¿Qué tipos de familias disfuncionales existen?

29 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Una familia sana es equilibrada. Cuando algún aspecto falta o aparece en exceso, se produce el desbalance y la familia deja de cumplir su función.

Todos hemos designado como “familia disfuncional” a aquellos núcleos familiares que aparentar ser caóticos o dañinos. Sin embargo, las familias disfuncionales, aunque presentan características comunes, pueden manifestarse de diversas formas. Y, sobre todo, el origen puede ser muy distinto.

En este artículo vamos a conocer qué factores hacen disfuncional a una familia, así como las posibles causas de esta situación. Tener esto en mente nos ayudará a detectar conductas de riesgo y a buscar ayuda en caso de que sea necesario.

Las funciones de la familia

Antes de definir a una familia disfuncional hemos de fijarnos en cuáles son las funciones de una familia sana:

  • Cohesión: unión física y emocional entre los miembros. Comparten tiempo y espacios, se apoyan y toman las decisiones de forma conjunta.
  • Armonía: se respetan los intereses y las necesidades de cada uno.
  • Comunicación: tanto padres como hijos son capaces de expresar y transmitir sus emociones y opiniones de manera clara y respetuosa.
  • Afectividad: todos son capaces de sentir y expresar emociones positivas hacia el resto, tanto verbal como físicamente.
    Padres discutiendo delante de su hijo y presentando alguno de los signos de las familias disfuncionales.
  • Roles: el papel de cada uno en la familia está bien definido y todos cumplen adecuadamente con sus funciones. Los padres son padres y los hijos son hijos.
  • Adaptabilidad: capacidad de la familia para modificar los roles y reglas cuando la situación lo requiera. Por ejemplo, si la madre siempre se ocupa de hacer la cena, es importante que esto pueda cambiar cuando ella está enferma y otra persona de la familia se encargue.

¿Qué son las familias disfuncionales?

Entonces, podemos afirmar que una familia es disfuncional cuando alguno de los anteriores elementos está desequilibrado. Cuando no existe unión, afectividad ni estructura. Cuando no hay roles definidos o cuando estos son demasiado rígidos.

Es disfuncional la familia que no se comunica o que lo hace de forma agresiva e hiriente. En definitiva, una familia sana es la que se encuentra equilibrada y en balance. Si alguno de los aspectos aparece en exceso o en defecto, esta deja de cumplir su función.

Tipos de familias disfuncionales

Existe una gran diversidad en las familias disfuncionales. La causa no siempre es la misma, igual que no siempre es el mismo miembro el que presenta la conducta inadecuada. Estas son algunas de las situaciones más frecuentes:

  • Adicciones: ocurre cuando alguien de la familia presenta una adicción. Puede ser a sustancias, tanto legales (tabaco, alcohol…) como ilegales. Pero también puede presentarse adicción a la televisión, a la comida, a internet… En estos casos, es muy probable que la conducta adictiva se extienda a otros miembros y que, sin duda, todos se vean afectados de algún modo.
  • Desórdenes mentales: alguna de las personas presenta un trastorno psicológico, como antisocialidad, depresión, trastorno bipolar… Además de ocasionar graves daños en el funcionamiento familiar, esto puede ser motivo de vergüenza. Por ello, la familia puede tender a aislarse de los demás para ocultar lo que está ocurriendo, o puede que algunos miembros traten de huir del hogar siempre que puedan.
    Padres discutiendo delante de los hijos.
  • Abuso: cuando existe abuso de algún tipo por parte de uno de los miembros de la familia hacia otros. El abuso puede ser físico, sexual o psicológico, siendo este último el más frecuente. Manipulación, amenazas, agresión verbal…, son solo algunos ejemplos de esta conducta.
  • Irrealidad: este tipo de disfuncionalidad ocurre cuando algún miembro se niega a ver la realidad. Puede ser evidente que en la familia hay un problema serio de cualquier tipo (maltrato, delincuencia…), pero aun así este persona se niega a admitirlo. Busca justificaciones y niega las acusaciones, logrando únicamente que el problema siga aumentando.

El trabajo conjunto en las familias disfuncionales

Aunque solo uno de los miembros presente el problema principal, este termina afectando de forma directa o indirecta al resto. Por ello, es importante que el trabajo se realice de forma conjunta. Cuando se forma parte de una familia disfuncional es imprescindible detectar las señales de alarma y asumir lo que está ocurriendo. Y, entonces, es cuando hay que buscar ayuda.

Negar el problema, ocultarlo o aislarse solo empeorará la situación. Incluso si alguno de los miembros se niega a recibir ayuda, el trabajo del resto puede resultar realmente positivo. Una familia debe ser un refugio de amor y seguridad, y es tarea de todos abordar y solucionar los problemas que en ella puedan surgir.

  • Rivadeneira Samaniego, G. N., & Trelles López, L. M. (2013). Incidencia de las familias disfuncionales en el proceso de la formación integral en los niños del sexto año de educación básica de la unidad educativa republica del ecuador, canton huamboya, provincia de morona Santiago (Bachelor's thesis).
  • Gómez Arroba, O. J. (2014). Las familias disfuncionales y su influencia en el consumo de alcohol de los estudiantes del Colegio Reinaldo Miño Altamirano de la Parroquia Santa Rosa, Cantón Ambato en el periodo agosto 2012–enero 2013 (Bachelor's thesis).