¿Qué hacer si mi hijo no quiere tomar leche de fórmula?

La alimentación infantil comienza con la leche materna, que aporta los nutrientes necesarios en esa fase de su vida. Para los casos en los que sea necesario complementarla o no sea posible amamantar al bebé, están los productos de fórmula.
¿Qué hacer si mi hijo no quiere tomar leche de fórmula?
Francisco María García

Escrito y verificado por el abogado Francisco María García.

Última actualización: 25 noviembre, 2022

Cuando, por el motivo que sea, se empieza a sustituir la lactancia materna por el biberón, puede ser que el niño no quiera tomar la leche de fórmula.

Los motivos pueden ser muy variados y las soluciones también ya que no es lo mismo este problema en un bebé de 6 meses que en un niño mayor.

Si estás a punto de cambiar el tipo de lactancia o padeces este problema con tu bebé, en el siguiente artículo conocemos más sobre las posibles razones y algunos consejos a tener en cuenta.

La lactancia materna y su sustitución por leche de fórmula

La leche materna es el mejor alimento para los bebés. Entre algunos de sus puntos fuertes se destaca la presencia de nutrientes, la fácil accesibilidad, la protección frente a infecciones o la mejora de la salud de los bebés a largo plazo.

Por ejemplo, un estudio de revisión revela que la incidencia de asma, dermatitis atópica y alergias alimentarias es bastante menor en aquellos niños  que recibieron lactancia materna.

La leche de fórmula no es aceptada por todos los bebés.

Los expertos señalan que este debería ser el alimento exclusivo durante los primeros seis meses de vida. A partir de esta edad, la leche materna sigue aportando gran parte de los nutrientes necesarios, pero no todos.

Por este motivo es necesario empezar a incorporar otros alimentos en lo que se conoce como alimentación complementaria.

Pero en ningún momento existe la obligatoriedad de sustituir la leche materna por una leche de fórmula. La decisión de seguir dando el pecho es algo personal que atañe a la madre, el bebé o al conjunto de la familia. Y esta puede alargarse hasta los 3 años o lo que los implicados consideren necesario.

No hay que olvidar que, por el momento, todos los datos muestran que siempre que sea posible, la leche materna debe ser prioritaria.

Y que incluso existen códigos para regular el marketing y la publicidad de las leches de fórmula o sustitución que podrían acabar desplazando la primera.



¿Cuándo introducir la leche de fórmula?

Como hemos visto, la lactancia materna es la forma más aconsejada de alimentar a un bebé. Sin embargo no todas las madres pueden o quieren implementarla. 

Algunas circunstancias médicas no son compatibles con la toma de leche materna. Este sería el caso de la toma de ciertos medicamentos, la existencia de determinadas enfermedades padecidas por la madre o una cantidad insuficiente de leche (entre otras variables).

A veces las razones médicas pueden ser permanentes o solo temporales. Incluso es posible que en ocasiones sea posible ofrecer leche materna extraída y administrada con biberón.

En el caso de los bebés, las razones por las que se podría aconsejar dar o reforzar con leche maternizada son las siguientes:

  • Galactosemia.
  • Alergia a las proteínas de la leche de vaca.
  • Retraso en la ganancia de peso.
  • Reflujo.

Cuando esto sucede, o cuando por decisión personal se prefiere la lactancia artificial, es necesario administrar leche de sustitución a los bebés.

Asimismo, esta puede ser requerida en el momento del destete, que también debe responder a una decisión personal de la madre o del núcleo familiar. Las situaciones más comunes son las siguientes:

  • Los niños empiezan a perder interés por la leche materna a medida que conocen e incorporan alimentos nuevos en la dieta.
  • Las madres se reincorporan a sus puestos de trabajo y no se puede compatibilizar con la lactancia.
  • Existen dudas acerca de la capacidad de la leche materna para nutrir de forma adecuada.

Cuando llega el momento del destete se elegirá una leche de fórmula si el bebé tiene menos de 12 meses. Las tomas de biberón se complementarán con la introducción de sólidos.

En cambio, si los niños ya han cumplido un año de edad, los expertos señalan que ya están a punto para tomar leche de vaca entera o una bebida de soja sin azúcar añadido y fortificada. Por lo tanto a esta edad no sería obligatorio elegir una leche de fórmula o de continuación.

¿Es habitual que el bebé rechace la leche de fórmula?

Suele ser una situación habitual que el bebé que antes pasó por un periodo de amamantamiento no quiera tomar la leche de fórmula o le cueste acostumbrarse a ella. Para muchos pequeños, el cambio del pecho al biberón suele conllevar algunas dificultades.

La adaptación de la succión al nuevo recipiente puede exigir un periodo de acomodación en el niño; requiere que el pequeño se familiarice con el hecho novedoso y que renuncie, a la vez, a la exclusividad del pecho materno.

Algunos consejos sencillos de aplicar pueden facilitar la habituación del pequeño al biberón:

  • Si usa chupete, busca una tetina que sea similar en tamaño y textura. Luego prueba a dársela con esta función mientras se familiariza con ella. Si no le gusta, intenta cambiársela antes de darte por vencida.
  • Coloca un poco de leche materna en la tetina. Así es más probable que el bebé adquiera el gusto, pero ten cuidado de no hacerlo todo el tiempo ya que puede generar una mala costumbre.
  • Como la leche materna es tibia, conviene que la fórmula tenga una temperatura parecida.
  • Practica la transición de forma gradual combinando tomas de leche materna con biberón. Para estas últimas es preferible elegir aquellas menos críticas como media mañana o media tarde.
  • Crea un clima agradable y relajado, de tal manera que el bebé no encuentre fuentes de estrés que dificulten su alimentación.
  • Pueba a que sea el padre u otra persona de su círculo quien le suministre el biberón.
  • Dale para tomar varias veces al día, no solo cuando parezca hambriento. La idea es que se vaya acostumbrando poco a poco.
  • Tendrás que adaptarte a una nueva postura que sea cómoda tanto para ti como para tu hijo/a. Es importante que intentes simular la lactancia natural, por lo que el contacto piel con piel es importante al principio.

En cualquier caso lo más destacable es tener paciencia ya que esta situación va a ser solo temporal. En ningún caso se aconseja agregar sustancias a la leche para hacerla más atractiva a los niños. 

Asimismo en el caso de niños mayores de 1 año cabe recordar que no es obligatorio ofrecer leche (de vaca ni maternizada) y que los nutrientes que esta contiene pueden aportase a través de otros alimentos.



 

Los cereales se suelen introducir a la dieta del bebé a los pocos meses de vida

 

Varios intentos para incorporar la leche de fórmula al bebé

La Asociación Española de Pediatría explica que los niños suelen cambiar sus rutinas y gustos a lo largo de su infancia. Por tal motivo, los adultos no deben preocuparse en exceso si tras varios intentos su hijo sigue sin querer tomar leche.

Un niño que no tenga intolerancia a la lactosa puede comenzar a tomar leche tras varios intentos.

Esta asociación también aconseja a los padres reemplazar la leche por otros alimentos que contengan sus mismos nutrientes.

 

Te podría interesar...
¿Qué son las leches de crecimiento?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Qué son las leches de crecimiento?

Las leches de crecimiento son un producto que se elabora a partir de la leche de vaca para cubrir las necesidades de los niños a partir de un año.



  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Destete. Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Febrero 2022.
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Contraindications to breastfeeding expressed breast milk to infants. Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Marzo 2022.
  • Cilleruelo, M; Calvo, C. Alimentación infantil. Fórmulas adaptadas para lactantes y modificaciones actuales de estas. An Pediatr Contin 2004;2(6):325-38.
  • Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia Reino Unido (UNICEF United Kingdom). The international code of marketing of breastmilk substitutes.
  • G. Tamayo López, A. Sáenz de Urturi, M.R. Hernández Sáez, C. Pedrón Giner, M.D. García Novo. Fórmulas infantiles especiales. An Esp Pediatr 1997;47:455-465. [En línea] Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/anales/47-5-2.pdf.
  • Medline Plus. Fórmulas para lactantes. Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Mayo 2021.
  • NHS. Breastfeeding. National Health Service United Kingdom.
  • Nuzzi G, Di Cicco ME, Peroni DG. Breastfeeding and Allergic Diseases: What's New? Children (Basel). 2021 Apr 24;8(5):330. doi: 10.3390/children8050330. PMID: 33923294; PMCID: PMC8145659.
  • World Health Organization. Information note: Clarification on the clarification of follow-up formulas for children to 3-36 months as breastmilk substitutes. 2018.