¿Qué métodos de lectoescritura existen?

Francisco María García · 2 noviembre, 2018
De forma genérica, se habla de lectoescritura en referencia al período en el que los niños comienzan a escribir y a leer. Sin embargo, hay diferentes métodos de lectoescritura, cada uno con sus propias características.

En educación, se habla de lectoescritura para hacer referencia al período en el que los niños aprenden a leer y a escribir. Esto, generalmente, ocurre entre los cuatro y siete años de edad. No obstante, debemos saber que existen varios métodos de lectoescritura; aquí detallamos los principales.

La lectura y la escritura forman parte de un mismo proceso y su enseñanza es simultánea. Es por eso que se utiliza el término lectoescritura para designar todo este procedimiento.

Se trata de un período fundamental en la enseñanza, ya que los niños deben primero aprender a leer y a escribir para poder comprender otros temas. Existen muchas teorías sobre la mejor forma de aprendizaje en esta fase. A continuación, veremos algunas pistas para saber cuáles son los principales métodos de lectoescritura.

Diferentes métodos de lectoescritura

Método alfabético

Este sistema se ha utilizado desde la antigüedad. Para su aprendizaje se sigue el orden alfabético; es decir, que se estudia cada letra del alfabeto, en orden y pronunciando su nombre. Simultáneamente, se aprende a escribir cada una de ellas.

Con cada letra que se aprende, se hacen combinaciones simples de consonantes con vocales para ir formando sílabas (por ejemplo, l + a = la). Se empieza con dos letras y después se van combinando más, para formar sílabas más largas y luego palabras.

Una vez que se ha logrado formar palabras, se aprende a formar oraciones completas. En este método de lectoescritura, se empieza con una lectura mecánica. Una vez que se incorpora esta capacidad, se pasa a la lectura expresiva, con signos de puntuación. Finalmente, se pasa a la lectura comprensiva.

Método silábico

Este procedimiento para la enseñanza de la lectoescritura comienza con el aprendizaje de las vocales. A continuación, se enseñan las consonantes, empezando por las que son de más fácil pronunciación.

Soy profesor y esa es la vocación de mi vida.

Después, se van realizando combinaciones para formar sílabas. Se utiliza cada consonante con todas las vocales: por ejemplo ma, me, mi, mo, mu. Finalmente, se forman sílabas más complejas, palabras y frases.

Método fonético

En este método de lectoescritura, se utiliza principalmente material de fonética. Con este, se enseñan primero las vocales por su sonido, utilizando figuras e imágenes con objetos que empiecen con cada una de ellas. Paralelamente a la lectura, se va enseñando la escritura de cada vocal.

Acto seguido, se explica cada consonante con su sonido, utilizando imágenes de objetos o de animales que empiecen con esa letra. Cada consonante que se aprende se combina con las cinco vocales. Así se forman sílabas simples: pa, pe, pi, po, pu.

Posteriormente, se utilizan esas sílabas ya conocidas para los niños para formar palabras simples y frases que emplean únicamente esas palabras. Finalmente, se enseñan sílabas inversas, mixtas, complejas, diptongos y triptongos. Una vez que estas sílabas se han integrado al aprendizaje, se las utiliza para formar palabras y oraciones.

“La lectura y la escritura forman parte de un mismo proceso y su enseñanza es simultánea, por lo que se utiliza el término lectoescritura para designar todo este procedimiento”

Método global

Existe otro método de lectoescritura menos tradicional, que se basa en un aprendizaje global. Sus creadores advierten, sin embargo, que este método global o analítico solo será eficaz si se enmarca dentro de una enseñanza que sea enteramente concreta e intuitiva.

En este caso, se plantea el aprendizaje de la lectoescritura de la misma forma en la que el niño aprende a hablar.Para ello, se le presentan desde el comienzo unidades con un significado integral.

A través de su memoria visual, el niño aprenderá a reconocer frases y, dentro de esas frases, palabras. Podrá hacer asociaciones e identificar elementos iguales en palabras diferentes; aprenderá así a reconocer las letras. En esta táctica, la palabra escrita es simplemente la representación gráfica de una imagen que el niño tiene en su cabeza.

Motivar a los niños en clase es posible mediante diversas prácticas.

La duración del proceso de lectoescritura con este método es muy variable. Dependerá del grado de madurez general del niño y del grupo, de su tipo de inteligencia y de su habilidad para ubicarse en el espacio y el tiempo, entre otras cosas.

Asimismo, este método de lectoescritura se compone de cuatro etapas bien diferenciadas: la comprensión, la imitación, la elaboración y, finalmente, la producción.

En esta última etapa, los niños serán capaces de entender perfectamente lo leído, explicarlo y responder preguntas sobre el contenido. También podrán escribir pequeñas cartas, descripciones y composiciones.

Al aprender a leer y escribir con este sistema, los niños adquieren una lectura rápida y fluida. Esto probablemente ocurre por la pronta comprensión de lo que están leyendo y escribiendo.

Como conclusión, los diferentes métodos de lectoescritura existentes sirven para potenciar el aprendizaje en las aulas para nuestros hijos. Sin embargo, también son muy eficaces en casa; no dudes en dedicar tiempo a la práctica para que tu pequeño desarrolle al máximo sus capacidades lingüísticas.