¿Cuánto dura la leche materna congelada?

La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante las primeras etapas de su vida. Te vamos a enseñar cuánto tiempo es posible congelar este alimento.
¿Cuánto dura la leche materna congelada?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 10 octubre, 2022

La leche materna es el mejor alimento para las primeras etapas de la vida de un ser humano. Ahora bien, su disponibilidad no es ilimitada. Además, no siempre es posible dar el pecho o realizar una extracción, por lo que se recurre a métodos de conservación de la misma. En este sentido, es bueno que sepas cuánto dura la leche materna congelada.

Antes de comenzar, queremos hacer hincapié en la necesidad de ofrecer lactancia materna hasta que se cumplen los primeros 12 meses de vida. De este modo, se reducirán los problemas autoinmunes como las alergias, además de otras patologías crónicas que se pueden desarrollar a lo largo de la vida.

Métodos de conservación de la leche materna

Existen varios métodos de conservación posibles para la leche materna. Los siguientes son algunos de ellos:

  • A temperatura ambiente: en este caso, la leche mantendrá sus condiciones durante un período de entre 6 y 8 horas. A partir de aquí habrá que evitar consumir el alimento. Lo mismo sucede si supera en algún momento la temperatura de 25 grados.
  • En el frigorífico: allí podrá conservarse durante 3 o 5 días, mientras que no se exceda una temperatura de 4 grados.
  • Congelada: en este caso, el tiempo de duración aumenta considerablemente. Es posible mantener la leche materna durante 4 o 6 meses, de acuerdo con la temperatura a la que se mantenga. Eso sí, una vez que se retira del congelador habrá que consumirla antes de 2 horas o antes de 24 si se mantiene a una temperatura inferior de 4 grados.
La leche materna puede durar entre 4 y 6 meses si se conserva en el congelador. En caso de guardarse en la nevera, deberá consumirse antes de los 3 o 5 días.

Formas de congelación

Lo mejor para congelar la leche materna es utilizar bolsitas individuales. Esta es la manera más práctica, ya que permite racionar el alimento, conseguir almacenarlo en su totalidad y ocupar poco espacio. No obstante, siempre es posible guardar la leche en recipientes de cristal que indiquen que son aptos, para asegurar que se cumple con una serie de medidas higiénicas.

A la hora de introducirla en el electrodoméstico, lo más adecuado es reservarle un sitio en el fondo para que al abrir la puerta no se experimente una variación de la temperatura. Asimismo, es clave etiquetar la fecha y la hora de la extracción para saber cuándo caducará.

Es posible que la leche materna congelada cuente con un mal sabor en el momento de su consumo. Si esto es así, habrá que escaldarla en una cazuela de forma previa para destruir la enzima lipasa, que es la causante de esta característica organoléptica. De todos modos, y según un estudio publicado en la revista Breastfeeding Medicine, el rechazo de los niños a la leche congelada puede no deberse solo a la presencia de la enzima.

Métodos para descongelar la leche materna

Es importante poner en marcha unos buenos métodos para descongelar la leche materna. A continuación, te contamos cuáles son las posibilidades.

Colocarla en el frigorífico

El primero de los métodos a implementar para descongelar la leche materna consiste en dejar el alimento durante 12 horas en el frigorífico. Eso sí, una vez que se saca de la nevera deberá ser consumida en un plazo de 2 horas. De lo contrario, se estropeará.

Una de las formas más sencillas para descongelar la leche materna es colocarla debajo de un grifo con agua caliente. Se recomienda no utilizar el microondas para realizar este proceso.

Ponerla en agua caliente

También, cabe la opción de calentar la leche materna al baño maría o debajo de un grifo con agua caliente. Lo que nunca se debe hacer es introducir es el alimento en el microondas, ya que se podría calentar de forma desigual y generar quemaduras en la boca del bebé.

No volver a congelar la leche

Una vez descongelada, tampoco se debe volver a congelar la leche ni conservarla de cualquier otro modo. Si no se consume en el margen establecido, la única opción que queda es tirarla. Ahora bien, es importante tener en cuenta que el congelado no altera las propiedades nutricionales del alimento, tal y como lo evidencia una investigación publicada en la revista Jornal de Pediatría.

Es posible congelar la leche materna para alagar su vida útil

Como has visto, cabe la opción de congelar la leche materna para conservar el alimento durante más tiempo. Eso sí, habrá que poner en marcha unas buenas prácticas para ello. De lo contrario, el producto podría degradarse. Asimismo, es clave descongelar la leche correctamente para evitar que se estropee.

No olvides que siempre es posible acceder a los bancos de leche materna, donde el producto ya se encuentra congelado para facilitar su conservación y distribución. Esta resulta ser una excelente opción para alimentar a aquellos niños cuyas madres cuentan con dificultades en la producción de alimento. Eso sí, en algunos casos podrían experimentarse rechazos.

Te podría interesar...
6 útiles para la alimentación del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 útiles para la alimentación del bebé

Los útiles para la alimentación del bebé resultan ser grandes aliados de los padres a la hora de proporcionar correctamente la comida al niño.



  • Pitino, M. A., Stone, D., O'Connor, D. L., & Unger, S. (2019). Is Frozen Human Milk That Is Refused by Mother's Own Infant Suitable for Human Milk Bank Donation?. Breastfeeding medicine : the official journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 14(4), 271–275. https://doi.org/10.1089/bfm.2018.0193
  • Borges, M. S., Oliveira, A., Hattori, W. T., & Abdallah, V. (2018). Quality of human milk expressed in a human milk bank and at home. Jornal de pediatria94(4), 399–403. https://doi.org/10.1016/j.jped.2017.07.004

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.