¿Por qué mi hijo me rechaza cuando nos reencontramos?

Debemos admitir que es una sensación muy dura, nos sucede con frecuencia a las madres y es difícil de entender. Mi hijo me rechaza cuando nos reencontramos, ¿por qué sucede? Para las madres resulta un momento de alegría reencontrarse con sus hijos luego da haberlos dejado por unas horas; sin embargo, para algunos niños parece un disgusto.

Para los pequeños es confuso que sus padres los abandonen en la guardería o con un extraño cuando en realidad desean estar con ellos. Demostrar su incomodidad y rechazarlos en primer momento es una especie de revancha por el abandono, es algo que puede llegar a doler mucho, pero por lo general no dura tanto.

Después de haber pasado tanto tiempo sin separarse, padres e hijos logran un apego infinito; no obstante, llega el momento en que es precisa la separación. Ese periodo de readaptación puede ser muy duro para ambas partes, con la diferencia de que los adultos lo comprendemos mejor.

¿A qué se debe el rechazo?

No porque muestren rechazo cuando se reencuentran con nosotros, están tristes de que hayamos vuelto. Aunque no lo parezca, los niños se sienten aliviados y felices de ver que sus padres están de nuevo con ellos, pese a que no lo demuestran de la manera correcta. Es posible que la distancia que ponen, a veces acompañada de rabietas, tienen el propósito de llamar la atención y de algún modo echarles en cara que los dejaron solos.

enfadado

Que los niños protesten de esta manera quiere decir que se sienten afectados por la separación y es un indicativo de que nos extrañan, tal vez debería preocuparnos mucho más si no dan muestras de interés. Algunos niños se sienten tan conformes con el “abandono” de sus padres que se distraen rápidamente en otra cosa, por lo cual, después de cierto tiempo se habrán acostumbrado; esto también es motivo de rechazo, pero uno más cruel.

La desaprobación por la ausencia es el principal motivo de este momentáneo rechazo, pero también nos indica que se han sentido bien durante sus horas con otras personas. Si los niños están deseosos de que vengan por ellos y muestran desapego o miedo por sus cuidadores, puede ser motivo de que algo no va bien.

Es recomendable observar su reacción también ante los demás, algunas veces es cuestión de personalidad, no todos los niños van a actuar de la misma manera. En ocasiones, algunos padres acostumbran a sus hijos a quedar con frecuencia con sus familiares o conviven con ellos, así que para ellos será normal que vayan y vuelvan; otros son suficientemente maduros e independientes como para entenderlo.

Según los psicólogos, también por cuestiones de personalidad algunos niños más inseguros podrían creer que de alguna manera lo “merecen”, es importante que observemos su reacción si se ponen tristes pero no manifiestan el típico rechazo. Es aconsejable que nos preocupemos más por su reacción cuando parecen sentir que los dejan como medida de castigo, pues es una triste señal de baja autoestima.

¿Es normal que mi hijo me rechace?

Para los expertos, es una reacción normal que los niños muestren su inconformidad por algo que no les gusta, de no ser así podríamos estar enfrentándonos a un problema mayor. Psicólogos explican que lo que intenta expresar el niño no es un rechazo como tal, sino un disgusto, no es que el niño no quiere estar contigo, al contrario: es que deseaba que no lo dejaras.

5b2486eadd52b77ec44be2bf16d4132f

Lo normal sería que al poco tiempo de que comiences a dejarlo mientras vas a trabajar él se acostumbre a la rutina, sobre todo si se siente bien con sus cuidadores. No obstante, es conveniente que no perdamos el hilo de la comunicación y le hablemos todo el tiempo de que las cosas seguirán pasando así y que no por eso el amor hacia ellos va a cambiar.

Dedicarles tiempo de calidad, aprovechar de compartir con ellos mientras estemos disponibles, podría contribuir a que se sientan seguros de que sus padres los quieren y están con ellos muchas veces. Es muy importante tranquilizarlos y ser muy pacientes con su actitud, pues antes que reprenderlos por su reacción es preferible comprenderlos sinceramente.

 

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar