La importancia de lavarse las manos

El caso de una beba de Menphis conmovió al mundo y demostró la importancia del lavado de manos. ¿Por qué se trata de una práctica fundamental para la salud? ¿Cómo y cuándo lavarse las manos?

El desgarrador caso del padre que compartió en las redes sociales la foto de la experiencia dramática que le tocaba atravesar junto a su beba internada, logró crear conciencia en los demás padres, demostrando la importancia de lavarse las manos antes de coger a un bebé.

Es el caso de una pequeña de Memphis que contrajo meningitis, por lo cual debió ser hospitalizada y, en ese mismo lapso, se infectó con un virus inter-hospitalario denominado ‘Respiratorio Sincitial’, culpable de gran parte de las enfermedades respiratorias en niños, el cual puso en riesgo la vida de esta niña.

Por eso, a través de esta iniciativa, los padres decidieron destacar la imperiosa necesidad de lavarse las manos con frecuencia, además de evitar compartir utensilios para comer o beber a fin de alejar posibles contagios que puedan desembocar en tragedias familiares.

A continuación te explicamos por qué es tan importante lavarse las manos antes de cargar a tu hijo, especialmente si se trata de un bebé prematuro, recién nacido o enfermo. Ya verás que se trata de una técnica sanitaria infalible tanto para padres como para niños.

Lavarse las manos, ¿para qué?

Lavarse las manos es un hábito de higiene indispensable para grandes y chicos. Así, antes de alzar a nuestros bebés, llevamos a cabo esta medida, igual que trasmitimos a nuestros hijos desde corta edad esta práctica frecuente y como parte fundamental de cada rutina.

De este modo, prevenimos la transmisión de resfriados, gripes y demás enfermedades e infecciones, aun viviendo rodeados de virus, bacterias y gérmenes en la escuela, trabajo y hogar. No subestimes la importancia de lavarse las manos: los segundos invertidos en el lavamanos, ahorran consultas médicas.

Además, habrás notado que los niños suelen tocarlo todo: suelo, paredes, tierra, mascotas y todo tipo de superficies y desechos de la vía pública. Es decir, los menores viven en contacto permanente con diversos focos de contaminación.

Pero el problema va más allá aún de ese simple contacto, pues estos chicos luego tienden a llevar sus manos a la boca, comer con ayuda de las manos o simplemente tocar a otros niños, trasmitiendo y contrayendo millones de bacterias o virus que causan enfermedades.

61c8b6678eb41bdd469a8bf8cbfcc5a3

¿Cuáles son las fuentes de contagio?

Estos organismos como virus, gérmenes y bacterias pueden trasmitirse de diferentes maneras, preferentemente al tocar manos sucias o cambiar pañales sucios. Sin embargo, es posible también propagar estos odiosos “bichos” mediante:

  • Agua o comida contaminada
  • Gotitas expulsadas durante la tos o el estornudo
  • Superficies contaminadas
  • Flujos corporales de una persona enferma

A su vez, si la criatura recoge algún organismo de alguna de estas fuentes de propagación, puede infectarse frotándose los ojos, la nariz o la boca. Lo peor del caso es que, una vez enfermo, en cuestión de días el resto de la familia se contagiará, por lo cual contraerá esa misma enfermedad.

Lavarse las manos, la primera línea de defensa

Los especialistas sostienen que lavarse la manos adecuadamente es la primera línea de defensa frente a todo tipo de enfermedades infecciosas, entre las cuales se encuentran nada menos que meningitis,bronquiolitis, influenza, hepatitis A y diarreas.

UNICEF afirma que con el simple acto de lavarse las manos antes de comer o después de ir al baño, podrían reducirse a la mitad las muertes infantiles por diarrea, además de reducir considerablemente los casos de infecciones respiratorias, primera causa de muerte en niños menores de cinco años.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que, para disminuir riesgo de contagio, resulta menester establecer un lavado de manos constante como regla y rutina, pero especialmente:

  • Antes de cocinar y comer
  • Después de ir al baño
  • Después de manipular alimentos (carnes, frutas y verduras)
  • Luego de limpiar la casa
  • Tras un contacto con animales
  • Posteriormente de visitar amigos o familiares enfermos
  • Luego de sonarse la nariz, toser o estornudar
  • Al ingresar a casa
2cf92bfd0581e37b7853f2f6072521cd

¿Cómo deben lavarse las manos?

El lavado de manos debe realizarse con abundante agua tibia y jabón, preferentemente sanitizante o desinfectante, y debe durar entre 40 y 60 segundos. Para ello, es fundamental llevar a cabo los siguientes pasos básicos de higiene personal:

  • Mojarse las extremidades
  • Colocar dos gotas de jabón
  • Frotar las manos entre sí, llegando a la altura de los codos
  • Con movimiento circular, lavar cada uno de los dedos
  • Limpiar las zonas comprendidas entre los dedos
  • Si hay suciedad debajo de las uñas, limpiarlas con un cepillo de uñas blando
  • Enjuagar las extremidades retirando restos de suciedad y células muertas, además del excedente de jabón
  • Secar las zonas mojadas haciendo uso de una toalla limpia o apelando a paños de papel descartable

Una buena opción cuando no estamos en el hogar son los geles antibacteriales desinfectantes o bien el alcohol en gel, puesto que estos productos limpian las manos sin agua ni jabón, mas protegiéndonos de posibles enfermedades.

Y tú, ¿conocías la importancia del lavado de manos? ¿Respetas ese simple acto higiénico tan beneficioso para la salud? ¿Incorporarás esta práctica en la rutina diaria de tus hijos?

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar