Lupus y embarazo: qué debes saber

Las probabilidades de tener éxito en un embarazo teniendo lupus aumenta mucho si se siguen los cuidados especiales. Descubre más sobre esta enfermedad y cómo sobrellevarla en esta etapa.
Lupus y embarazo: qué debes saber
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 05 junio, 2021.

Última actualización: 05 junio, 2021

El lupus, también conocido como lupus eritematoso sistémico, es una enfermedad crónica inflamatoria y autoinmunitaria. Sin tratamiento, puede ser grave, pero en la actualidad los avances terapéuticos permiten que las personas afectadas puedan llevar una vida casi normal.

Muchas mujeres sienten miedo ante la posibilidad de quedar embarazadas teniendo la enfermedad. Si bien esto aumenta las probabilidades de complicaciones, es posible tener éxito. Cumplir con el tratamiento al pie de la letra y acudir de forma constante al médico es imprescindible para ello.

¿Qué es el lupus?

El lupus provoca daños multisistémicos.
Según una publicación de la Clínica Mayo
, el lupus es una enfermedad en la que la parte del organismo encargada de combatir los agentes extraños -el sistema inmunitario- actúa de forma anómala. En este caso, reconoce los tejidos propios como extraños, por lo que se desencadenan las llamadas reacciones autoinmunitarias.

De hecho, en esta enfermedad pueden llegar a producirse anticuerpos anti-ADN, por lo que la inflamación puede abarcar a prácticamente todas las células del organismo. Por esto, los síntomas incluyen manifestaciones cutáneas, neurológicas, hematológicas, gastrointestinales y muchas otras más.

Muchas veces las alteraciones dermatológicas son las que permiten hacer el diagnóstico, ya que son las más evidentes. Una gran cantidad de pacientes presenta enrojecimiento facial -eritema- alrededor de la nariz y los pómulos, adoptando una forma de alas de mariposa.

Sin tratamiento, puede convertirse en un problema de salud muy grave. El deterioro progresivo de órganos tan importantes como el renal puede disminuir de forma considerable la calidad de vida.

¿Por qué sufrir esta enfermedad puede afectar el embarazo?

En una revisión bibliográfica del año 2018 titulada Lupus eritematoso sistémico en el embarazo se exponen algunas de las razones por las que esta enfermedad puede ser dañina durante esta etapa. Sin tratamiento, el deterioro orgánico se mantiene y las probabilidades de presentar complicaciones aumenta de forma considerable. Algunas de ellas son las siguientes:

Algunas mujeres con lupus tienen más riesgo de desarrollar estos problemas. Es el caso de aquellas que tengan otras comorbilidades (como hipertensión arterial crónica), problemas de la coagulación y enfermedades renales (causadas o no por el lupus). Todos estas condiciones se conocen como factores de riesgo.

Lupus eritematoso neonatal

¿Recuerdas que hablamos que el lupus se caracteriza por la producción de autoanticuerpos? Por lo general, si el embarazo se ha vigilado de forma adecuada y no existen complicaciones, es poco probable que el bebé sufra secuelas por la enfermedad de la madre.

Sin embargo, existe una condición llamada lupus eritematoso neonatal. Según un estudio publicado en la revista Anales de Pediatría de la Asociación Española de Pediatría, se trata de una entidad poco frecuente.

Cuando algunos de los autoanticuerpos maternos pasan hacia el feto, pueden producirse reacciones autoinmunitarias graves en los recién nacidos. Estos incluyen lesiones dermatológicas y cardiovasculares graves, además de las ya mencionadas.

Se considera un subtipo diferente de la enfermedad, en la que, con un poco de suerte, los síntomas pueden desaparecer de forma progresiva a lo largo de los primeros meses de vida.

¿Qué puedo hacer para cuidarme mejor?

El diagnóstico de lupus hace que el embarazo sea de alto riesgo
Las evaluaciones periódicas son imprescindibles.

Gracias a los avances de la Medicina, el lupus eritematoso sistémico puede controlarse de forma adecuada. La fertilidad no suele verse afectada salvo algunas excepciones (tratamientos específicos, otras enfermedades o lesiones orgánicas previas), por lo que quedar embarazada teniendo lupus es posible.

Para garantizar que las probabilidades de éxito sean mayores, es importante acudir a una consulta de planificación familiar antes de intentar quedar embarazada. Aquí el médico te orientará y te dará recomendaciones basadas en tu caso en particular. ¡Mientras más preparada estés, mejor!

Una vez se esté en el embarazo, puedes seguir estas recomendaciones para disminuir la posibilidad de desarrollar complicaciones.

  • Acude a un control obstétrico sin falta. Además de tu médico de cabecera, el obstetra deberá vigilar de cerca tu embarazo al considerarlo de alto riesgo. Cumple con sus indicaciones al pie de la letra, nunca te des de alta ni te automediques.
  • Instrúyete acerca de los cambios normales en el embarazo. Ya sea con la ayuda del médico o sin él, saber las manifestaciones más comunes durante esta etapa te permitirá saber diferenciar estas de las del lupus.
  • Presta atención a pequeños cambios en tu cuerpo. Incluso las lesiones cutáneas pequeñas o los dolores de cabeza pueden significar que el lupus se encuentra en actividad. No dudes en consultar a tu médico si estos problemas se tornan molestos.
  • Hábitos de vida saludables. No olvides una correcta alimentación, dedicarte tiempo para relajarte y descansar, pasar ratos agradables con los seres queridos y pensar en positivo.

El lupus y el embarazo pueden convivir juntos

Ya lo sabes: padecer una enfermedad crónica no siempre es algo incompatible con el embarazo. Si sufres de esta condición o piensas que tienes síntomas similares, acude al médico lo antes posible para obtener un diagnóstico y seguir el tratamiento apropiado. Siempre podrás plantearle tus dudas en caso de que aparezcan.

Te podría interesar...
Las enfermedades raras en el embarazo
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Las enfermedades raras en el embarazo

Entre las enfermedades raras en el embarazo se incluyen desde trastornos metabólicos a problemas hemorrágicos. ¡Aquí te las contamos!