5 temas de los que debes hablar con tu hijo adolescente

Fernando Clementin 1 diciembre, 2017
Una responsabilidad muy importante de los padres es la de ser guías y consejeros de sus hijos cuando ellos lo necesiten. La adolescencia, por diversas razones, es uno de esos momentos.

La vida del adolescente esta plagada de cambios e inseguridades. Ellos comienzan a preguntarse muchas cosas y nadie mejor que los padres para orientarlos en este arduo camino. Te recomendamos cinco temas de los que deberías hablar con tu hijo adolescente.

A todos nos ha pasado, durante nuestra adolescencia, tener una duda o problema y no saber a quién recurrir para encontrar un consejo. Esto no se debe a que no existe confianza o que la relación con familiares o amigos sea mala, sino que hay ciertos temas que nos avergüenzan y pensamos, en ese momento, que quizás es mejor guardarlo para nosotros mismos.

Sin embargo, la comunicación entre padres e hijos durante la adolescencia es una cuestión primordial en su desarrollo. Se trata de una etapa en la que las relaciones sociales se multiplican (tanto con amigos como con los primeros noviazgos) y en la que se embarcan en muchas experiencias nuevas, como el cambiar de colegio o integrarse a un equipo o grupo.

Lógicamente, todas estas vivencias pueden causar que, a menudo, no sepan qué camino tomar o cuál decisión es la mejor. Ahí es donde debe aparecer la figura de los padres para tender una mano.

La adolescencia es una etapa de grandes cambios.

5 temas de los que hablar con tu hijo adolescente

Si tuviéramos que resumir los cinco tópicos que no deberían quedar sin tocar en cualquier momento de esta fase de la vida de tu hijo, serían los siguientes:

  1. Sexualidad. El que más dudas genera. Si bien es el más difícil de afrontar, hablar de sexo con tu hijo ya no es un tabú por estos días. Una educación sexual que comience desde la casa es muy importante y tu hijo valorará tus consejos más que los de sus amigos. Inevitablemente, es un tema que surgirá en charlas con sus compañeros, lo verá en la tele o en Internet. Es necesario que le marques un rumbo en medio de tanta desinformación.
  2. Amistades. La adolescencia, edad conflictiva si las hay, hace que perdamos y ganemos muchos amigos. Uno aprende, muchas veces a los golpes, en quién confiar y cómo manejarse. Por tu experiencia, sería bueno que le comentes lo que has vivido y le enseñes a moverse en el mundo que está empezando a explorar por su propia cuenta.
  3. Responsabilidades. Tu hijo está atravesando una etapa en la que las responsabilidades comienzan a ser más y de mayor importancia. Puede que incluso comiencen a tener sus primeras experiencias laborales. Por eso, trata de acompañarlos e inculcarles el cumplimiento de los compromisos y obligaciones que asumen. La permisividad no es una buena estrategia, ya que solo formará malos hábitos en el futuro.
  4. Valores. La educación en valores es un proceso que debe comenzar desde la niñez. Cuando son adolescentes, los jóvenes comienzan a moverse por su cuenta. Hacen su propio camino. Es aquí donde se ve la amabilidad, el respeto, la tolerancia y los demás valores que hayan aprendido en el hogar. Hablar con tu hijo adolescente para encaminarlos ante situaciones cotidianas que puedan aparecer es muy positivo.
  5. Dinero. Junto con las responsabilidades, aparece también el dinero. Este trae beneficios, por lo que debemos enseñar a nuestro hijo una administración correcta, el valor de las cosas y el esfuerzo necesario para lograr los objetivos. También pueden surgir conflictos o disputas. Con un buen diálogo, puedes ser de gran ayuda para animarlo a sortearlos o incluso evitarlos.

Consejos para encarar una comunicación exitosa con su hijo

Paciencia

Aunque tú puedas tener las mejores intenciones y creas que puedes resolver todos sus problemas con cinco minutos de charla, no lo presiones. Si no está preparado para contarte qué le pasa, no lo obligues. Lo importante es que sepa que estás a disposición y que piense en ti como una alternativa a la que recurrir en busca de aliento o ayuda.

Hay cosas que un padre debe hablar con su hijo adolescente.

Primero, escucha

Por algo la frase “tenemos dos oídos y una boca para escuchar el doble y hablar la mitad” es tan popular. Lo primordial es que él se exprese. Luego, si lo necesita y es el momento adecuado, puedes recomendarle qué hacer. Pero no funcionará si quieres imponer órdenes sin haber atendido verdaderamente qué idea ronda su cabeza.

“Un padre que escucha es un padre al que lo escuchan”

Observa

Ten en cuenta también su lenguaje corporal, el tono de voz y las expresiones faciales. Sin darse cuenta, el adolescente puede ser extremadamente expresivo con sus gestos. Incluso, si las analizas correctamente, te pueden indicar el verdadero significado de sus palabras.

Prudencia

Pregunta con sutileza. Sé muy cuidadoso con las palabras que escojas. El mal uso de un término o una pregunta demasiado invasiva puede echar por la borda la confianza adquirida.

Un padre presente y comprometido con la formación de sus hijos puede ser de gran ayuda para que transiten cada etapa de manera feliz. No le temas al diálogo y tampoco lo fuerces. Aprovecha las oportunidades para hablar con tu hijo adolescente y suelta poco a poco los consejos que puedas brindarle.

Te puede gustar