La inteligencia sensoriomotriz

En la etapa de la inteligencia sensoriomotriz, el niño se da cuenta de su potencial, su rol individual y también de su posible papel dentro de un grupo.

El psicólogo suizo Jean Piaget definió la inteligencia sensoriomotriz como una de las etapas del desarrollo infantil. En esta fase, los bebés comienzan a percatarse del mundo que los rodea a través de sus sentidos y movimientos.

¿Qué es la inteligencia sensoriomotriz?

La inteligencia sensoriomotriz es una de las etapas del desarrollo infantil que han sido analizadas exhaustivamente en los últimos años. Se encuentra inmersa dentro de la teoría del desarrollo, la cual termina por definir, a su vez, el desarrollo cognitivo del infante.

Piaget precisó cuatro etapas: la sensoriomotriz, la preoperacional, la operativa y la operativa formal. La etapa sensoriomotriz es la que se desarrolla desde el nacimiento del bebé hasta los dos años de edad.

Es durante este periodo de tiempo cuando el pequeño comienza a darse cuenta del mundo que lo rodea. Todos sus sentidos y movimientos evolucionan para desarrollar el conocimiento y la interacción con el entorno.

En muchas ocasiones, los adultos no le dan la importancia necesaria a esta etapa de la vida. Sin embargo, es importante que sepan que es justamente durante este ciclo cuando ocurre un progreso mental extraordinario. No en vano se trata de la primera fase del desarrollo cognitivo.

El desarrollo de la inteligencia sensoriomotriz

Tal y como se explicó anteriormente, la inteligencia sensoriomotriz se desarrolla desde el nacimiento hasta los dos años. Durante este período de tiempo aparecen los primeros hábitos sin intencionalidad. Es decir, el niño todavía no se percibe como un individuo dentro de un grupo, sino solamente a sí mismo.

La inteligencia sensoriomotriz es una de las etapas del desarrollo infantil que han sido analizadas exhaustivamente en los últimos años.

Es también en esta primera fase cuando el pequeño comienza a experimentar las llamadas acciones circulares. Este tipo de acciones son las que el bebé hace centrado en su propio cuerpo; por esa razón son consideradas como primarias.

“La etapa sensoriomotriz se desarrolla desde el nacimiento del bebé hasta los dos años de edad”

Una de las primeras acciones circulares que desarrolla el niño es la de succión. Al nacer, es un reflejo para succionar el pecho de la madre; sin embargo, después comienza a hacerlo con otros objetos como los dedos, el chupete o incluso sus juguetes.

A través de esta acción, el bebé comienza a crear un hábito y a conocer texturas y sabores; es decir, también desarrolla el conocimiento.

Los sentidos, los movimientos y las emociones son los grandes protagonistas de la inteligencia sensoriomotriz.

¿Cómo se construye la inteligencia sensoriomotriz?

Esta etapa del desarrollo se construye a partir del reflejo. No obstante, estos no se repiten continuamente sin más. Al contrario, el bebé va agregando nuevos reflejos y, con ello, elementos mucho más amplios. Estos, a su vez, permiten diferencias progresivas.

Los movimientos son claves en esta etapa. De hecho, cuando el lactante realiza un movimiento interesante, suele repetirlo nuevamente, pero siempre agregándole nuevos elementos. Estos movimientos conocidos como reacción circular son fundamentales para el desarrollo sensoriomotor.

Es importante recordar que, según este autor, la inteligencia aparece mucho antes que la capacidad de hablar. Se genera en esta etapa de la vida una conducta intencional, así como también combinaciones mentales, imágenes simbólicas y representaciones mentales.

La inteligencia sensoriomotriz incluye la incorporación de nuevos movimientos.

La importancia de la inteligencia sensoriomotriz

Esta etapa es, sin lugar a dudas, una de las bases más importantes del desarrollo sensorial, motriz e intelectual del ser humano. Durante esta fase de la vida del niño ocurre una evolución hasta que el bebé desarrolla una conducta intencional.

Este tipo de conducta incluye un esquema transitivo y un esquema móvil. Por ello, resulta primordial que los padres estimulen a sus hijos con ejercicios y juegos especialmente diseñados para este periodo.

El bebé desde sus comienzos hará reflejos a los que posteriormente incorporará nuevos elementos. Estos traerán a su vez nuevos resultados, que le permitirán al bebé experimentar y desarrollar su inteligencia. De esta forma, el pequeño pasa de un movimiento reflejo como la succión a generar hábitos y relacionar objetos.

La inteligencia sensorial y motriz forman parte del esquema de desarrollo presentado por el psicólogo suizo Jean Piaget. Es la primera etapa de cuatro que conforman la inteligencia cognitiva.

“Durante la fase de la inteligencia sensoriomotriz ocurre una evolución hasta que el bebé desarrolla una conducta intencional”

No hay que olvidar que los primeros dos años de vida son primordiales para el desarrollo óptimo del niño. Por este motivo es muy importante que los padres estimulen a sus hijos de la forma adecuada. Así, les darán todas las herramientas y elementos para impulsar y desarrollar su inteligencia.

Categorías: Psicología infantil Etiquetas:
Te puede gustar