Ibuprofeno para los niños: ¿se lo podemos dar?

Francisco María García · 3 octubre, 2017

El ibuprofeno es un medicamento de uso bastante común. De hecho, lo usamos para bajar la fiebre, inflamaciones, aliviar el dolor de cabeza y articulaciones. Ciertamente, esta es nuestra primera opción frente a un malestar general y difícilmente pueda faltar en algún hogar. Pero… ¿esta bien utilizar ibuprofeno para los niños?

Son muchos padres que tienen esta inquietud, sobre todo cuando sus pequeños son muy pequeños. En este sentido, hay padres lo suministran sin mayor indicación y otros que se frenan por temor a generar un mal mayor.

En realidad, ambas actitudes son totalmente erróneas y aquí descubriremos por qué.

¿Qué es y que hace el ibuprofeno?

El ibuprofeno es un anti inflamatorio que no utiliza ningún tipo de esteroides, a diferencia de los corticoides. A pesar de esto, su efecto analgésico es de espectro alto en comparación con otros productos.

El hecho de que no contenga esteroides en su fórmula es la razón de porque tantas personas lo utilizan de forma genérica e incluso, sin ser recetado por un médico.

Además, este medicamento es un antipirético. Por ello, tiene la capacidad de bajar la temperatura en caso de un cuadro febril sostenido. Esta es la principal razón por la cual algunos padres recurren a la fórmula.

La fiebre en los niños aparece muy frecuentemente.

Contraindicaciones en pacientes infantiles

Aunque es el anti inflamatorio más seguro y efectivo que existe para la población infantil, su uso tiene contraindicaciones. Los pequeños menores de 3 meses no lo puedan tomar y los que tienen 6 meses solo podrán hacerlo bajo el visto bueno del pediatra. La edad del niño es, por tanto, un factor determinante.

Los niños que sufren condiciones o insuficiencias renales, hepáticas y reacciones alérgicas a la aspirina tampoco pueden tomar esta medicina. Los pequeñines con anemia o problemas de coagulación en la sangre también deben evitar esta fórmula.

No obstante, en la mayoría de los casos su ingesta es bastante segura siempre que se realice en las dosis adecuadas.

Dosis de ibuprofeno para los niños

Lo primero que se debe tener en cuenta es la concentración del ibuprofeno que tenemos a la mano. Debemos recordar que existe la presentación al 4% y al 2%. El primero es más concentrado y todo dependerá del peso del menor y del tiempo que pasa entre dosis.

A partir de aquí, se establece que los niños que pesen de 5 a 9 kilos pueden tomar hasta 2.5 ml tres veces al día si el medicamento tiene una concentración del 2%. La diferencia es considerable si tenemos el de 4%: un niño de 7 a 9 kilos no podría ingerir más de 1,25 ml de tres a cuatro veces al por día.

Cuando el peso sube hasta los 10 kilos, la dosis aumenta a 5ml en el caso del ibuprofeno al 2%, y solo 2,5 ml en el de mayor concentración.

¿Se puede mezclar con otros medicamentos?

Puede mezclarse el ibuprofeno con otros medicamentos si así lo recomienda el médico. Sin embargo, está contraindicado en determinados casos. Un ejemplo es el uso de ibuprofeno para los niños que toman otros productos que contengan corticoides.

Por otro lado, hay padres que acostumbran mezclar el paracetamol con esta medicina. Y ello con la intención de obtener un resultado más fuerte a la hora de bajar la fiebre. Hoy en día se sabe que combinar ambas fórmulas no genera ninguna ventaja en el tratamiento.

El ibuprofeno debe administrarse de acuerdo a las indicaciones del médico.

Ibuprofeno para los niños en datos

Hoy en día se ha demostrado que esta medicina logra bajar la fiebre al 90% de los chicos que lo tienen recetado. Otra estadística sugiere que al menos el 75% de los chicos logran mantener dicha mejoría durante cuatro horas después de su administración.

¿Cuál es el periodo de tiempo en el cual la temperatura baja? Suele ser a partir de las dos horas de la ingesta de la medicina. Pasada la cuarta hora, el cuadro febril vuelve a manifestarse y eso explicaría por que los médicos recetan de 3 a 4 dosis diarias.

Además, entre el ibuprofeno y el paracetamol el que goza de mayor potencia antitérmica es el primero. Su velocidad en el descenso térmico también es mucho más efectiva, aunque esto no menoscaba la utilidad de la otra alternativa.

En conclusión, el ibuprofeno para los niños es recomendable siempre y cuando sigamos algunas pautas simples. Dosis, contraindicaciones y recomendaciones médicas deben ser evaluadas antes de administrar este versátil antiinflamatorio. Como siempre, lo mejor es consultar primero al pediatra.