Hípica para niños, un deporte beneficioso para todos

La hípica para niños es un deporte que les aporta numerosos beneficios. Además de mejorar sus capacidades físicas, contribuye a que los niños aumenten su confianza en sí mismos y aprendan el valor de la constancia, la fuerza de voluntad y la concentración.

La hípica es un deporte muy gratificante para los niños, ya que suelen sentir especial simpatía por los caballos. Practicar equitación no solo será un ejercicio beneficioso para ellos, sino que también les dará la oportunidad de conocer, cuidar y aprender a respetar a estos bellos animales. A través de esta divertida actividad, ejercitarán su cuerpo y adquirirán valores para su vida diaria.

Hípica infantil, ¿cuándo empezar?

La equitación consiste en dominar al caballo y saber guiarlo, incluyendo las modalidades deportivas de salto, doma clásica y concurso completo. A pesar de necesitar mantener el control del animal, los niños pueden empezar a practicar hípica a partir de los 4 años de edad.

“En la hípica, el tamaño del caballo deberá adaptarse a las capacidades físicas del jinete”

Cuando un niño decide iniciarse en este deporte, es recomendable que asista a una escuela que tenga caballos y ponys adecuados para su estatura y fortaleza física. Además, es indispensable que cuente con instructores cualificados que le puedan guiar y evitar accidentes.

En una de estas escuelas, los ejercicios que el niño practique estarán adaptados a sus capacidades y habilidades. En la hípica, estatura, peso y forma física juegan un papel fundamental. A medida que el niño crezca y mejore su destreza, practicará con caballos mayores y ejercicios más difíciles. Eso sí, que tu hijo necesite un caballo de menor tamaño no implica que su aprendizaje sea más lento.

La hípica para niños tiene múltiples beneficios.

Montar a caballo, siempre bien vestido

En la equitación es indispensable llevar la ropa adecuada. El equipo puede ser incómodo, pero ayudará a prevenir lesiones en el caso de caídas o accidentes.  A continuación, ofrecemos una lista de elementos imprescindibles para realizar hípica, además de otros útiles recomendados:

  • El casco es la prenda más importante de todo el equipo. Debe adecuarse al tamaño de la cabeza y estar homologado por las federaciones de hípica.
  • En la parte superior del cuerpo, se deberá llevar ropa cómoda que cubra todo el brazo. Además, estas prendas tendrán que estar bien sujetas (cremalleras, botones) para evitar que su vuelo asuste al caballo.
  • Para la parte inferior, se recomienda utilizar breechesya que son ajustados y se acomodan a la silla de montar. En cuanto a calzado, lo ideal para los niños son las botas de caucho.
  • También son muy recomendables, aunque no obligatorios, los guantes. Evitarán rasguños o que se formen ampollas por el roce de las riendas.

Los beneficios de la hípica

“Al ser responsables del cuidado y protección del caballo, los niños aprenderán respeto, solidaridad y sentido del deber”

La equitación infantil no es simplemente un deporte o un hobby para los niños. Además de divertida, esta práctica aporta numerosos beneficios para su salud física y mental. Por ello, no es de extrañar que actualmente se utilice cada vez más la equinoterapia. Este tratamiento alternativo ayuda a aliviar diversos trastornos físicos y psicológicos en los niños.

  1. Mejora la capacidad física. La hípica es una práctica excelente para desarrollar la musculatura y fortalecer las articulaciones y la movilidad. También potencia el equilibrio, la coordinación motriz y la orientación de los niños.
  2. Montar a caballo ayuda a los niños a aprender a gestionar sus problemas y conflictos cotidianos. Desarrollarán la confianza en sí mismos, el autocontrol y mejorará su autoestima. De hecho, muchos terapeutas suelen recomendar la hípica para afrontar fobias o dificultades para regular sus emociones.
  3. La equitación es un ejercicio muy exigente. Requiere destreza, dedicación, tiempo, constancia y mucha concentración en la técnica, habilidades que los niños desarrollarán con esta práctica. Por eso, este deporte también se suele utilizar para ayudar a niños con hiperactividad.
  4. Favorece la socialización, ya que en la hípica es importante que el niño cree un estrecho vínculo con el animal. El trabajo en equipo, caballo y niño, es fundamental. Esta actividad estimulará su expresión verbal y no verbal, y el niño podrá aplicar estas habilidades a sus relaciones sociales.
  5. Aunque a muchos niños pueda asustarles inicialmente el tamaño del caballo, acercarse a ellos les aportará grandes valores positivos. Al ser responsables del cuidado y protección del caballo, los niños aprenderán respeto, solidaridad y sentido del deber. Además, desarrollarán el amor por la naturaleza y, especialmente, por los animales.
La hípica es un deporte apto para todos los niños.

Aunque la hípica está asociada a los deportes de élite, es una actividad sumamente beneficiosa para los niños y personas afectadas por diversos trastornos. El creciente interés por este deporte ha hecho que la Real Federación Hípica Española, junto a otros clubes de equitación, potencie la organización de cursos y campamentos para estimular su práctica desde edades tempranas.

Categorías: Deporte y actividades Etiquetas:
Te puede gustar