La ira en los adolescentes: tipología y factores influyentes

Lorena González · 5 diciembre, 2018
Es habitual que los adolescentes experimenten situaciones de ira, pero hay que controlar que no se vuelva algo habitual que influya en su vida y en su desarrollo normal

Las relaciones con los demás son fundamental para todas las personas. Por eso, a medida que un niño va creciendo en la sociedad procede a descubrirse y se va moldeando como persona. Empieza a crear su personalidad, a generar percepciones y sentimientos de todo tipo, entre ellos, la ira en los adolescentes.

La importancia de sus influencias

Es algo normal. La etapa de la adolescencia no es tan fácil. En esa etapa están percibiendo cambios tanto físicos como psicológicos, y tratando de conocerse, de identificar sus gustos y características.

A medida que el adolescente crece en la sociedad humana, va adquiriendo su personalidad. De hecho, la música, la televisión, los compañeros y la familia puede influir en la clase de persona que será. Incluso, cuando la persona crece y se le excluye o no tiene mucho contacto con otras personas (no socializan) puede empezar a crecer prejuicio y desconfianza en él.

Los adolescentes pueden llegar a actuar con ira, de manera negativa y agresiva al contacto con los demás, porque nunca aprendieron a convivir o a tener tolerancia hacia lo que los demás piensan o hacen.

Tratar con los adolescentes

Tipos de ira en los adolescentes

1. Ira externa

Puede reconocerse fácilmente ya que son aquellas en la que los adolescentes demuestran su cólera. Esto trae como resultado que sean agresivos y disruptivos, haciendo que tengan problemas en su rendimiento sea académico o de cualquiera otra índole. Pueden tener buena relación con personas del mismo sexo, sin embargo, no suele ocurrir lo mismo con sus familiares o personas del otro sexo. Esta clase de ira les impide tener una estabilidad emocional, puesto que viven cambiando de humor todo el tiempo y por cualquier factor.

2. Ira interna

En este caso, los adolescentes suelen ocultar su ira. Esto trae varios resultados, algunos positivos y otros no tanto. Por ejemplo, aquellos adolescentes que reprimen su ira suelen ser más retraídos y aislados. De hecho, aunque no se les separa tampoco se les suele admitir del todo en los grupos. Se les suele hace más fácil establecer una comunicación y amistad con personas del otro sexo. Tampoco son muy independientes, viven en conformidad a su familia.

3. Ira controlada

Por último, los adolescentes que presentan este tipo de ira tratan de resolver los problemas calmadamente. Estos tienen buena relación tanto con sus familiares como con personas del mismo sexo y del opuesto. Sin embargo, estos tienen una mejor relación con sus amigos que con sus padres, algo natural por las diferentes maneras de ver las cosas entre el adulto y el adolescente.

¿Qué postura deben tomar los padres cuando un hijo responde mal en clase a sus profesores?

Ya que su relación con los padres es mejor que en los casos anteriores, estos perciben un mejor ambiente familiar, puesto que encuentran en él la satisfacción de encontrar fuertes necesidades afectivas. Todo esto trae como resultado que estos adolescentes tengas mas cualidades positivas y que estén dispuestos a demostrar más compresión hacia los demás.

Los adolescentes que tienen esta clase de ira suelen ser mucho mas estables emocionalmente que los anteriores, haciendo así que posean una mejor salud mental y a su vez física.

Factores que influyen en la ira de los adolescentes

La ira que puedan presentar estos adolescentes se puede deber a dos factores principales: un suceso negativo que marcó su vida en su niñez o adolescencia, o por un conflicto y quizás un factor de contratiempo momentáneo.

Sin importar cuál sea el motivo, los padres pueden ayudar a sus hijos adolescentes a eliminar o disminuir la ira. Ayúdalos a canalizar esa energía negativa y a transformarla en positiva. Quizás mediante un deporte, mediante música o tocando algún instrumento musical, conversando con ellos, poniéndote en su lugar, etc.

  • Claes, M., Lacourse, E., Ercolani, A., Pierro, A., Leone, L. & Presaghi, F. (2005). Parenting, Peer Orientation, Drug Use, and Antisocial Behavior in Late Adolescence: A Cross-National Study. Journal of Youth and Adolescence, 34, 5, 401-411. doi: 10.1007/s10964-005-7258-8
  • Funes, J. (2009). 9 ideas clave para educar en la adolescencia. Barcelona: Graó Ediciones
  • Inglés, C. J., Torregrosa, M. S., García Fernández, J. M., Martínez-Monteagudo, M. C., Estévez, E., & Delgado, B. (2014). Conducta agresiva e inteligencia emocional en la adolescencia. European Journal of Education and Psychology. https://doi.org/10.1989/ejep.v7i1.150