Libros infantiles para trabajar el miedo

13 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Es importante enseñar a los niños a comprender, aceptar y afrontar sus temores. Para ello, existen una serie de libros infantiles que pueden sernos de ayuda.

Para los más pequeños, las emociones pueden suponer un reto, en especial las negativas. Si no las comprenden, pueden sentirse confusos y desbordados. Y, si no les otorgamos las herramientas para manejarlas adecuadamente, es posible que sufran cuando estas aparezcan. Por ello, a continuación vamos a hablar de una serie de libros que nos ayudarán a trabajar el miedo con los niños.

Pensemos que los infantes están aprendiendo a vivir, están comenzando a experimentar sensaciones novedosas ante las que pueden encontrarse perdidos. Como adultos, hemos de facilitarles la tarea de acercarse a sus emociones y de darles un lugar apropiado en su mundo interno. Y, para ello, los libros infantiles constituyen un recurso excelente.

Libros infantiles para trabajar el miedo como emoción

Cuando tengo miedo

Este libro de Tracey Moroney forma parte de una colección encaminada a trabajar con los niños las distintas emociones. El cuento está protagonizado por un conejito que vive situaciones cotidianas que pueden generar miedo en los más pequeños.Niña con miedo infantil.

En sus páginas se narran los síntomas asociados a esta emoción, como el corazón acelerado, de forma que el niño sea capaz de identificarlos en sí mismo cuando ocurran y darles un significado. Además, transmite un mensaje positivo acerca de la función que cumple el miedo en nuestra vida y propone algunas estrategias para manejarlo.

Otros cuentos que siguen esta misma dinámica son El libro valiente y Ya no tengo miedo. Todos estos relatos favorecen la apertura de un diálogo con el niño para ayudarlo a comprender, normalizar y afrontar sus temores.

Cuentos para trabajar el miedo a situaciones específicas

Yo mataré monstruos por ti

Este conmovedor libro de Santi Balmes versa sobre uno de los temores más comunes en la infancia: el miedo a los monstruos. Este es el motivo por el que miles de niños sufren al apagar la luz cada noche para irse a dormir. No obstante, la narración no intenta convencernos de que los monstruos no existen. Por el contrario, adopta un enfoque proactivo animando al niño a observar sus temores desde otro prisma.

El relato cuenta la historia de Martina, una niña que no logra dormir porque teme a la civilización de monstruos que vive bajo sus pies y que solo ella escucha cuando todos se acuestan. Lo que Martina no sabe es que, en ese otro mundo, existe una pequeña monstruo con los mismos temores que ella. Una noche, finalmente, ambas entran en contacto y descubren que su miedo había sido infundado todo este tiempo.

Este fantástico libro explica a los pequeños que el miedo disminuye cuando tú te creces. Y, sobre todo, los alienta a hacer frente a sus temores; en ocasiones, algo nos asusta solo porque no lo conocemos.

Otros libros que versan sobre miedos específicos de la infancia son: Una tormenta de miedo, que trata sobre el temor a los fenómenos naturales; o Jack y la muerte, que ayuda a trabajar con los niños el temor a la enfermedad y la muerte.Niña con miedo a los monstruos de debajo de su cama, como en los libros infantiles.

Libros para trabajar el miedo y la ansiedad

No te vayas

La protagonista de este relato sufre ante los cambios y las despedidas; le cuesta mucho decir adiós. Sin embargo, a través de las páginas del libro, descubrirá que el cambio es parte de la vida, y que muchas veces es necesario para dar paso a experiencias mucho más bonitas y emocionantes.

Miedos y manías

Este libro infantil, junto con Tengo un dragón en la tripa, son dos de los títulos indispensables para abordar con los niños la vergüenza y el miedo al rechazo. Miedos y manías nos habla de una niña insegura que encuentra en su abuela todo un ejemplo de confianza y autoestima. Por su parte, Tengo un dragón en la tripa nos muestra la angustia y el pánico que siente el protagonista a hacer el ridículo en público.

Ambas narraciones enseñan a los niños a confiar en sí mismos, a amarse, aceptarse y animarse a lograrlo. Ofrecen la autoestima y la autoconfianza como la mejor cura ante el miedo a la opinión de los demás.

Como vemos, leer no solo puede proporcionar a los niños un agradable momento de ocio. También constituye una actividad idónea para sacar a la luz sus temores y aprender a hacerles frente de la mano de sus padres. Un niño que comprende su miedo y aprende estrategias para afrontarlo contará con una enorme ventaja en su vida.