Los padres también hablan de sexo, menstruación y chicos con sus hijas

Mariajose 15 octubre, 2016

Son muchos los padres que sienten que existen demasiadas conversaciones incómodas para tener con sus hijas, pero hay que hacerles frente para que las niñas se desarrollen bien. Quizá el uso de tampones no es la conversación más cómoda para un padre y su hija, pero es necesario que exista para normalizar las cosas. Los padres también tienen que echar una mano en algunas conversaciones importantes como el hablar de sexo, la pubertad o los chicos.

No vale escaquearse. Es necesario que las hijas sientan la normalidad ante estas conversaciones con sus padres, para poder tener la información que necesitan para desarrollarse y sobre todo, para que puedan preguntar con total confianza aquello que puedan causarle dudas o inquietudes.

¿Quién mejor que los padres para dar este tipo de información? Una comunicación abierta es necesaria para que las hijas sientan la confianza suficiente para poder hablar de forma abierta estos temas que, antes o después le interesarán. 

Quizá como padre sientas que te pone nervioso el hablar de sexo con tus hijas, pero ellas necesitan que lo hagas, necesitan que sea algo normal de lo que se puede hablar sin tapujos, sin tabúes. Los padres deben encontrar el momento para hablar de sexo con sus hijas y hay buenas razones para ello.

fathers-day-1613590_960_720

Las niñas tienen que entender que hablar de sexo está bien

No me refiero a tener que hablar con tus hijas sobre las complejidades de las relaciones sexuales, pero ellas deben saber que es un tema del que se puede hablar y que siempre tendrás el canal de comunicación abierto para lo que necesite. Incluso si lo que quiere hablar te resulta incómodo. Los hombres también pueden hablar de cosas de chicas.

A veces, la perspectiva masculina es muy útil

Si tu hija tiene un ‘novio’ quizá necesite algunos consejos tuyos para saber cuál sería el punto de vista del chico y por qué el chico actúa de una forma determinada. Los padres pueden dar buenos consejos para que las chicas puedan actuar correctamente por el bien de su relación y salud emocional.

Los padres deben saber lo que les ocurre a sus hijas

Y la única forma de hacerlo es hablando y teniendo una comunicación abierta. Quizá un hombre no sepa de forma muy profunda cómo funciona el período o las hormonas en el ciclo menstrual y ovulatorio… pero es necesario que un padre se informe de todo esto para que pueda entender un poco más el por qué del comportamiento de su hija -y de su mujer-.

Hablar de sexo es complicado, pero importante

Ahora hablar de sexo es mucho más complicado, quizá por el avance de la sociedad y por toda la información que antes no se tenía. En la actualidad nos encontramos con sexting, pornografía en Internet, enfermedades de transmisión sexual o infecciones de transmisión sexual, etc.

Incluso en el cine o en la televisión de hace unas décadas las parejas dormían separadas hasta el matrimonio… hoy en día, una pareja puede tener sexo en las primeras citas para saber si son o no compatibles. Hoy en día hay mucho más sobre lo que hablar en relación al sexo.

padre-e-hija-1

Sabrá que siempre estarás ahí

Una hija debe saber y sentir que sus padres siempre estarán a su lado para lo bueno y para lo malo. Por eso, tus hijas deberán saber que su padre estará siempre que lo necesiten, que les informará sobre lo que tengan dudas y que nunca les fallará, pase lo que pase.

Aunque les prepares muy bien para el mundo, deben saber que si alguna vez hay algún problema que no pueda manejar, entonces podrán contar con su padre para poder ayudarlas en lo que sea. 

No es algo que tenga que hacer solo la madre

La crianza no solo es cosa de la madre: madre y padre están juntos y por lo tanto ambos deben hablar sobre sexo, citas, chicos, períodos y todo lo que los hijos necesiten. Los padres son los que guiarán a los niños y niñas en las decisiones que vayan tomando en su vida. La única manera para que los niños comprendan esto es viendo a sus padres unidos ante la misma causa.

 

Te puede gustar