Todo lo que necesitas para un día de playa o piscina

Gladys · 24 mayo, 2016

A los niños les encanta divertirse bajo el sol y si hay agua para jugar, pues muchísimo mejor. Como madres debemos estar preparadas para que los pequeños disfruten al máximo de cada ambiente. En este post compartiremos contigo todo lo que necesitas para un día de playa o piscina.

La idea de ir a la playa o a la piscina, por lo general, genera expectativa y emoción en grandes y pequeños. De niños anhelábamos esos días en los que jugar en la arena o en los toboganes eran de diversión absolutamente garantizada.

De pequeños creemos que solo con empacar un bañador y nuestros juguetes estaremos más que listos para disfrutar nuestro día, pero las mamás sabemos que eso no es así.

Existen elementos que definitivamente no podemos olvidar en casa, que no se nos pueden escapar, así que el hacer una lista con lo que debes llevar facilitará tu estancia y la de tus pequeñines en la playa o en la piscina.

 Lo que no puedes olvidar para la playa o piscina

playa 1

A la hora de pasar el día bajo el sol es importante que no te falten los siguientes objetos:

  • Protector solar. Es de suma importancia proteger la piel de nuestros hijos con un producto que sea resistente al agua. Cuando se está en la playa o piscina los niños suelen exponerse al sol por horas, así que lo ideal es elegir un protector con alto nivel de protección y recordar aplicarlos al menos cada tres horas.
  • Agua y otras bebidas. Cuando se está bajo el sol por períodos largos es fácil deshidratarse, así que agua, jugos y bebidas refrescantes no pueden faltar en tu día de playa o piscina.
  • Ropa adecuada. Este punto también es vital, vestir a tus niños con las prendas aptas para resistir el sol y las largas horas de juego es fundamental. Los trajes de baño, shorts, franelas de algodón y camisas con protección UV resultan ideales.
  • Toallas. Esta es una de las cosas que nunca puedes dejar en casa, de hecho llevar una toalla adicional nunca está de más. Te ayudará a mantenerlos limpios y secos.
  • Juguetes. El típico set de pala, cubo y rastrillo es perfecto para la playa, los niños se divierten a más no poder armando grandes estructuras con arena, enterrándose en ella y construyendo grandes castillos.
  • Inflables. Flotadores y salvavidas resultan particularmente útiles para que los pequeños se entretengan por mucho tiempo, especialmente en la piscina, ya que en la playa es más complejo por el oleaje. En todo caso, lo más recomendable es que si usan algún tipo de inflable siempre estén bajo la supervisión de un adulto.
  • Snacks o meriendas saludables. A todos nos pasa, nos da mucha hambre en la playa o la piscina, así que lo más aconsejable es llevar pequeños bocadillos y snacks que aunque no son un plato fuerte, alimentan y satisfacen a tus hijos de la forma más saludable posible. Sándwiches, frutas frescas, y galletas son de las opciones más convenientes y fáciles de llevar.
  • Bolsas para desperdicios. Así como nos gusta disfrutar de ambientes limpios y ordenados, es necesario dejar los espacios que visitamos tal y como los encontramos o incluso mejor. 

Al retirarte de la playa o la piscina recoge la basura en bolsas y deposítala en los lugares aptos para ello, e involucra a tus niños en esa tarea

Niños conscientes y seguros 

playa 2

Hay aspectos que deberías considerar con tus retoños para que estén y se sientan seguros en todos los ambientes:

Si has elegido la playa como destino, habla con tu pequeño sobre la importancia de preservar los recursos naturales de nuestro planeta Tierra. El agua y la fauna son entidades que deben aprender a respetar y cuidar.

El tema seguridad también es otro punto especialmente relevante para tratar con tus hijos. Las playas, piscinas y balnearios suelen albergar una gran cantidad de personas, sobre todo si es un día feriado o es temporada de vacaciones escolares, por lo que mantenerlos siempre bajo supervisión es fundamental.

Es recomendable que converses con ellos para que te notifiquen si observan una situación incómoda o advierten la presencia de algún extraño muy cerca de ellos.

Y por último, pero no menos importante, aprovecha la ida a la playa o la piscina para despertar tu niño interior y divertirte junto a ellos. No te limites a dejar que ellos jueguen solos y echarles un ojo desde tu silla, compartan y construyan momentos juntos.