Estar en un grupo de apoyo puede salvar tu maternidad

23 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Si estás en un grupo de apoyo de madres, te sentirás arropada y comprendida todo el tiempo.

La maternidad puede ser caótica y es normal que cometas errores a diario. Tienes tus propios fracasos, pero debes saber que todas las madres (y padres) del mundo los cometen. Es normal cometer errores. Muchas madres, cuando sienten que están solas en su maternidad, buscan un grupo de apoyo para poder hablar con otras madres que, quizá, estén pasando por lo mismo que ellos.

En los grupos de apoyo, las madres intentan calmar las ansiedades de otras madres exhaustas y dan consejos de su propia crianza para que otras madres puedan tener otras perspectivas de disciplina en sus vidas.

Grupo de apoyo y cordura

Si te incluyes en un grupo de apoyo de maternidad, es probable que puedas salvar tu cordura. Es una idea general que ayuda a muchas madres y que implica sentirse arropada, aunque todas esas madres estén lejos de tu lado. Las redes sociales son un buen punto de acceso a este grupo de apoyo en la maternidad.

Ser madre es el trabajo más difícil del mundo. Todos sabemos eso. Aquí es donde entra en escena la gloriosa ayuda grupal. Puedes enviar mensajes a las demás mamás y ellas te ayudarán siempre que puedan hacerlo. Además, recibirás amor de todas ellas, puesto que saben que la maternidad es un camino difícil y tenso en muchas ocasiones.Bebé agarrando el dedo de su madre, su principal figura de apego.

Ellas también están en las trincheras

Todas esas madres también están en las trincheras a tu lado, por lo que pasan por lo mismo que tú antes o después. Las que lo pasan antes te podrán aconsejar y las que lo pasan después aprenderán de ti y de tu experiencia. Esto te hará estar agradecida siempre por esas personas que, de forma altruista, están a tu lado y te apoyan y te orientan.

Habrá días que sean más difíciles que otros y ellas estarán a tu lado para apoyarte siempre. Quizá cuando tienes un bebé que no duerme o un niño con una actitud rebelde, tener el grupo de apoyo te ayudará a sentirte mejor con sus consejos y con su comprensión. Sobre todo por aquellas madres que, quizá, están pasando por lo mismo y podrán explicarte su forma de proceder.

Salvarás tu cordura con un grupo de apoyo

Al poder enviar mensajes a ese grupo de apoyo que está a tu lado para poder expresar tus frustraciones, cuando quieras llorar, o simplemente cuando quieras quejarte, estarás salvando tu cordura. Incluso en los días que peor te encuentres, el grupo de apoyo estará ahí para animarte, para escuchar lo que te ocurre y para poder hacerte sentir mejor.

Un grupo de apoyo puede ser un grupo en una red social con personas que no conoces personalmente, pero con cuidado de que sean personas reales; o puede ser también tu grupo de amigas cercanas, tu madre y tus hermanas, amigas que son madres también, etc.

No tienes que ser perfecta

No tienes que ser perfecta porque la perfección en la maternidad no existe. Debes tener clara una cosa: quizá no sabes lo que estás haciendo en estos momentos, pero al menos lo estás intentando, y ese ya es el comienzo en tu camino para mejorar como madre y hacer las cosas mejor.Mamá hablando en su grupo de apoyo a la maternidad.

Cuando sientas que no puedes más, ponte en contacto con tus amigas, pues estarán allí para ti; sabrán qué decirte y cómo decírtelo. Quizá te darán ese apoyo que no siempre encuentras en tu pareja, porque tú eres la madre y necesitas la tribu de otras madres para poder entender las cosas y verlo de otra perspectiva. Tu pareja también lo hace lo mejor que puede, pero no siempre es capaz de ayudarte como te gustaría, o sí, y, entonces ,sería algo maravilloso también.

Tus amigas serán tus aliadas

Pero son tus amigas quienes entienden por lo que estás pasando, los dolores en tu cuerpo, el posparto, las emociones cambiantes, etc. Como madres, es importante que nos elevemos unas a otras, sobre todo en los momentos en los que cometemos errores.

Está bien que cojas tu teléfono para ponerte en contacto con esas personas que se han convertido en tu tribu cada vez que tienes dificultades. No importa el día, no importa la hora, siempre habrá alguien al otro lado que empleará unos minutos para poder responderte solo por ayudarte.

No estás sola: la maternidad es complicada, pero no tienes que sentirte aislada del mundo aunque no salgas de casa. Gracias a las redes sociales, todo puede ser mucho más fácil de lo que te piensas. Ser madre es increíble y solo por el hecho de intentar hacerlo mejor cada día, ya lo estarás haciendo muy bien.