¿Cuánta azúcar deben tomar los niños?

Proporcionar una buena cantidad diaria de alimentos ricos en azúcar mantendrá al niño en un estado energético estable y con buen ánimo para emprender cualquier actividad. Sin embargo, los excesos pueden generar complicaciones en la salud, tanto a corto como a largo plazo.

La alimentación de los pequeños de la casa siempre promueve interrogantes en los padres. La más común es cuánta azúcar deben tomar los niños. Intentamos arribar a una respuesta en el siguiente texto.

Este componente, si se introduce a la dieta diaria de una manera natural, ayudará a mantener a los chiquitos de la casa con un ritmo energético adecuado. Sin embargo, es necesario resaltar que la ingesta de azúcar de manera exagerada puede ser perjudicial para la salud.

El azúcar natural que está en las frutas no es igual al de las gaseosas. Este último es llamado azúcar añadida. Los niños no saben controlar los impulsos para comer; es deber de los padres vigilar su dieta.

El azúcar en las comidas diarias de los niños

La glucosa es un hidrato de carbono simple y se encuentra, generalmente, en la sacarosa que se consume a diario. Una vez ingerida, queda en el torrente sanguíneo y se traslada hacia el hígado para poder producir energía.

En tanto, el exceso se almacena y se va convirtiendo en grasa. Por esta razón, es de suma importancia vigilar cuanta azúcar deben tomar los niños. La dosis diaria recomendada para los pequeñines es de 17 gramos.

Los buenos hábitos alimenticios desde pequeños les acostumbrarán a mantener una alimentación balanceada en nutrientes y calorías hasta la adultez. Del mismo modo, un menú saludable es justo lo que necesitan para que su organismo crezca y se desarrolle de una manera saludable.

Por ese motivo, lo mejor es ingerir azúcares naturales que vengan de frutas o verduras; se deben evitar al máximo los alimentos industrializados, las golosinas y las bebidas gaseosas.

Hay que regular cuánta azúcar deben tomar los niños cada día para que no sufran problemas de salud en el futuro.

El azúcar y los alimentos en los niños

Muchas veces, se quiere complacer a los niños con alimentos comprados en el supermercado o tiendas. Por lo general, los padres desconocen cuánta azúcar deben tomar los niños, por lo que les permiten la ingesta sin control de estos productos.

Dichos alimentos suelen venir cargados de grasas saturadas y tienen un exceso de azúcares; si bien a los niños les encanta, son nocivos para su salud.

La dosis diaria de azúcar que deben tomar los niños es fácil de alcanzar consumiendo zumos de frutas o cremas de verduras. Una buena opción es la de combinar frutas y alternarlas en la semana; de esta manera, el niño se acostumbra a los sabores y se le abre más el apetito.

No se puede evitar que los pequeños consuman alimentos que contengan azúcar agregada. Estos aportan la energía que el pequeño necesita para realizar ciertas actividades.

Existe una serie de alimentos que se tienen en casa que poseen un alto nivel de azúcar y son muy atractivos para los pequeños. Estos se pueden incorporar a la dieta diaria siempre y cuando sus porciones sean controladas.

Un ejemplo de ellos son los yogures, las galletas —se deberían comer, como máximo, tres al día—, las sodas o los refrescos y la leche de fórmula.

“Es de suma importancia vigilar cuanta azúcar deben tomar los niños. La dosis diaria recomendada para los pequeñines es de 17 gramos”

Consecuencias del alto consumo de azúcar en los niños

El exceso de azúcar en el organismo es negativo para la salud de los infantes. Por eso, es importante saber cuánta azúcar deben tomar los niños.

Acostumbrarlos desde pequeños a ingerir comidas bajas de azúcar y sal ayudará a que valoren el sabor natural de los alimentos. Si un niño consume demasiada azúcar, su nivel de calorías será mayor en comparación con las que gasta en el día.

Si el consumo es en horas de la noche, probablemente se le dificultará conciliar el sueño. Como consecuencia, al día siguiente se despertará desanimado y con ganas de seguir durmiendo; todo esto interrumpe el normal desenvolvimiento de su jornada diaria. Además, provoca que se almacene grasa y comience a subir de peso.

Es importante conocer cuánta azúcar deben tomar los niños.

Por otro lado, el páncreas comienza a producir más insulina de la debida para absorber la cantidad de azúcar alojada en la sangre. Todo esto puede complicarse, producir una hipoglucemia y, en un caso muy extremo, diabetes infantil.

También se corre el riesgo de que el infante padezca enfermedades cardiovasculares, hipertensión y obesidad. La probabilidad de que desarrollen estos problemas aumenta por el abuso en el consumo de azúcar.

De la misma manera, los niños con sobrepeso están más propensos a resistir a la insulina, precursora de la diabetes tipo 2. Si el niño engorda en exceso, incrementará las células con la capacidad de almacenar más grasa; esto no se podrá reducir en el futuro.

Como conclusión, lo primordial es mantener una alimentación rica en vitaminas, minerales, proteínas y azúcares naturales. De este modo, se fortalecerá el crecimiento del niño sin perjudicar su salud.

Categorías: Hábitos alimentarios en los niños Etiquetas:
Te puede gustar