Fútbol americano para niños

Mervis Romero 12 enero, 2018
En la infancia los niños tienen la posibilidad de ir desarrollando la movilidad de su cuerpo, lo que facilitará la coordinación o destreza al correr, girar, saltar y su mejora de la resistencia física.

Como padre que eres, seguro que te interesas por el bienestar de tu hijo. Algo que le ayudará ampliamente es que lo inicies en la practica de algún deporte, ya que no solo le permitirá desarrollarse mejor físicamente desde pequeño, sino también emocionalmente.

Esto se debe a que socializan con otros niños y aprenden del trabajo en equipo. Algunos padres ven como una buena opción el fútbol americano para niños, mientras que otros lo consideran peligroso a esa edad.

¿Cuándo puede un niño empezar a entrenar?

Se recomienda iniciar el fútbol americano para niños entre 6 y 8 años. Tu hijo podría, a esa edad, entrenar en una categoría preinfantil.

Habitualmente en esta modalidad, como los niños aún no están acostumbrados al contacto físico completo, en los entrenamientos y juegos se utiliza otra utilería.

En estos casos, se usa un pañuelo o banderilla atada a la cintura del jugador, que es la que deben quitar a quien lleva el balón. Esto se conoce como fútbol americano de bandera.

En esta categoría, tu hijo puede lograr ampliar el sentido de la sana competencia. Claro está, debe comenzar a desarrollarse en él un sentido de compromiso, ya que deberá establecer horarios de prácticas y charlas.

Claro, poder mantener el interés y las emociones en el niño dependerá en gran parte del instructor o entrenador. Lógicamente, también influirá si en verdad tu hijo tiene afinidad por dicho deporte o no.

Beneficios del fútbol americano para niños

Hay varios beneficios de practicar este deporte, entre los cuales destacan:

  • Mejora la musculatura en las extremidades, incrementando el tejido.
  • Desarrolla la capacidad pulmonar.
  • Estimula la capacidad del niño al reaccionar.
  • Mejora la capacidad motora y su coordinación.
  • Amplía su visión periférica.
  • Desarrolla de su densidad ósea, dándole solidez.
El fútbol americano puede fortalecer la relación entre padres e hijos.

Riesgos y controversias del fútbol americano para niños

Aun existen debates entre padres, entrenadores y jugadores en relación a los riesgos del fútbol americano para niños. Algunos de los más expuestos son:

Contusiones cerebrales

Hay ciertos tipos de juegos a temprana edad que pueden resultar en graves lesiones cerebrales, ya que en la infancia el cerebro está en pleno proceso de crecimiento y desarrollo.

Por ejemplo, el Periódico de la Asociación Estadounidense de Médicos (JAMA, por sus siglas en inglés) publicó un estudio que arrojó resultados sobre algunas lesiones cerebrales en 110 cerebros, los cuales fueron donados por exjugadores de fútbol americano.

“Una escuela sin fútbol americano esta en peligro de convertirse en una escuela medieval”
–Vince Lombardi, entrenador de fútbol americano de la década del ’60–

Cambios para minimizar los riesgos

Los organismos que rigen el fútbol americano, e incluso otras categorías, han dado los pasos necesarios para controlar los riesgos existentes. Por ejemplo, en este deporte se enseña desde la más temprana categoría que los cascos no son una utilería para atacar o golpear, sino una protección para los jugadores.

A su vez, los fabricantes de cascos están aprovechando los adelantos tecnológicos para mejorar los materiales internos y externos de los cascos, de manera que puedan absorber y proteger la cabeza de los impactos.

Los entrenadores han ido desarrollando sus carreras profesionalmente y la mayor participación o contribución de los padres ha permitido que los niños aprendan las técnicas correctas en este deporte.

Además, se ha limitado el contacto físico completo. Incluso los juegos por semana se limitan, evitando que los niños no se saturen de intensidad o desarrollen un ímpetu desmedido. A su vez, no se permite que los niños jueguen en más de un equipo.

La fuerza es un requerimiento elemental en el fútbol americano.

Asimismo, se realiza un mayor seguimiento, conocimiento y estudio de las lesiones causadas. De esta manera se tiene certeza de la condición completa del jugador para darle la aprobación de volver a entrenar y participar del juego nuevamente.

La situación debe ser avalada por padres, entrenadores, médicos, psicólogos o terapeutas.

Desarrollo del fútbol americano para niños

El desarrollo de academias en diversas categorías y el hecho de que los padres se hayan involucrado un poco más en el desarrollo deportivo de sus hijos han permitido reducir la tensión puesta sobre esta disciplina, debido a que el deporte se ha profesionalizado desde sus bases.

Las controversias y riesgos siempre estarán en cualquier deporte o actividad. No obstante, el fútbol americano para niños sigue siendo un deporte de formación, de gran auge y que apasiona a muchos.

Además, tu hijo verá la necesidad de esforzarse, trabajar en equipo y memorizar jugadas. Si toda la familia lo apoya será no solo un deporte, sino también una ocasión para convivir.

Te puede gustar