Importancia educativa de las diferencias individuales

13 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Hablaremos en este artículo sobre la importancia de las diferencias individuales y cómo ellas deben ser consideradas por su gran potencial educativo.

La importancia educativa de las diferencias individuales tiene relación con una educación basada en la diversidad. Es decir, una enseñanza capaz de conseguir resultados educativos positivos para todos los alumnos, incluso cuando ellos tienen formas distintas de ser y de aprender.

Dicho de otro modo: las diferencias individuales son importantes porque están asociadas a necesidades particulares de los estudiantes. Necesidades relacionadas con tiempos de aprendizaje, estilos cognitivos y grados de motivación, y que deben ser tenidas en cuenta en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

¿Qué son las diferencias individuales?

En términos generales, las diferencias individuales tienen relación con la forma de ser de cada persona. Y, en un ámbito educativo, están asociadas, generalmente, con la forma particular de aprender de cada alumno.

Con lo cual, dentro del aula, los educadores trabajan a diario con grupos de alumnos que poseen características diversas y diferencias individuales relacionadas con:Importancia educativa de las diferencias individuales en niños con altas capacidades, por ejemplo.

  • Tipos de personalidad.
  • Ritmos de aprendizaje.
  • Altas capacidades y discapacidades (motoras, psíquicas, sensoriales, de personalidad).
  • Formas de memorizar.
  • Diferencias sociales (entornos sociales desfavorecidos, minorías étnicas o culturales).
  • Maneras de tomar apuntes.
  • Estrategias y procedimientos para estudiar.
  • Preferencias por unas asignaturas sobre otras.
  • Mayor o menor destreza o facilidad en una materia o área de conocimiento.
  • Grados de interés y motivación por el aprendizaje.

Importancia educativa de las diferencias individuales: el respeto a la diversidad

La atención a las diferencias individuales tiene un componente educativo importante. En primer lugar, porque, al considerar las diferencias individuales, estamos educando en el respeto a la diversidad. Y, en segundo lugar, porque, de esta forma, se trabaja en el aula teniendo en cuenta las necesidades y las potencialidades de cada estudiante.

Es decir, la importancia educativa de las diferencias individuales radica en enseñar y educar para la comprensión de que todos somos distintos y singulares. Y que es precisamente esta singularidad la que permite que cada uno encuentre su propio camino para aprender y para construir el conocimiento.

Además, lo educativo de trabajar en clase partiendo de que todos somos distintos es abrirnos a la posibilidad de aprender de cómo aprende el resto de los compañeros.  

«Podemos ignorar las diferencias y suponer que todas nuestras mentes son iguales. O podemos aprovechar estas diferencias».

-Howard Gardner-

Niño en clase haciendo una maqueta de un dinosaurio y teniendo en cuenta la importancia educativa de las diferencias individuales.El papel de los educadores frente a las diferencias individuales: individualizar la enseñanza

Cuando hablamos de considerar las diferencias de los alumnos y de trabajar desde y con ellas, el papel de los educadores es fundamental. Es necesario que los profesores planifiquen sus actividades y experiencias pedagógicas considerando la importancia educativa de las diferencias individuales. Es decir, que desarrollen estrategias y procedimientos didácticos que se adapten a las particularidades de sus estudiantes.

Entonces, atender las diferencias individuales supone individualizar la educación y la enseñanza. Es atender a las necesidades particulares de cada alumno y a sus circunstancias personales y contextuales (familiares, culturales, económicas). Es atender a sus problemas para que estos no interfieran en el logro de objetivos educativos.

Por lo tanto, individualizar la enseñanza implica crear propuestas de enseñanza acordes con las necesidades y motivaciones de los alumnos. Implica una perspectiva educativa basada en la coeducación y la diversidad, de manera que se pueda conseguir una educación más inclusiva y equitativa.

Ahora bien, para conseguir atender a las diferencias individuales de los alumnos, es fundamental la contención institucional. Es decir, es necesario que los proyectos educativos y curriculares de los centros escolares apoyen a los educadores y los orienten y guíen en una tarea que conlleva una gran complejidad.