Escritura especular en niños: en qué consiste y por qué se produce

Fernando Clementin 26 diciembre, 2017
La escritura especular es un trastorno muy común en la fase inicial del aprendizaje. Te enseñamos cómo identificarla y cuándo debes encender las luces de alarma y acudir a un especialista.

Seguramente, el concepto escritura especular te sonará totalmente desconocido. Sin embargo, es algo que ves mucho más a menudo de lo que piensas. Este tipo de escritura consiste en trazar las letras de manera invertida, como si se estuviera mirando en un espejo.

El ejemplo más común de escritura especular es el de las ambulancias. Notarás que la palabra ambulancia está escrita al revés en el frente del vehículo. Y esto es totalmente causal: se escribe así para que los conductores que la ven por el espejo retrovisor lo puedan leer y le cedan el paso.

En los niños, la escritura especular también se produce muy a menudo. Cuando comienzan a escribir, no son pocos los pequeños que dibujan las letras y los números invertidos (de derecha a izquierda), sin ninguna razón aparente.

Causas de la escritura especular en niños

Podemos discriminar dos grandes causas de la escritura especular en niños:

1.- Problemas de lateralidad

Por lo general, la escritura especular se da más habitualmente en personas zurdas. Por este motivo, los especialistas aseguran que se da por una preponderancia de un hemisferio en particular del cerebro. En el caso de los zurdos, es el hemisferio derecho.

En un mundo en el que todo parece estar acondicionado para personas diestras, no debe preocuparnos que los niños zurdos desarrollen esta forma de escribir. Es simplemente algo natural en ellos, de acuerdo a su forma de ver el mundo y de ejecutar acciones.

Lógicamente, no se trata de algo intencional. Tan solo es la forma en la que el cerebro les ordena cómo escribir. De hecho, seguramente sería muy difícil para cualquier persona dominar esta técnica de manera intencional.

La dislexia es un problema de aprendizaje común.

2.- Problemas de percepción 

La escritura especular suele darse entre los cuatro y los siete años de edad. Este periodo de la vida coincide con el momento en el que los niños desarrollan el predominio de un hemisferio del cerebro, que ocurre entre los tres y los cinco años. Esto determina la lateralidad. Es decir, si se es derecho o zurdo.

Por último, debemos tener en cuenta que a esa edad el niño se encuentra en pleno proceso de desarrollo de su percepción y de sus habilidades motrices. Es decir, puede que todavía no sea capaz de reconocer todas las formas de las letras o las palabras. O quizás sí lo haga pero no logre plasmarlo sobre el papel.

“La escritura especular se da más habitualmente en personas zurdas, por lo que los especialistas aseguran que se debe a la preponderancia de un hemisferio del cerebro”

¿Hay relación entre la escritura especular y la dislexia?

Sí, la hay, pero hasta cierto punto. A menudo, la escritura especular se asocia a los niños que padecen dislexia. Sin embargo, no es un síntoma exclusivo de este trastorno. Puede ser solo una fase del aprendizaje y después desaparecer.

La escritura especular se puede combatir a través de la lectura temprana.

¿Qué hacer cuando un niño escribe de manera especular?

Lo normal en los casos de escritura especular en niños es que no se dé continuamente y que desaparezca a partir de los seis años. De no ser así, es recomendable consultar a un profesional para descartar su relación con otros trastornos visuales, cognitivos o perceptivos.

“La escritura especular se asocia a los niños que padecen dislexia, pero no es un síntoma exclusivo de este trastorno”

Existen algunas actividades sencillas que los padres pueden practicar con los niños que padecen este problema. Aquí explicamos algunas:

  • Primero, identificar exactamente cuáles son los símbolos que le resultan complicados de memorizar o dibujar.
  • Hacer “caminos a seguir” con flechas para que el niño incorpore de manera visual la forma correcta de escribir los números y las letras.
  • Dibujar letras huecas de tamaño preferiblemente grande para que el niño las rellene o las coloree y ratifique la aprehensión correcta de su forma.
  • Dibujar una línea de puntos para que el niño la complete, siguiendo la dirección correcta de la letra o número.
  • Por último, hacer que escriba la letra o el número sin ayudas visuales. Si lo hace bien, podemos pasar a la siguiente que presente dificultades.

Además, la lectura desde edades tempranas ayudará a los niños a conocer las letras y, por lo tanto, a reconocer sus formas y sentidos. Por otro lado, esto también generará hábitos de estudio saludables, ampliará su vocabulario y mejorará su ortografía.

Te puede gustar