La prueba de la glucosa para el embarazo

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre las pruebas de la glucosa para el embarazo: ¿Por qué son necesarias? ¿Cómo se realizan? ¿Qué población tiene más probabilidades de verse afectada y qué hacer si la prueba sale positiva?

La prueba de la glucosa para el embarazo es un examen de rutina que se les ordena realizar a las mujeres que se encuentran entre las semanas 24 y 28 de gestación. Su objetivo es descartar la patología llamada diabetes gestacional.

La diabetes gestacional, que se traduce como un nivel alto de azúcar en sangre, suele afectar a un porcentaje bajo de mujeres: no más del 5% de las embarazadas. Sin embargo, tiene una incidencia mayor en mujeres latinas, afrodescendientes, norteamericanas, asiáticas o las mujeres que cuenten con sobrepeso o muy malos hábitos alimenticios.

Pero  no debes asustarte: como mencionamos antes, es un examen de rutina y su ejecución no genera mayores molestias. A continuación, te diremos cómo se realiza e incluso incluiremos algunas recomendaciones en caso de que el resultado sea positivo.

La prueba de la glucosa para el embarazo

¿Por qué se debe realizar la prueba de la glucosa para el embarazo?

El motivo por el cual los especialistas indican a las mujeres gestantes que deben realizarse la prueba de glucosa para el embarazo es porque las alteraciones en el páncreas durante ese período son asíntomáticas.

Esto quiere decir que la madre no siente ninguna molestia particular vinculada a sus niveles de insulina. Por lo tanto, la única forma de determinar si está desarrollando o ya presenta diabetes gestacional, es a partir de la prueba.

¿Con qué parámetros se determina si los valores glucémicos están elevados?

Ahora bien, los parámetros para establecer si efectivamente una madre presenta niveles de glucosa anormales en sangre varían según el criterio del médico. No obstante, básicamente parten del siguiente lineamiento:

  • El médico de una mujer que presente en el examen sanguíneo un indice de 140 mg/Dl considerará que sus valores están elevados. A partir de ese primer test, el profesional le indicará que se realice una segunda prueba.
  • La segunda prueba, que se dirige a madres que presentaron un valor igual o mayor a 140 ml/Dl, consiste en tomar un líquido en ayunas que le será suministrado por el médico o directamente en el laboratorio. Si el resultado es mayor a 200 mg/Dl, podría concluirse que, efectivamente, la paciente padece diabetes gestacional.

La prueba de la glucosa para el embarazo ayuda a prevenir la diabetes gestacional, que es asintomática.

¿Cómo se realiza la prueba?

Para realizar esta prueba la madre no necesita pasar por una preparación especial. Al contrario, se le pide que una semana antes de asistir al laboratorio coma los alimentos que acostumbra a ingerir con regularidad. Esto garantizará que el examen refleje datos más exactos.

Existen dos tipos de test relacionados con la prueba de la glucosa para el embarazo. En la primera, la madre deberá tomar una bebida que contiene glucosa; luego de esperar una hora, se tomará una muestra de sangre para verificar cómo procesa el páncreas la ingesta de la bebida dulce.

Si los valores de esa primera prueba resultan elevados, entonces se le agendará otra cita para realizar un segundo examen en ayunas. En este, luego de ingerir la bebida azucarada, se tomarán al menos dos muestras en un lapso de tres horas.

“El motivo por el cual los especialistas indican la realización de esta prueba es porque las alteraciones en el páncreas durante ese período son asíntomáticas”

Posibles malestares durante la realización de la prueba

En la mayoría de los casos, las pacientes no sienten ningún tipo de malestar al realizarse la prueba de la glucosa para el embarazo. Solo en porcentajes muy bajos pueden sentir náuseas y algunas pueden llegar a vomitar; sobre todo si realizan la segunda prueba de descarte, que dura tres horas, ya que deben ingerir cantidades más altas de glucosa.

Es de vital importancia que la embarazada cumpla con los controles médicos, entre los cuales se encuentra la prueba de la glucosa para el embarazo.

Información general sobre la diabetes gestacional

Si luego de realizarte las pruebas se determina que efectivamente padeces diabetes gestacional, no debes perder la calma. Esta patología, en casi todos los casos, se presenta en el organismo solo hasta que finaliza el embarazo.

Pero eso no significa que no deba ser tratado; por lo tanto, se te asignará un plan alimenticio diferente por parte de tu médico o un nutricionista.

Es importante que luego sigas con detenimiento las indicaciones que te darán por el bien de la salud del feto; también porque se ha determinado que las madres que presentan diabetes gestacional y no cambian su estilo de alimentación corren el riesgo de mantener la enfermedad en su organismo.

Como conclusión, la prueba de la glucosa para el embarazo no es más que un test de rutina para confirmar que cuentas con un buen estado de salud mientras estas gestando. No olvides, finalmente, que la alimentación es la clave para una salud integral. 

Te puede gustar