10 juegos de mímica para niños

¿Sabes que puedes expresarte sin hablar y todos te van a entender igual? Te enseñamos cómo hacerlo.
10 juegos de mímica para niños
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz.

Última actualización: 23 enero, 2022

El lenguaje corporal es complementario del verbal y una gran herramienta para que los peques puedan expresarse y trabajar su motricidad al mismo tiempo. Y una buena forma de desarrollarlo es por medio de los juegos de mímica para niños.

A continuación, te acercaremos diez propuestas de juegos para que elijas la que más te guste y ¡que comience la diversión!

Juegos de expresión corporal para niños

El primer objetivo del juego es la diversión, pero si bien esto es importante no es lo único que obtienen los pequeños al jugar. En este caso, también pueden desarrollar la imaginación, la creatividad, la motricidad y la comunicación social. Y como toda actividad lúdica, es un medio de expresión de sentimientos y emociones que les permite a los infantes aprender a gestionarlas sanamente.

Así que, toma lápiz y papel y aprovecha la tarde lluviosa para jugar con tus niños a pura risa.

1. Adivinen… ¿qué animal soy?

¡Imitar animales es una de las cosas que a los niños más les divierte!

Este juego consiste en preparar unos papeles con nombres de animales y que cada niño saque uno en su turno para hacer la mímica correspondiente. A continuación, debe imitar al animal por medio de la expresión corporal y los gestos.

Imitar cómo salta un canguro, cómo se arrastra una serpiente o cómo baten los brazos las gallina son algunas de las alternativas propuestas para llevar adelante. Finalmente el grupo que adivine el animal, gana un punto.

nino pequeno imita la epresion de un leon con mimica charadas manos garras

2. La caja de las emociones

Representar con mímica las diferentes emociones (enojo, alegría, miedo o sorpresa) es un juego divertido y sumamente útil para que los niños puedan reconocer las propias emociones y las de los demás.

Solo se necesita una caja con dibujos de las emociones. El primer niño debe sacar una carta y usar las expresiones corporales y los gestos para representarlas. El resto debe adivinar de qué emoción se trata.

3. Hoy vamos a aprender…

Este juego de mímica puede adaptarse a las diferentes situaciones, como las tareas cotidianas, ya sean escolares o domésticas.

Por ejemplo, hacer la mímica de cocinar, de lavar y de colgar la ropa, de ordenar el cuarto o de pintar las paredes de la casa. También, imitar a la maestra mientras enseña la lección en el pizarrón.

“La palabra no es necesaria para expresar lo que se siente en el corazón”.

-Marcel Marceau-

4. ¿Te gustan los deportes?

Otro juego que tiene muchas variantes es el de representar los deportes. La natación, el baloncesto, el fútbol, el balonmano, la escalada, el remo y tantos otros pueden hacer su aparición en la sala de tu casa.

Lo mejor de este tema es que le permite a los niños trabajar su motricidad gruesa mientras imitan los movimientos de las diferentes prácticas y ejercicios.

5. Tengo una sensación…

Los sentidos son órganos fundamentales para establecer la conexión entre nuestro cuerpo y el entorno que nos rodea. Y también, nos permiten usarlos para crear un juego con mímica.

La dinámica es simple, pues mientras un niño recrea las distintas sensaciones el resto de los peques deben adivinarlas.

Algunas de las sensaciones más divertidas son las siguientes:

  • Táctiles: frío, calor, dolor.
  • Olfatorias: el aroma de la comida casera o el de una flor recién recogida.
  • Auditivas: un perro que ladra, un pitido fuerte, el llanto del bebé.
  • Visuales: un destello de luz que encandila, un barco lejano en el horizonte.
  • Gustativas: el sabor dulce, amargo o ácido.

6. Una pequeña obra de teatro ¿qué te parece?

Este juego es para niños más grandes, ya que el objetivo es que escriban el libreto y lo representen con mímica. Si se basan en una historia o cuento clásico, pueden pedirles a los demás que adivinen cuál es. ¡A divertirse!

7.  Imitar formas

Cuando los más chiquitos empiezan a aprender las figuras geométricas, es el momento adecuado para compartir una tarde de juego y representarlas con mímica.

En este tipo de entretenimiento se estimula la actividad física y se estimula la motricidad, pues la idea es recrear los círculos, los cuadrados y los triángulos con las distintas partes del cuerpo.

8. Completar la frase

Imagina una historia que comienza con una oración interesante, pero que no tiene final. Por ejemplo: “el sábado a la tarde fui con mi hermano a…” o también “en las vacaciones de verano fuimos en familia a visitar…”.

La propuesta es finalizar el relato con la mímica correspondiente para que los demás la descubran.

9. Adivinen la película

¡Este juego les encanta a los niños! Se trata de imitar con mímica algún personaje, una escena de una película o los dibjuos animados favoritos.

Si hay elementos para disfrazarse y ayudar a la caracterización, el juego se vuelve mucho más divertido. ¡Inténtalo!

10. Mímica y adivinanzas con tecnología

Por medio de la aplicación llamada ¿Qué soy? Mímica con amigos podemos organizar una tarde divertida de representaciones y adivinanzas.

Quien adivina la mímica no sabe de qué palabra se trata, porque una vez que se elige la categoría se da vuelta el móvil hacia el grupo. Este debe ejecutar la mímica, los bailes o los movimientos para ayudar al adivinador a descubrirla. El tiempo corre y ¡gana quien adivine más palabras!

Algunas de las categorías disponibles son:

  • Cantantes.
  • Animales.
  • Películas.
  • Programas de televisión.
  • Celebridades.
  • Canciones famosas.
familia juega al digalo con mimica en la sala living de la casa

Beneficios de los juegos de mímica para niños

La mímica es una forma de expresión que involucra a los movimientos de la cara y del cuerpo para exteriorizar los sentimientos, las emociones o incluso, para contar una pequeña historia.

También, se trata de una actividad lúdica teatral que resulta un excelente recurso para estimular el desarrollo integral.

A continuación, vamos a destacar los principales beneficios que le ofrece a los niños:

  • Fomenta la creatividad: al privar a los niños de la palabra, el juego los obliga a buscar otras formas de comunicarse.
  • Ayuda a desarrollar la motricidad: los movimientos activos hacen que los niños trabajen con su cuerpo y mejoren así su flexibilidad y su agilidad.
  • Activa la imaginación: incentiva a buscar soluciones para poder expresar lo que el juego propone y que los otros lo puedan adivinar.
  • Aumenta la autoestima y la confianza: crear espacios seguros para jugar hace que los niños dejen de lado la vergüenza y se expresen libremente.

Por todas estas razones, el Dígalo con mímica es un juego antiguo que se mantiene vigente y que encanta a los niños de cualquier edad. Y además, es una buena opción para los adultos, ya que no necesita grandes escenarios, ni considerables gastos de dinero para jugarlo.

Solo se necesitan ganas de divertirse en familia y ¡reírse todos juntos a carcajadas!

Te podría interesar...
El juego imitativo potencia la empatía y la socialización
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El juego imitativo potencia la empatía y la socialización

El juego imitativo se produce de forma espontánea y natural entre madres e hijos. Sin embargo, beneficia, en gran medida, el desarrollo del bebé.