Alimentos aliados en el crecimiento de tu hijo

Indira Ramírez · 22 diciembre, 2015

La sana alimentación de los niños en edad escolar es un tema de todo el año. En esta época de fiestas si bien es recomendable flexionar las pautas alimentarias un poco para que disfruten de los dulces y alimentos hipercalóricos tradicionales de la navidad, debemos estar atentos a que el trabajo de meses para inculcar buenos hábitos alimenticios no se pierdan.

Después de que los niños alcanzan el primer año pasan a consumir alimentos sólidos, momento ideal para experimentar con distintas formas de cocción de alimentos y variedad de nutrientes. Déjale probar lo que guste, sobre todo vegetales, hortalizas, frutas y proteínas para que el niño se vaya adaptando a los sabores y olores; y expanda su abanico de comidas favoritas.

Mientras más rápido sumerjas a los niños en el mundo de los sabores y permitas que sea él quien vaya descubriendo que le gusta y que no, evitaras que en su edad escolar o adolescencia mantenga una dieta aburrida, monocalórica, repetitiva y excesiva en grasas y pobre en nutrientes.

Estos son los alimentos que no pueden faltar en la dieta de tus hijos

family-eating-at-the-table-619142_640

 Lácteos

La leche y sus derivados de esta son una fuente indispensable en la nutrición de los niños. Su consumo permite un desarrollo óseo óptimo. Quesos, sueros, postres lácteos son recomendados en la dieta escolar. La ingesta diaria de dos vasos de leche permite la absorción de 300 miligramos diarios.

Los productos lácteos contienen potasio y vitamina D lo que facilita su absorción. Quienes consumen calcio a lo largo de su desarrollo tienen menos probabilidades de sufrir de enfermedades asociadas a la deficiencia en calcio como la osteoporosis.

La ingesta del consumo de calcio es tan importante para el crecimiento de las personas que, ante la intolerancia de la lactosa, se recomienda consumir alimentos alternativos como las legumbres o el tofu.

Carnes

Rica en aminoácidos esenciales, la carne es de los indispensables en la dieta de nuestros hijos. Las carnes blancas son más recomendadas en el menú que las carnes rojas. Su consumo solo es sustituible por otras proteínas vegatales que, sin embargo, no alcanzan el nivel de nutrientes que tienen las carnes. Privilegia, entonces, el consumo de carnes blancas: pescados, pollos y mariscos. Los especialistas recomiendan el consumo de dos raciones diarias. Es decir, 200-300 gramos diarios.

Vegetales

Los imprescindibles. Si bien los niños no aman ni el aspecto ni el sabor, por lo general, insípido de los vegetales, es tarea de los adultos hacer estos deseables a los ojos de los niños, ya sea con la presentación divertida de los platos o la sazón de los mismos. Los vegetales son aliados de la salud. Ricos en vitaminas y minerales impiden que los niños sean enfermizos y débiles.

  • Brócoli
  • Espárragos
  • Remolachas o betabel
  • Pimientos
  • Berros y espinacas

Frutas

Las frutas es mejor consumirlas en su estado fresco. También en ensaladas o bebidas. Además de refrescantes aportan hierro, zinc y otras vitaminas necesarias para un desarrollo sano de los niños. Las frutas también previenen la anemia y falta de energía en los niños, ayudan a los procesos de concentración y su ingesta diaria combate enfermedades asociadas a la edad como las gripes.

  • Zanahorias
  • Manzanas
  • Cítricos: naranja, limones
  • Mangos
  • Piñas
  • Fresas
morning-820326_640

Granos y cereales

Como base de la alimentación, están presentes incluso en las dietas vegetarianas. Son necesarias para llenar a los niños de energía, dar la sensación de estar lleno y facilitar la digestión. Los cereales acompañados con lácteos (leche o yogur) es un alimento que gusta bastante a los niños y facilitan el consumo de vitaminas. Sin embargo, la dieta no debe ser sólo a base de estos. Un hábito saludable de alimentación consiste en enseñar a los niños a consumir granos. De esta manera, su sistema digestivo no generará problemas como el estreñimiento.

Es recomendable comerlos durante el desayuno o almuerzo, como acompañantes de ensaladas o guarniciones. Los granos y cereales son ricos en fibras y carbohidratos.

  • Arroces
  • Trigo
  • Maíz
  • Caraotas rojas y negras
  • Quinoa
  • Avena

Buenos hábitos alimenticios

  • Comer a las horas estipuladas y en familia
  • Padres sanos y con buenos hábitos facilitarán la tarea. El ejemplo es siempre la mejor prédica
  • Evitar otorgar al niño incentivos relacionados con comida chatarra
  • Preparar platillos variados, saludables y llenos de color. Así se evitará crear en los niños un rechazo a priori a los alimentos.