Para tus hijos el ambiente familiar es muy importante y marcará sus vidas

Al igual que una alimentación saludable y un hogar digno para vivir, los niños requieren de buenos ejemplos y actitudes correctas para mejorar en su día a día.
Para tus hijos el ambiente familiar es muy importante y marcará sus vidas

Última actualización: 26 agosto, 2022

Los valores que se transmiten en la cotidianidad y las emociones que se despiertan al estar en casa hacen parte del ambiente familiar. Y aunque es algo que suele pasar inadvertido en comparación de otras obligaciones parentales, procurar brindarles a los hijos un hogar lleno de amor y respeto es fundamental para pensar en su correcto desarrollo emocional.

Desde la manera en la que nos comunicamos con los seres queridos hasta el ejemplo que se transmite mediante las acciones, el ambiente familiar puede traer buenas o malas enseñanzas. Por lo que es de gran importancia que todos los padres, además de ejercer una crianza positiva con sus hijos, les brinden un entorno sano en donde puedan crecer rodeados de buenas lecciones.



Cómo influencia el contexto familiar a los niños

Las dinámicas de cada familia son diferentes y se pueden llegar a normalizar comportamientos o comentarios que son más perjudiciales de lo que parece. En un buen ambiente familiar en donde reina el amor y el respeto se debe, además, utilizar el diálogo como herramienta de resolución de conflictos. Con el fin de promover de manera positiva las habilidades sociales y personales en los niños.

Todos los niños merecen unos padres amorosos y responsables que los acompañen durante su desarrollo. Adultos empáticos que los ayuden a crecer y mejorar como personas.

No obstante, no ocurre lo mismo en un hogar disfuncional, debido a la falta de comunicación y empatía entre sus miembros. En una casa en donde los padres se hablan de manera pesada, reina la apatía y el irrespeto y existe poca inteligencia emocional, se transmiten malos ejemplos que normalizan comportamientos inaceptables.

Cualquier tipo de violencia física o verbal (como los golpes, los insultos, las etiquetas y las malas actitudes) afectan de manera directa la forma en la que los niños perciben las relaciones familiares. Lo cual puede hacer que en el futuro los hijos emulen los malos comportamientos de sus padres con sus parejas. O, peor aún, hieran a personas que los quieren, incluso, a ellos mismos.

Consecuencias de los niños que viven en un ambiente familiar pesado

La familia es el primer círculo de relacionamiento de todos los pequeños. El lugar seguro en donde aprenden a comunicarse con los demás y a ser mejores personas acompañados de valores y lecciones cultivadas desde la infancia. Sin embargo, cuando se les brinda a los hijos un ambiente familiar lleno de discordia, irrespeto y falta de amor incondicional pueden sufrir graves consecuencias. Tales como las siguientes.

  • Problemas de autoestima y confianza.
  • Poca o nula inteligencia emocional.
  • Dificultades para entablar relaciones.
  • Conflictos para confiar en los demás.
  • Mal comportamiento y vocabulario.
  • Poco control de la frustración y la ira.
Los niños que crecen en un contexto familiar violento o distante suelen replicar las malas actitudes de sus padres e incluso generar cuadros de depresión o ansiedad.

Todos estos malos comportamientos pueden evitarse si se ejerce una crianza positiva y nos preocupamos por brindarles un ambiente familiar óptimo a los hijos. Tener un hogar en donde el amor y el respeto sean los pilares de la comunicación es un privilegio que no todos los niños tienen la fortuna de disfrutar.

Un hogar en buen estado y lleno de personas valiosas que se aprecian mutuamente puede hacer una gran diferencia en el comportamiento de los niños. No darle nunca cabida al hogar a los golpes, los vicios y las malas actitudes es el primer paso para darles a los hijos un contexto seguro en donde puedan aprender de sus errores.



Cuidar del ambiente familiar para pensar en el bienestar general de los hijos

El amor, las risas, los juegos, el respeto y la comunicación son ingredientes básicos para garantizar un ambiente familiar seguro, positivo y feliz. Recuerda que en la forma en la que todos los miembros del hogar se relacionan en el día a día se desarrolla el ejemplo de convivencia que los hijos replicarán fuera de este.

Por tal motivo, cultivar desde los primeros años de infancia lecciones como la empatía por los demás, el respeto por la diferencia y la responsabilidad afectiva es crucial para pensar en el bienestar emocional de los niños. Además, por supuesto, del establecimiento de límites que nos ayudan a convivir en armonía.

Así que no dejes que tu estado de ánimo interfiera con el ambiente familiar. Mejor aprende a manejar tus emociones de manera inteligente y enséñales a tus hijos a hacer lo mismo. Cuando los papás se encuentran todo el tiempo enojados, frustrados o estresados no solo les brindan un mal ejemplo a los niños. Si no que no pueden apreciar la magia y la fortuna de tener una familia amorosa a su lado.

Te podría interesar...
El estrés en la infancia puede modificar el cerebro de los niños y adolescentes
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El estrés en la infancia puede modificar el cerebro de los niños y adolescentes

El estrés en la infancia puede provocar cambios en la estructura del cerebro de los niños. Descubre por qué ocurre y cómo evitarlo.



  • Muñiz Ferrer, M. C., Jiménez García, Y., Ferrer Marrero, D., González Pérez, J., & Rondón García, I. (1996). Sobre la percepción de la violencia intrafamiliar por los niños. Revista Cubana de Medicina General Integral12(2), 126-131. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21251996000200003 
  • O'Driscoll D, Taylor LK, Dautel JB. (2021). Essentialist beliefs affect children's outgroup empathy, attitudes and prosocial behaviours in a setting of intergroup conflict. Int J Psychol. 2021 Feb;56(1):151-156. doi: 10.1002/ijop.12679. Epub 2020 May 10. PMID: 32390159. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32390159/ 
  • Sanders MR, Kirby JN, Tellegen CL, Day JJ. (2014). The Triple P-Positive Parenting Program: a systematic review and meta-analysis of a multi-level system of parenting support. Clin Psychol Rev. 2014 Jun;34(4):337-57. doi: 10.1016/j.cpr.2014.04.003. Epub 2014 Apr 26. Erratum in: Clin Psychol Rev. 2014 Dec;34(8):658. PMID: 24842549. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24842549/
  • Villatoro, J. A., Andrade, P., Fleiz, C., Medina-Mora, M. E., Reyes, I., & Rivera, E. (1997). La relación padres-hijos: una escala para evaluar el ambiente familiar de los adolescentes. Salud mental, 20(2), 21-27. Disponible en: http://www.revistasaludmental.mx/index.php/salud_mental/article/view/647/646