La importancia del juego dramático durante la infancia

El juego dramático es un tipo de juego donde los niños aceptan y asignan papeles y luego actúan según estos. Durante el juego dramático quedan eliminados los límites  de la realidad y los niños pueden hacerse pasar por alguien o algo diferente de sí mismos, dramatizando situaciones y acciones diversas en función del papel que han elegido o les ha sido asignado.

Los expertos coinciden en que el juego dramático es una parte integral del desarrollo durante la primera infancia. A través del juego dramático, los niños aprenden una gran variedad de habilidades. De hecho, la Asociación Internacional para la Educación de la Infancia ha declarado que el juego es una parte natural del desarrollo de la infancia que no puede ser sustituida por la interacción adulto. Esto significa que incluso la instrucción de adultos no puede reemplazar la experiencia valiosa que los niños adquieren a través del juego, el juego dramático en concreto.

Qué aprenden los niños a través del juego dramático

El juego dramático forma parte  del proceso de aprendizaje y desarrollo integral del niño, ya que le permite desarrollar habilidades en áreas muy diversas, como el pensamiento abstracto, la alfabetización, las matemáticas o las habilidades sociales, entre otras. Además, durante el juego dramático, los niños tienen la oportunidad de modificar escenas de su propia vida, es decir, pueden reinventar escenas que podrían tener lugar en otras áreas.

niño jugando

Concretamente, el juego dramático permite al niño lo siguiente:

Los niños aprenden acerca de sí mismos y el mundo:  

Las experiencias de juego dramático son algunas de las primeras maneras en que los niños aprenden acerca de sus gustos y disgustos, sus intereses y sus capacidades. Experimentan con juegos de rol y trabajan para dar sentido de lo que han observado.

Los niños trabajan cuestiones que les crean confusión o les dan miedo:

A través del juego dramático los niños exploran las cosas que les asustan o les confunden, así como las cosas nuevas. A través de estos juegos de rol, los niños se sienten más cómodos y preparados para los eventos de la vida.

Los niños desarrollan importantes habilidades de pensamiento de orden social y de mayor complejidad:

El juego dramático es mucho más que simples actividades de juego. Se requiere de estrategias avanzadas de pensamiento, comunicación y habilidades sociales. Con los juegos de simulación, los niños aprenden a hacer cosas como negociar, tener en cuenta las perspectivas de otros y transferir conocimiento de una situación a otra, equilibrar sus propias ideas con los demás, desarrollar un plan y actuar en consecuencia, explorar el simbolismo, expresar y escuchar pensamientos e ideas, asignar tareas y roles y sintetizan información e ideas diferentes.

Los niños aprenden a cultivar la inteligencia social y emocional:

Cómo nos relacionamos con los demás es la clave de nuestro éxito en la vida y de la felicidad. Saber leer las señales sociales, reconocer y regular las emociones, negociar y tomar turnos y participar en una actividad a largo plazo son habilidades y capacidades que se exploran en el juego dramático.

Los niños sintetizan conocimientos y habilidades:

Los niños necesitan oportunidades para combinar sus habilidades y conocimientos. El juego dramático es una forma ideal de hacer esto.

Ideas para potenciar el juego dramático en los niños

Los padres pueden animar y estimular el juego dramático en los niños para potenciar sus habilidades de aprendizaje y desarrollo, sino también para conocerlos mejor y descubrir sus miedos, sus intereses e incluso aquellas áreas en las que el niño necesita más estimulación.

niño dramatizando con marionetas

A continuación vemos algunas actividades y consejos para potenciar el juego dramático en los niños.

Recrear historias: Invita a tu hijo a recrear su historia favorita y luego a crear su versión personal o incluso a modificarla. Durante el juego impulsa sus ideas haciendo preguntas que provoquen respuestas no conocidas o alternativas.

Proporcionar muñecos y marionetas: Asegúrate de que tu hijo tiene un amplio acceso a cosas como muñecas, animales de peluche o muñecos, que pueden ser comprados, creados por ellos mismos o creados en casa. A través del juego dramático los niños atribuyen fácilmente sentimientos e ideas a sus muñecos y, a menudo los usan para expresar, explorar y resolver sus propias ideas, pensamientos y sentimientos.

Crear un kit dramático: Almacena en una caja o similar diferentes elementos que puedan servir al niño para alimentar su juego dramático, como muñecos, disfraces, elementos para crear decorados, etc.

 

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar