Importancia de la expresión musical

Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
10 agosto, 2019
Es importante potenciar tanto en los niños como en los adultos la capacidad de expresión de sentimientos y de pensamientos. La música es una potente herramienta para poder expresarnos y relacionarnos con el mundo exterior y con la gente que nos rodea.

La importancia de la expresión musical radica, precisamente, en su capacidad educativa, ya que la música es cultura y es una forma de comunicación. A través de la música, la cultura se transmite de generación en generación y se constituye en un lenguaje a través del cual se pueden expresar sentimientos y vivencias.

Con lo cual, la expresión musical contribuye al pleno desarrollo de los individuos, porque permite que tanto niños como adultos desarrollen sus sentidos y su sensibilidad musical, a la vez que canalizan sus emociones.

La educación musical

Desde las primeras etapas educativas, el aprendizaje musical debería estar orientado al desarrollo de los sentidos y, principalmente, hacia los relacionados con la percepción de la música, como el oído, la vista y el tacto. Ya en posteriores etapas educativas, sí se pueden orientar los objetivos a conseguir un aprendizaje más teórico de la lecto-escritura musical.

El aprendizaje del lenguaje musical permite el desarrollo de capacidades relacionadas con la percepción y el reconocimiento de ritmos y de sonidos. Pero, a su vez, permite el desarrollo de capacidades como el canto, el movimiento corporal y la utilización de instrumentos musicales.Bebé sentado en una alfombra tocando un xilófono y una pandereta.

Con lo cual, en un contexto educativo, la educación musical debe enseñar aspectos relacionados con los elementos que definen al lenguaje musical, como lo son el sonido, el silencio, el ritmo y la melodía. Pero debe trabajar, además, actividades que impliquen el ejercicio de la voz y el cuerpo, ya que ellos se constituyen en las herramientas básicas de expresión musical.

Asimismo, como forma de expresión, el aprendizaje del lenguaje musical nos permite a las personas el desarrollo de la capacidad de interpretar y de comunicar una forma de ver y de entender el mundo.

Entonces, la educación musical orientada a una formación global de los sujetos debe estar organizada para que las personas pueda sentir, disfrutar y expresar la música. Como una forma de conformación de la personalidad, como un factor de desarrollo y como una manera de gestionar sus emociones.

Recursos para la expresión musical

En la etapa de la infancia, la expresión musical deberá trabajarse a partir del juego y a través de actividades que permitan a los niños experimentar placer con la música, que los motive a prestar atención, a descubrir elementos musicales  y a mejorar su capacidad auditiva. Actividades tales como:

  • Bailes y danzas de canciones con ritmos marcados que los animen a mover el cuerpo  y a realizar gestos corporales. Esto contribuirá a su desarrollo motriz, grueso y fino, y a mejorar su coordinación, equilibrio y esquema corporal.
  • Utilización, exploración, y manipulación de instrumentos musicales adecuados a sus edades. Estos pueden ser los de percusión (tambores, bombos, platillos, etc.).
  • Uso del propio cuerpo, palmas, silbidos, marcha, para expresar sonidos y para llevar el ritmo.
  • Adivinanzas de sonidos y discriminación de sonidos y ruidos de la vida cotidiana.
  • Recurrir a distintos géneros musicales, haciendo hincapié en aquellos que representan a la cultura y el folclore popular.

“La música es el arte de organizar una combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psicoanímicos”.

Niños alrededor de la profesora tocando la guitarra en clase de expresión musical.Importancia de la expresión musical en el desarrollo personal

El aprendizaje del lenguaje musical es fundamental para el desarrollo global del niño y de los adultos. La música colabora con el desarrollo cognitivo y el pensamiento y razonamiento lógico, con el desarrollo psicomotriz, y con el desarrollo afectivo, social, y estético.

La expresión musical nos ayuda a sentir, a vivir y a comprender y gestionar nuestras emociones. Esto ayuda a potenciar nuestra inteligencia emocional y a mejorar nuestra relación con los demás, mejorando, así, nuestra calidad de vida.

Además, a través de la música, no solo comunicamos y expresamos distintos estados de animo, sino que también creamos porque, en muchas ocasiones, la música expresa aquello que no podemos decir con palabras.