Cómo influye la familia en la formación de la autoestima

Desde la interacción diaria, los padres forjan pensamientos saludables o contraproducentes en el niño. Estos afectarán a su formación de la autoestima, lo que en el futuro podría generar personas inseguras, indecisas e incapaces de alcanzar sus metas.

La familia constituye el primer núcleo al que toda persona está expuesta. Como tal, tiene un papel preponderante en el desarrollo de las capacidades, facultades y percepciones del niño.

En este caso, analizaremos cómo influye en la formación de la autoestima, que no es otra cosa que la imagen que tenemos de uno mismo.

Como autoconcepto, la autoestima hace referencia a la valoración que hace alguien de sí mismo. Se construye con base en varios aspectos, entre los que se destacan la propia evaluación que hace la persona y el veredicto que recibe de los demás.

Es en este último punto donde la familia cobra una importancia central. Al ser la primera retroalimentación que el niño recibe de sus cualidades y acciones (al menos hasta que comienza el colegio) determinará en buena medida su visión.

Por este motivo, la familia puede fomentar o dañar la autoestima de un niño. Incluso con pequeños gestos o comentarios que pueden pasar inadvertidos los padres y hermanos influirán en la formación de la autoestima del pequeño.

Sin embargo, no lo hará en su totalidad. Esta es una afirmación que desde el ámbito psicológico se prefiere evitar.

Factores centrales para la autoestima infantil

Hay tres aspectos que podemos considerar los ejes de la formación de la autoestima en los más pequeños: la apariencia física, la conducta y el rendimiento académico o deportivo. Los padres, entonces, deben ser extremadamente cuidadosos al tocar estos temas con sus hijos.

Algunas prácticas saludables son: evitar las comparaciones con otros niños, enseñar que la apariencia no es lo más importante que una persona tiene para mostrar a los demás e inculcar los beneficios de una buena conducta.

Prácticas positivas para la formación de la autoestima

Con el objetivo de posibilitar un sano desarrollo de la autoestima en niños, hay algunas recomendaciones que toda familia debe tener presentes:

  • Transmitir confianza y afecto

Un niño que se siente querido y valorado lo reflejará, sin dudas, en su autoestima. Además, es importante que se le transmita confianza hacia lo que puede lograr. Si se le impide emprender una actividad porque “no va a poder” no estamos haciendo más que limitar su confianza.

Por el contrario, lo que se le debe inculcar es el valor del trabajo. Quiere decir que, con esfuerzo y dedicación, las metas pueden ser cumplidas.

Estas deben ser realizables a corto plazo para mantener el entusiasmo, y a largo plazo para que aprenda la importancia de la constancia.

El afecto maternal es algo central en la formación de la autoestima de los niños.

  • Dejarlos probar y fallar si es necesario

Aquellos pequeños que no hacen nada por su propia cuenta acaban teniendo problemas de autoestima. Similarmente a lo que mencionamos en el punto anterior, el hecho de no dejarlos actuar, aunque se equivoquen, implica que no confiamos en ellos.

Entonces, ¿cómo el niño valorará sus cualidades y capacidades, si durante toda su niñez le han expresado que será incapaz de lograr cosas por su cuenta? Este es un claro ejemplo de cómo acciones pequeñas y cotidianas tienen consecuencias en el futuro si no son corregidas.

  • Fomentar la superación

Sin que se convierta en una presión por ganar o destacarse, debes motivarlo para que mejore. Esto aplica para todos los ámbitos: educativo, deportivo, humano etc.

Un niño que aprende desde pequeño la importancia del esmero para ser mejor y progresar, contará con una gran herramienta para el resto de su vida.

  • Valorar su opinión y dejarlos participar

Aquel pequeño que nunca es escuchado y al que nunca se le consulta a la hora de tomar decisiones, verá perjudicada su formación de la autoestima. Es recomendable preguntarle qué siente, qué opina y qué le gustaría hacer cada vez que se deba tomar una decisión.

Asimismo, será él quien deba escoger qué deporte practicar, qué clases extracurriculares tomar y todas las decisiones de ese tipo. Si no ocurre, es casi imposible que un niño que ve que no tiene poder decisión en su propia vida tenga una imagen positiva de sí mismo.

“No digas “no puedo” ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes”
-Facundo Cabral-

Cosas que se deben evitar para una buena formación de la autoestima

Así como hablamos de aspectos a tener en cuenta para ser aplicados, también vale la pena mencionar errores comunes que afectan a la formación de la autoestima en los niños. Enumeramos algunos:

  • Sobreprotegerlo: esta forma de crianza no es más que el reflejo de las inseguridades de los padres. Puede tener consecuencias como timidez, dependencia, introversión, inseguridad y falta de confianza en sí mismo, entre otras.
  • Minimizar logros: valora sus objetivos cumplidos y, por el contrario, no digas que algo “es muy fácil” cuando él no lo pueda hacer. Estarás atentando contra su autoestima en ambos casos.
  • Resolver todos sus problemas: si lo haces, no desarrollará la capacidad de sobreponerse a las dificultades. Y lo que es peor, podría considerarse incapaz de superar cualquier obstáculo que se interponga en su camino.
Por menores que parezcan, los comentarios negativos carcomen poco a poco la autoestima.

Finalmente, debemos dejar claro que el “determinismo” en psicología no existe. Si bien todo lo anterior es esencial para la formación de la autoestima en los niños, también existe la posibilidad de revertir la situación partiendo desde la autovaloración de las virtudes.

Y, por supuesto, si este proceso tiene raíces firmes desde la infancia, será mucho mejor.

Categorías: Psicología infantil Etiquetas:
Te puede gustar