentí poderosa y conectada con algo de mi interior que no sabía que estaba ahí. Ocupé mi puesto entre las mujeres madres.”

-Dra. Sara Jort –

Una de las necesidades en esta etapa tiene que ver con el hecho de ser comprendidas y escuchadas. El lenguaje de las madres es único, entre nosotras nos entendemos mucho mejor. Es por ello, que la experiencia de ser madres nos une en una red universal. Solo nosotras sabemos lo que sentimos, esa afinidad nos cae muy bien en esta etapa.

Los expertos recomiendan los grupos de madres, porque esta interacción favorece la seguridad en su labor. Además, les brinda una oportunidad de desahogar sus penas al tiempo que conocen más detalles sobre lo que hacen.

 

 

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar