Paternidad a larga distancia: evita que tus hijos sientan abandono

Muchas veces la ausencia de los padres puede ser entendida por los hijos como rechazo. El niño no consigue comprender que la paternidad a larga distancia es causada por una obligación profesional o personal de los padres y no por voluntad propia de dejarlo solo.

Tu hijo puede terminar cerrándose y aislándose en su propio mundo, algo que a la larga puede traer problemas. Lo ideal es que se reafirme tu presencia a través de actividades o situaciones que te hagan sentir cerca.

¿No sabes cómo hacerlo o por dónde empezar? En Eres Mamá te hemos preparado algunos consejos para que la paternidad a larga distancia no sea un problema. Aplícalos y verás que disminuye y se elimina la sensación de abandono en tu hijo.

Acorta las distancias

detalles para tus hijos

Si realmente te es imposible estar cerca de tus hijos o cuando llegas a casa ya se han dormido, ¿qué te parece usar la creatividad y participar en la vida de tus hijos a distancia? La idea es crear una relación afectiva y estable aunque estén separados. Tienes muchas opciones:

  • Llámalo por teléfono en un horario acordado por ambos
  • Envíale mensajes de texto
  • Deja tarjetas
  • Hazle una sorpresa
  • Graba un vídeo
  • No pierdas el contacto en la escuela

Déjale siempre en claro cuánto lo amas. Si tu niño se siente amado y respetado, la distancia le parecerá solo un detalle más de su relación. Es posible hacer de la ausencia una forma de aproximación en la paternidad a larga distancia, siempre y cuando se aproveche cualquier opción de contacto disponible.

Mantén la comunicación en la paternidad a larga distancia

comunicacion

La comunicación es la clave para que se aborden todos los problemas que trae la distancia. El diálogo se inhibe si el dolor de una ruptura, la ira o la frustración no se liberan. Antes de alejarte, siéntate con tu pareja, elimina la culpa y determina los objetivos para que dejes abierto un canal de información con él.

Una comunicación coherente con tu pareja es esencial para mantener un buen contacto con tu hijo. Debes llenarte de paciencia porque el ser un buen receptor es lo que te ayudará a que tu hijo no se sienta en abandono.

Incluso si solo hablas unos minutos con tu hijo, es importante que él sepa que lo escuchas y que prestas atención a lo que dice.

Establece límites

Otro aspecto que se ve bastante perjudicado con la ausencia de uno de los padres es la cuestión de los límites. Este es un factor que se debe tomar con mayor cuidado si tu hijo se encuentra o está entrando en la adolescencia.

Es preciso tener mucho cuidado al querer aplicar tu paternidad a larga distancia, porque además de querer tener ese acercamiento con el joven debes saber establecer reglas y seguir guiando sus pasos. Mantener el amor y también la autoridad, es mantenerse presente.

En Eres Mamá insistimos nuevamente en que las conversaciones con tu hijo son muy importantes para la prosperidad de la relación. Muchos son los padres que consideran que una buena forma de compensar la distancia es hacerse de la vista gorda con los errores o faltas de los hijos. Pero piensa que esto implica no poner los límites necesarios para que ellos maduren.

Asegúrate de que todos te conozcan

Los amigos de tu hijo, los maestros, los vecinos del lugar donde residen y hasta la nueva pareja de tu ex (si la paternidad a larga distancia se debe a un divorcio) deben conocer el esfuerzo que haces para mantenerte cerca de tu hijo.

Esto también te servirá para saber quiénes son y qué siente el chico con respecto a la relación que tiene con ellos. Ten una conversación abierta acerca de lo que significan estas personas en su vida, sin tratar de influir en su opinión. Simplemente escúchalo y respétalo.

Tú decides ejercer o no la paternidad a larga distancia

El amor paternal no ve fronteras. Cuando alguna situación acaba alejando físicamente al padre del hijo, la distancia geográfica o emocional no  debería quebrar este vínculo. Pero esto requiere de un trabajo constante de tu parte.

Al final, la paternidad a distancia se da cuando el padre quiere estar realmente presente. Sin dejar que nada se lo impida ni que se encuentre a millares de kilómetros de distancia.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar