Consejos para sobrellevar la custodia compartida

Amanda · 6 septiembre, 2016

Custodia compartida y patria potestad no es lo mismo, a los padres separados les corresponde asumir un rol bastante complejo cuando han decidido poner fin a su relación legal. En este caso el cuidado del niño es igual para el padre y la madre, bajo este régimen es precisa la comunicación entre los progenitores porque el o los pequeños deben vivir el mismo tiempo con ambos.

El período que el niño pasa con cada progenitor varía en función de las características de cada familia, pero son ordenados por un juez. En ocasiones se alternan los días y otros pueden asumir escalas de tiempo más largas; si el intercambio se produce seguidamente, la conexión de los progenitores es igual de seguida, por lo cual hace falta mucha tolerancia y que se desarrolle una buena relación.

La custodia no es solo para que el niño pueda compartir con papá y mamá por igual aun cuando estos estén separados; es decir, no se trata de un período vacacional que se le asigna a cada uno. En estos casos las obligaciones y los derechos son iguales para cada quien, por lo cual hace falta mucha madurez y una acertada comunicación para llevar a cabo la crianza por separado pero bajo las mismas normas.

¿Cómo llevar la custodia compartida y no morir en el intento?

Sobrellevar un divorcio siempre es complejo, sin embargo, cuando hay niños de por medio, el reto es mayor. Bajo estas condiciones, es preciso destacar la importancia de coexistir, como seres adultos, pensantes y responsables; lo principal siempre es el bienestar de los más pequeños, pues estos no tuvieron nada que ver con el problema de sus padres.

517415d51812d1b4cf76687c22802ead

No es imposible llevar la custodia compartida en paz, pero hace falta estar dispuestos a adaptarnos sabiamente a los cambios. Sabemos que eso de llevarnos bien con nuestra expareja puede ser complicado, pero es la clave para que el régimen de custodia compartida pueda ser manejado en armonía.

Lo principal es enfocarnos en la situación actual, cómo se ejecutará para que pueda ser conveniente para todos y hasta dónde somos capaces de doblegarnos por amor a nuestros hijos. El pasado hay que dejarlo atrás, pese al daño que nos haya producido la ruptura o las dificultades de nuestro matrimonio, el presente requiere valentía para crear el futuro que deseamos para los hijos.

A veces no es suficiente con que un juez nos ordene compartir la custodia de nuestros hijo, esta no se la conceden a los padres porque de antemano se ha destacado la buena relación de ambos. Algunos aspectos son considerados para sentenciar sobre este aspecto, por ejemplo, se busca evitar el mayor trauma al niño y es indispensable que los padres vivan en la misma localidad; lo de llevarse bien entre ellos es un requisito difícil de cumplir.

De manera que, al momento de iniciar esta difícil etapa, son naturales las dudas, pero todos creemos poder hacerlo. Como sabemos, la ruptura familiar es inevitable y ciertas circunstancias no pueden ser previstas por la ley, así que corre de nuestra parte conseguir que esto funcione tal como lo merecen nuestros hijos.

aab669577acab7e3eb4560c2fa73cd34

Los siguientes consejos pueden ser de utilidad en estos casos.

  • Generar acuerdos donde se valoren y respeten las opiniones mutuas
  • Evitar más molestias a los niños, si debemos resolver algo, es preferible no hacerlo frente a ellos
  • Procuremos que la disciplina tenga las mismas características, para ello es preciso tener el mismo punto de vista en la mayoría de los casos. No se aconseja desautorizar a la otra parte, ni restarle méritos sin razón alguna
  • Respetar las decisiones del otro progenitor, incluso cuando hay un castigo por algo sucedido durante la custodia de este
  • No es precisa la competencia entre los dos, tratemos de propiciar un terreno neutral en el cual los niños sientan que se encuentran bajo las mismas directrices. Evitemos agradarles con regalos, viajes o permisiones, solo para ganarnos la simpatía de ellos en detrimento del otro
  • Procuremos hablarles bien de su padre ausente, identifiquemos sus virtudes y nunca intentemos desacreditarlo frente a los niños.