Cómo sobrevive un niño en una familia disfuncional

Leticia 20 septiembre, 2017

¿Alguna vez te has preguntado qué pasa con los niños que viven en un contexto de familia disfuncional? ¿Cómo sobreviven y salen adelante? A continuación te contamos la realidad que viven estos pequeños.

Las familias disfuncionales se definen por ser núcleos en los cuales uno o varios de sus miembros no cumplen con las medidas de cuidado, protección y educación necesarias para con el resto de las personas del grupo.

Las causas de la disfuncionalidad pueden ser múltiples. Se considera que estas familias carecen de los recursos psicológicos fundamentales para que la convivencia sea posible, de manera que sus miembros se encuentran con numerosos obstáculos a la hora de desarrollarse emocional y psicológicamente.

Características de la familia disfuncional

Aunque las características están íntimamente relacionadas con la problemática que causa la disfuncionalidad, se pueden agrupar en:

  • Dependencia excesiva. Sus miembros crean lazos de dependencia que impiden el desarrollo personal y limitan el crecimiento.
  • No pertenencia. En familias con miembros demasiado alejados emocionalmente, se genera una sensación de soledad y no pertenencia al grupo familiar.
  • Falta de normas y límites. Se producen desequilibrios de poder dentro del núcleo familiar, por lo que se generan inseguridades y relaciones de dominancia-sumisión.
  • Jerarquías de poder invertidas. Padres que viven sometidos a la voluntad de los hijos, convirtiéndose estos últimos en pequeños tiranos.
Dialogar es una buena forma de solucionar los problemas familiares

  • Grandes problemas de comunicación. La comunicación entre los miembros es deficiente o incluso nula. Esta falta de comunicación genera problemas de convivencia y dificulta la capacidad de relación con otras personas.
  • Roles y patrones de comportamiento demasiado rígidos. No hay negociación posible ni alternativas en la resolución de problemas. Lo establecido como norma se mantiene pase lo que pase.
  • Falta de empatía. Aparecen muchas dificultades para ponerse en el lugar del otro y dar sentido a sus emociones y sentimientos.
  • Alto nivel de manipulación emocional. Sentimientos de culpa, humillaciones y chantajes se producen de manera constante en estos contextos.

Consecuencias de tener una familia disfuncional sobre los niños

Cuando un niño crece en un entorno de familia disfuncional puede acabar adoptando un rol determinado que le ayude a sobrevivir y a sobrellevar esa situación. El problema es que en muchas ocasiones este rol se acaba extendiendo al resto de los contextos de su vida.

La familia es el primer escenario de socialización para cualquier persona. Todo lo que aprenda en el entorno familiar le marcará de por vida.

Algunos de los roles más comunes son:

  • “Saco de golpes”. Este rol surge de la emoción de culpabilidad que el niño arrastra. Se le ha culpado de los problemas familiares, por lo que asume que recibirá los “golpes” siempre.
  • “Rebelde”. No soporta ninguna figura de autoridad, por lo que reniega de la misma.
  • “Guardián”. Niños que han tenido que asumir responsabilidades propias de adultos. Ha tenido que resolver problemas familiares o actuar como mediadores en conflictos entre sus padres.
  • “Tirano”. No ha conocido normas ni límites, consiguiendo siempre lo que ha querido. Suele tener modelos paternos de sobreprotección, por lo que acaba estando arriba en la jerarquía de poder familiar.
  • “Inadvertido”. Niños excesivamente tímidos y callados. No han sido atendidos emocionalmente, por lo que acaban reprimiendo sus sentimientos, ya que piensan que estos no merecen atención. Consideran que no son dignos de ser amados.
Hablar con los hijos y darles cariño les ayuda a superar las consecuencias de una familia disfuncional

Resiliencia vs. Familia disfuncional

La resiliencia es la facultad para sobreponerse a las dificultades que se presentan y superar así las circunstancias que resultan adversas. Es conseguir vencer las situaciones traumáticas y alcanzar un desarrollo emocional y psicológico estable.

La capacidad de resiliencia de los niños es enorme. Están capacitados para hacer frente a todo tipo de adversidades aunque el propio seno familiar no le proporcione los recursos necesarios para ello.

¿Cómo lo hacen? Basta con que encuentren una persona que les sirva de base o apoyo. Si dentro de la familia existe al menos un miembro que tenga una relación funcional con el niño, este aprovechará ese vínculo para construir su personalidad seleccionando los rasgos más positivos.

Pero no es necesario que esta persona se encuentre dentro del entorno familiar. También en el colegio o dentro del entorno familiar extenso el niño puede encontrar la figura de apego que le ayude a reelaborar aquellos patrones de comportamiento adquiridos que le dificultan el crecimiento.

Te puede gustar