Los beneficios de la custodia compartida

Carmen Fetreros · 17 octubre, 2016

Los padres que se separan suelen estar preocupados por si esta nueva situación puede afectar a sus hijos. Al principio no saben qué hacer y se sienten confusos y enfadados. Cada vez más se está estableciendo como mejor opción ante una separación acordar la custodia compartida de los hijos.

Con la custodia compartida se busca que los hijos conserven su relación con ambos progenitores y no sufran tanto con la ruptura. Pero también puede generar inconvenientes como los gastos de los padres o que el cambio continuo de casa supone menos estabilidad para los niños.

custodia compartida

La custodia compartida

La custodia compartida es la situación legal mediante la cual, en caso de separación o divorcio, ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad, en igualdad de condiciones y de derechos sobre los mismos.

Las opciones de la custodia compartida son variadas. Los niños pueden convivir con cada uno de los progenitores por años, por semestres, por quincenas, en días alternos… Los expertos recomiendan que los niños vivan cerca de la casa familiar para que continúen en el mismo colegio y en el mismo entorno. Otra de las condiciones es que los hermanos siempre estén juntos.

Lo importante es que los padres vivan cerca siempre que sea posible. Puede ser manteniendo dos o tres casas. En todo momento tiene que existir cordialidad y colaboración entre los padres para que sea posible.

Si al separarse se opta por la custodia compartida, ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad en las mismas condiciones y derechos. En este artículo os vamos a recordar cuáles son las ventajas e inconvenientes de la custodia compartida.

custodia compartida

Ventajas de la custodia compartida

La custodia compartida tiene numerosas ventajas y aspectos positivos para los padres para los niños. La primera es que la ruptura suele resultar menos traumática para los niños. Los niños pueden estar con el padre y la madre y su vida no suele tener muchos cambios.

Los niños se suelen sentir más seguros y tranquilos. Como pueden pasar el mismo tiempo con el padre y la madre, el niño no tiene la sensación de abandono que sufre cuando pasa mucho tiempo sin ver a uno de los dos. También ayuda a que no generen otros sentimientos negativos para los niños como el de culpa, el de lealtad o el de negación.

Ambos progenitores tienen la misma responsabilidad y obligaciones lo que exige por su parte responsabilidad y compromiso. Eso sí, los padres tendrán que llegar a acuerdos y ser capaces de pactar y negociar. Los padres tienen que establecer una comunicación continua y que tomar decisiones conjuntas.

Normalmente con la custodia compartida se deja de cuestionar la idoneidad de ninguno de los progenitores dado que ambos cumplen idéntico papel y funciones. El padre y la madre se sienten implicados en la vida de sus hijos y tienen que compartir responsabilidades y obligaciones.

Se logra una mayor concienciación de ambos progenitores sobre la necesidad de contribuir a los gastos de los hijos, dado que viven sus problemas día a día y ven lo que necesitan los niños.

custodia compartida

Inconvenientes de la custodia compartida

La custodia compartida puede suponer para los niños y los padres algunos inconvenientes aunque evidentemente no superan a sus beneficios. El primero es que los padres tienen que vivir cerca y puede ser un problema cuando no mantienen una buena relación. También puede ser un problema económico para el progenitor que se tiene que marchar del domicilio y tiene que comprar o alquilar una vivienda por la zona.

Hay que contar con que puede suponer más gastos ya que si se opta por la custodia compartida, hay que mantener dos viviendas adecuadas para los niños. El niño se tendrá que adaptar a cada uno de los hogares en los que va a vivir. Si los dos progenitores por motivos económicos tienen que cambiar de domicilio continuamente, esto puede afectar a la estabilidad de los niños.

Los primeros meses hay que estar muy atentos a la adaptación de los niños ya que se encontrarán con dos casas con reglas diferentes. El niño puede sentir en los primeros momentos cierta confusión. También hay que estar atento a que este cambio no afecte a su rendimiento escolar y que se organice bien el traslado de libros, deberes, ropa…